Tendencias

Valeska Zambra, física chilena: “Sentí que podía tocar las estrellas”

27/07/21 por Reveduc
Foto: Gentileza Valeska Zambra.

Desde Austria, en el marco de una conferencia online del Festival STEM, esta connotada física chilena recordó el impacto que tuvo para ella incorporarse en 7° básico a la Academia de Ciencias del Colegio San Agustín de Copiapó, en la Región de Atacama. “Me acuerdo muy bien que nuestra primera salida a terreno fue ir al desierto a observar las estrellas, al Cerro Venado Norte (…) Sentí que podía tocar las estrellas, que las podía alcanzar. Me enamoré de la ciencia y dije: “Esto es lo mío”. Y así seguí participando en esa academia, aprendí el método científico, a investigar. ¡Tuve la suerte de tener una profesora muy motivada!”

Charla completa de Valeska Zambra en el Festival STEM 2021, en la cuenta de YouTube del Ministerio de Educación:

“Mi historia con la ciencia no parte ahora de adulta. De hecho, mi primer acercamiento fue gracias a mi mamá. Cuando nací, ella estudiaba Química en la universidad, entonces la acompañaba al laboratorio muchas veces y si no tenía con quién dejarme, me llevaba a sus clases. Ella me fomentó la curiosidad, el hacerme preguntas y observar la naturaleza”, relata esta joven de 27 años durante una charla realizada desde Austria, donde cursa un doctorado, en el marco del Festival STEM 2021.

Y agrega: “Cuando me iba a dormir, siempre veía a mi mamá estudiando y entonces yo jugaba a hacer lo mismo. Después, en 1° básico me inculcó el hábito del estudio, no se trataba de estar muchas horas en eso sino de repasar todos los días lo que había visto ese día en el colegio. Y esa constancia me llevó a obtener el primer lugar del curso”.

En 7° básico se incorporó a la Academia de Ciencias del Colegio San Agustín de Copiapó, en la Región de Atacama, que dirigía la profesora Ana García. “Me acuerdo muy bien que nuestra primera salida a terreno fue ir al desierto a observar las estrellas, al Cerro Venado Norte, que se ubica cerca del sector Inca de Oro, a unos 40 km. de Copiapó. Ese episodio en mi vida me impactó demasiado. Sentí que podía tocar las estrellas, que las podía alcanzar. Me enamoré de la ciencia y dije: “Esto es lo mío”. Y así seguí participando en esa academia, aprendí el método científico, a investigar. ¡Tuve la suerte de tener una profesora muy motivada!”

Destacada participación en ferias científicas

Reconoce que la primera vez que participó en uno de estos encuentros (Explora Atacama, 2007), tenía nervios, ansiedad, pero también ganas de explicar en qué consistía el experimento que estaba presentando, junto a otras alumnas, sobre los desechos y los relaves mineros. Ganaron el primer lugar comunal, luego el regional y eso les dio derecho a ir al Congreso Nacional de Explora que se efectuó en Punta Arenas. Una experiencia inolvidable, no solo porque fue su primer viaje en avión, sino porque pudo conocer a muchas otras niñas y niños que vibraban al igual que ella con la ciencia.

Una pasión que siguió presente y nunca se extinguió. De hecho, a sus 17 años, se hizo la siguiente pregunta: “¿Qué estrellas que tienen exoplanetas (planetas que giran alrededor de una estrella que no es nuestro sol) son visibles desde Copiapó?” Y comenzó a investigar. Se encontró con fórmulas matemáticas que no comprendía, pero eso no la detuvo. Le escribió a la astrónoma Nidia Morel del Observatorio Las Campanas, quien le explicó estas fórmulas y así pudo aplicarlas a los datos que tenía y saber, finalmente, la respuesta que tanto buscaba. Una vez que tuvo eso claro, creó un mapa del cielo con las estrellas que tienen exoplanetas y lo expuso en el Congreso de Astronomía Escolar efectuado en Antofagasta. Allí obtuvo la acreditación para representar a Chile en un congreso internacional de ciencia escolar, en Paraguay, donde consiguió el 2° lugar.

Luego, una empresa minera se interesó en los resultados de su investigación y la financió para  desarrollar un software educativo de astronomía que permite al usuario identificar aquellas estrellas visibles en el hemisferio sur que poseen exoplanetas, descubrir en qué meses son visibles esas estrellas y catalogar las constelaciones a las que pertenecen. Ese software fue bautizado como “Jana”, que significa esfera celeste en aymará. Es muy interactivo.

Posteriormente, Valeska estudió Licenciatura en Física en la Universidad de Chile. En su tercer año de carrera, comenzó a investigar los cristales líquidos, que son un estado de la materia y que están presentes en objetos de la vida cotidiana como el celular y la pantalla del computador o de la TV.

Su magíster fue sobre este tema, concretamente acerca de los vórtices de estos cristales, que son una suerte de remolinos. El experimento consistía en aplicar corriente a una capa de cristal líquido, lo que produce que las moléculas cambien su orientación generando estos remolinos. Lo interesante es que cada color que se observa en el vórtice representa una orientación de las moléculas del material.

Un día les aplicó una carga de voltaje muy baja y observó a través del microscopio que se formaban unas estructuras muy particulares, les tomó una foto y la envió a un concurso internacional: la Royal Society (la academia de ciencias de Gran Bretaña, una de las más antiguas del mundo) la distinguió como una de las mejores imágenes científicas de 2018.

El estado exótico y la variación de la frecuencia de voltaje

Hoy es investigadora del Instituto Milenio de Investigación en Óptica (MIRO) y del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile. Asimismo, formó parte del equipo de científicos de esas instituciones que logró inducir un nuevo estado exótico de la materia, investigación liderada por Marcel G. Clerc, profesor titular de la Universidad de Chile y en la que participó también Michal Antoni Kowalczyk, del Departamento de Ingeniería Matemática y del Centro de Modelamiento Matemático de la Universidad de Chile.  

Pero, ¿de qué se trata esto? En palabras simples: el estado exótico es un estado de la materia. Ya había sido observado en condiciones extremas de temperaturas y presión, por ejemplo, en los estudios internacionales realizados en relación a la superconductividad y superfluidez, que fueron galardonados con el Premio Nobel de Física del 2016.Pero ahora se descubrió que habría una relación entre la creación de este estado y la variación de la frecuencia del voltaje, “lo que abre nuevas posibilidadespara esos estados que no se conocían, incluso alterando otros parámetros, lo que sería el próximo camino a seguir”, señala Valeska. 

En una nota de prensa publicada en el Departamento de Física de la FCFM de la Universidad de Chile, Marcel Clerc afirma: “las posibilidades son enormes, estamos en el inicio de algo que podría ser completamente distinto a lo que hemos visto. Lo que demostramos fue que las transiciones topológicas, es decir, ciertas deformaciones que transforman una cosa en otra, sí pueden ocurrir en estados fuera del equilibrio dinámico, o sea, en sistemas que tengan una constante salida o entrada de energía en el cuerpo estudiado. Nosotros trabajamos con vórtices, es decir, remolinos y para ellos usamos cristales líquidos, lo mismos que hacen tan felices a aquellos que compran televisores de última tecnología para ver partidos de fútbol internacionales con una calidad gráfica impresionante. La investigación que desarrollamos busca literalmente montarse en los hombros de los gigantes del Premio Nobel 2016 e ir un paso más allá. Ellos investigaban los cambios topológicos en sistemas con equilibrio termodinámico, nosotros lo analizamos fuera del equilibrio”.

Este descubrimiento ya está publicado en la revista Scientific Reports. El artículo original (en inglés) se encuentra en este link: https://www.nature.com/articles/s41598-020-75165-8

Comparte este artículo en: