Tendencias

Valeria Silva (Distrito Escolar de Saint Paul, Minnesota): “LOS LÍDERES EDUCATIVOS APRENDEN EN RED”

26/09/16 por reveduc

img_6658_web

La ex Superintendente del Distrito Escolar de Saint Paul en Minnesota (EE.UU.), cargo que ejerció por más de siete años, y actual asesora estratégica de ese distrito, relató su experiencia en  el Seminario Internacional: “Liderazgos para una Nueva Educación Pública”, organizado por LÍDERES EDUCATIVOS durante agosto y que tuvo lugar en Valparaíso y Santiago. Su testimonio da luces del trabajo docente colaborativo, lo que redunda en la calidad y equidad de la educación que se imparte.

Una Superintendente de Educación sería para nuestros efectos la Directora de Educación de un distrito territorial, una vez que se ponga en marcha el nuevo sistema de educación pública. Valeria Silva, chilena, ha desarrollado su liderazgo pedagógico tanto en la sala de clases como en su rol de Superintendente del Distrito Escolar de Saint Paul en Minnesota, cargo que ejerció por más de siete años.

Sobre esta experiencia, se refirió en  el Seminario Internacional: “Liderazgos para una Nueva Educación Pública”, organizado por LÍDERES EDUCATIVOS durante el mes de agosto y que tuvo lugar en Valparaíso y Santiago.  A continuación, una selección de lo que afirmó en su exposición:

“Para mí es un orgullo estar aquí. Nací en Chile, estudié pedagogía en la Universidad Católica, trabajé por un año y se me ocurrió ir a aprender inglés por tres meses a Estados Unidos. Los tres meses dieron paso a otros tres meses. Me enamoré de un gringo y ahí comenzó mi historia, cuando me fui a vivir a Estados Unidos. Era una cultura totalmente distinta, sabía lo básico del inglés. Fui a la universidad, saqué un Master, después otro (equivalente a Administración de Empresas), y participé en un curso especial de entrenamiento para directores. No les puedo decir lo que yo aprendí…  Todos los trabajos que tuve me encantaban -fui asistente del Director de Escuelas o Superintendente, asistente de Programas Educativos-, pero cada vez quería ayudar a más niños y ésa fue la razón de esta locura, de que se me ocurriera ser Superintendente de escuelas, que es la persona a cargo del distrito escolar.

Vi que en Estados Unidos la educación pública no solo era pública, era de calidad. Mis hijos, mis sobrinas, todos han estado o están en la educación pública. Y si lo podemos hacer allá, ¿por qué no lo podemos hacer aquí? Todo el mundo dice: el dinero, el dinero. Sí, es un factor, pero no es todo el factor.

Trabajo en un distrito escolar con 40 mil estudiantes, que vienen de África, de Asia, etc. El 25% tiene necesidades de educación especial y está totalmente integrado en la clase. Algunos son hijos de abogados que ganan mucho dinero y otros de papás que apenas pueden con los gastos del día a día. Me atrevo a decir que el 73% de esos 40 mil estudiantes es de una pobreza absoluta y tiene muchas dificultades en su entorno. Aun así, nosotros no seleccionamos a los estudiantes de ninguna manera. El que entra, entra. Y no podemos echarlo. “We educate all”. Nosotros educamos a todos.

Un distrito de 40 mil estudiantes es el tamaño ideal porque, en mi caso, puedo mantener una relación con los 75 colegios que tengo y saber lo que está pasando en cada uno de ellos. Ustedes dirán: “Esta mujer está loca”. Pero se puede. Sí, se puede. Y esta chilena lo ha hecho.

Cómo se administra un distrito de 40 mil estudiantes

Mi sistema escolar no es perfecto, en ninguna parte del mundo lo es, pero opera con equidad y eso es lo que más me conmueve.

¿Cómo funciona? Lo encabeza el o la Superintendente. Estoy monitoreada y recibo sugerencias del “Board of Education” (Consejo de Educación), que en Chile va a existir.

En otro nivel tengo a una persona “Encargada de las Operaciones”. Hay que recordar que nosotros proveemos bus, comida, salud, libros y uniformes. Las escuelas inician sus actividades a distintas horas, porque manejamos a todos los chicos en autobuses y optimizamos su uso. Así, algunas empiezan a las 7.30, otras a las 8.30 y otras a las 9.15. Entonces, desde el minuto que el niño sale de la casa hasta que llega de vuelta, hay responsabilidad del Superintendente. Y también tengo a una persona “Encargada de las Comunicaciones”, que ve cómo nos comunicamos con la comunidad, los apoderados, los agentes políticos y la prensa.

También tengo a una persona “Encargada de los Programas Educativos”. Yo hice ese trabajo por tres años y medio, antes de ser Superintendente. Es la persona que decide qué materiales se compran, cómo hacemos capacitaciones para los profesores del distrito escolar, etc.

Un total de 7 mil personas trabajan para el distrito escolar de Saint Paul y no sólo les pagamos una vez al mes, sino que cada dos semanas. Y de esas 7 mil personas, 3.500 son profesores.

Existen los “Asistentes del Superintendente”. Uno de ellos se preocupa de las escuelas elementales, otro de las escuelas intermedias  y el tercero, de las escuelas secundarias. En otras partes, se preocupan por áreas, hay distintos modelos, pero lo que quiero destacar es que tienen la responsabilidad absoluta de 15 escuelas. Trabajan mucho en terreno, visitándolas. No se trata de ir a saludar al director, sino de ver qué está pasando en las clases, si la cafetería está funcionando o no, y de conversar con el director preguntándole cómo le puede ayudar. Nuestro trabajo es apoyar.

Obviamente, de esas 15 escuelas algunas necesitan una intervención rápida. Los problemas son diversos, por ejemplo, en un establecimiento muchos profesores pueden ser nuevos y ¿qué tenemos que hacer? Ayudarlos a cómo manejar una clase. Entonces, la persona (de nuestro equipo) a cargo de matemática va a trabajar fuertemente con los profesores no sólo en contenidos, sino en cómo entregar ese contenido a la clase. También puede ocurrir que muchos niños estén viviendo situaciones emocionales complejas; tenemos en el equipo personas para hacerse cargo de estos casos, que apoyan a los sicólogos en las escuelas, les dan ideas, etc. Y a este grupo yo lo llamo “la red”.

 

img_6794web

Directores líderes, conectados con la sala de clases

¿Por qué el liderazgo escolar ha sido mi pasión y creo que es tan o más importante que la calidad del profesor en la clase? Uno puede tener maestros muy buenos, pero si no tienen un buen líder, no lo van a seguir, se van a quedar estancados, o se van a mover a otras escuelas. Si el líder es débil, van a buscar otro lugar donde los ayuden a seguir creciendo.

Lo otro que es esencial y que creo que en Chile no se ha desarrollado bien es cómo se desarrollan los líderes, cómo se llega a ser director. Su rol es clave porque son la conexión con el Asistente del Superintendente y el Superintendente.

He visto líderes que tienen todas las características necesarias para desempeñarse bien, pero no en cualquier escuela. Por ejemplo, si él o ella tiene una capacidad brutal para trabajar temas de currículum y está en un establecimiento donde el currículum no es tema porque necesitan con urgencia mejorar en otras áreas (cómo trabajar en grupo, cómo socializar mejor entre ellos y la comunidad, entre otros). Ésas son las cosas que un Asistente del Superintendente y un Superintendente deben ver.

Como Superintendente, al menos dos veces por semana estoy en las escuelas. Hablo con los maestros, los estudiantes y los padres. Ése es mi trabajo: saber y sentir lo que está pasando en las escuelas.

En el pasado, desarrollábamos líderes que fueran administrativos, que sabían llevar las cuentas y se conectaban con las autoridades políticas. Pero si un líder no sabe cómo es una buena clase, cuáles son los elementos para motivar y enseñar a los estudiantes, ¿cómo va a saber lo que está pasando allí? El desarrollo pedagógico y la habilidad de reconocer qué es una buena instrucción es fundamental, porque él puede ayudar al profesor en la clase y ver qué es lo que necesita. Por ejemplo, si una docente enseña bien, pero veo que no puede manejar la disciplina en su sala, le digo: “Anda a ver la clase de esta otra persona, mira lo que está haciendo”.

Al principio fue difícil. Estábamos acostumbrados a cerrar la puerta de la sala y que no moleste nadie  porque “nosotros somos los expertos”. Se creía que si venía alguien era para evaluarme.  Durante mi tiempo como Superintendente se quebró esa barrera de la observación.

Entonces, es fundamental que el director sea visto como un apoyo y él a su vez recibe apoyo a través de “la red”. Es efectivo, especialmente cuando uno observa dos escuelas similares y ve que una de ellas, a pesar de los problemas económicos de los estudiantes, tiene buenos resultados y va mejorando en el tiempo.

Es trabajo del Superintendente demostrar que en cada escuela tenemos calidad de la educación. Obviamente siempre hay alumnos con más dificultades para aprender, pero para abordar éste y otros temas sirven los 50 minutos que tiene al día cada maestro para trabajar en equipo con los demás docentes. Allí conversan sobre cómo se desempeña cada uno de esos alumnos en una u otra asignatura porque quizá, por ejemplo, en educación física uno de ellos no tiene problemas porque aprende mejor a través del movimiento. En esos 50 minutos también se pueden juntar los maestros de un mismo nivel, mirar el currículum y buscar formas para apoyarse mutuamente.

¿Cómo estamos identificando a los líderes en el distrito escolar de Saint Paul?

En el nuevo modelo de Saint Paul los buenos maestros, con sentido de liderazgo, pueden ingresar a un programa universitario que les permite obtener  licencia de director de escuela. Además, se les da la oportunidad de aplicar lo que aprenden directamente en las escuelas o programas que dirigen.

Tratamos de ubicarlos junto con los mejores directores en ejercicio, y si se puede un año con un director y al otro año con otro, porque los estilos son distintos y los estamos preparando para el futuro.

Como señaló Sam Walton, fundador de Walmart y Sam’s Club: “Los líderes sobresalientes salen de su camino para potenciar el autoestima de su personal. Si las personas creen en sí mismas, es increíble lo que pueden lograr”.

Redes de mejoramiento de escuelas y profesionales

En la Escuela Adams donde trabajé, tenía 750 niños. Era la directora y tenía una Asistente. Pero también contaba con un “equipo de liderazgo”, que quería realmente tener la autonomía de tomar algunas cosas que estaban pasando en la escuela y cambiarlas. ¡Porque pueden cambiarlas! Si, por ejemplo, están usando un currículum de matemática y ven que hay una parte del libro de segundo grado que no ayuda al profesor, este equipo puede determinar que van a buscar algo más. O si deciden que para pasar todos los contenidos de ciencias es necesario destinar 10 minutos más para esa clase, también pueden hacerlo.

Este equipo tiene varios “comités”, uno encargado del currículum, otro del área social, etc.

No hay una jerarquía entre los comités, el equipo de liderazgo y el equipo directivo. El Asistente es tan o más importante que el director.

Algo fundamental, que creo es importante que ustedes como país vean, es que el liderazgo colaborativo es el más eficiente.

¿Por qué son importantes las redes?

  • Para interrumpir el aislamiento entre las escuelas y los programas del distrito. Antes la Escuela Adams no tenía idea de los que ocurría en otros establecimientos, no podía observar cómo funcionaban sus pares y en definitiva, no se transmitían las experiencias positivas que estaban resultando de una escuela a otra. Las redes abrieron todas esas posibilidades.
  • Para interrumpir la competencia entre escuelas y equipos de escuelas. Durante el año llevamos a los profesores de educación elemental o primaria, de los más chiquititos, a observar clases en educación media. Al principio me dijeron: “no me hagas perder el tiempo”, pero no, ellos tienen que ver cómo se forma a los chicos porque si no se meten en su círculo y no son capaces de mirar más allá. Además, tiene que haber conexión entre el director de la escuela primaria y el director de la secundaria
  • Para proveer más autonomía interna y lateral.
  • Para promover la colaboración y continuidad de programas, planes internos y seguir la visión de las redes.
  • Para el desarrollo profesional de los profesores. Podemos proveerlo de una manera más fácil y efectiva a través de las redes, por ejemplo, si tenemos profesores de varias escuelas que requieren fortalecerse en matemáticas, podemos darles la misma capacitación a todos juntos una tarde, en vez de estar capacitándolos uno a uno. Además, durante el año escolar tenemos ciertos días destinados al desarrollo profesional del maestro.
  • Para aprender de otras redes y equipos.
  • Para replicar prácticas educativas y organizacionales.
  • Para difundir el propósito de innovación”.

 

PPT con la presentación de Valeria Silva en el Seminario Internacional: “Liderazgos para una Nueva Educación Pública”, organizado por LÍDERES EDUCATIVOS: AQUÍ

 

 

Comparte este artículo en: