Conversando

Subsecretaria de Educación Parvularia: “Queremos hacer madurar la educación pública en la primera infancia”

07/01/16 por reveduc

“Estamos hablando de un cambio institucional, un fuerte aumento de la cobertura y además, una agenda de calidad que es una señal potente”, dice María Isabel Díaz, y agrega que para ella es un honor y una gran responsabilidad asumir la tarea de impulsar y hacer madurar un nivel de enseñanza tan significativo para la educación de nuestro país, más aún cuando las cifras hablan de un 90% de establecimientos públicos que acogen la matrícula en salas cunas, jardines infantiles y escuelas. 

095a

 

¿CUÁL ES LA SITUACIÓN DE LA EDUCACIÓN PARVULARIA EN CHILE?

Es un nivel educativo que tiene una gran trayectoria y validación en Chile. Ha sido de bajo perfil, pero se han obtenido muchos logros respecto a ámbitos que tienen que ver con ampliación de cobertura, programas de trabajo con familias y aspectos que se han ido acercando a lo que hoy queremos mirar y que tienen que ver con lograr una calidad educativa integral. Tenemos educadoras de párvulos que estudian en la universidad, comparativamente con otros países, y un currículum que ha sido muy reconocido, las bases curriculares que abarcan desde el nacimiento hasta los seis años y que hoy se están actualizando.

Entonces, hay un camino de avanzada, pero tenemos que mejorar las condiciones laborales en que hoy día están desempeñándose los equipos pedagógicos.

¿CON QUÉ INSTITUCIONALIDAD CONTÁBAMOS HASTA AHORA?

Tendríamos que hablar de una institucionalidad de la educación parvularia donde existía dispersión y duplicación de funciones. Eso hacía que finalmente no hubiera quien tomara las decisiones de carácter más político y técnico, alguien lo suficientemente fuerte para poder orientar todas las funciones y dar consistencia y coherencia a lo que se quería impulsar en cuanto a políticas públicas. La función de la Subsecretaría es ser un organismo rector, lo que quiere decir que tiene voz, que va a legitimar, que va a tener fuerza política y técnica respecto de una visión de la educación parvularia que se quiere implementar.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE LA EDUCACIÓN INICIAL PARA EL SISTEMA EDUCATIVO?

Afortunadamente se ha ido reuniendo muchísima información, evidencia internacional, de los efectos positivos que tiene la educación parvularia, no sólo en la formación presente de los niños, sino en su formación futura. Su efecto es permanente, cruza variables como la estabilidad laboral y afectiva. Es decir, hay un retorno social, económico y personal que hoy se está dimensionando porque contamos con estudios en que se refleja eso.

Invertir en primera infancia es lo mejor que puede hacer un país. Nuestra Presidenta tiene la plena convicción de que hay que hacerlo y por eso ha impulsado una agenda pública de educación parvularia con un alto nivel de intensidad. Estamos hablando de un cambio institucional, un fuerte aumento de la cobertura y además, una agenda de calidad que es una señal potente.

¿SE HA AVANZADO EN EL NUEVO CURRÍCULUM PARA EDUCACIÓN PARVULARIA?

Estamos trabajando justamente en la actualización de las bases curriculares, bajo diálogos ciudadanos de mucha discusión respecto de qué es lo que se busca que los niños aprendan. He asistido a estos encuentros con académicos, investigadores, educadores de aula, directivos, que tienen el corazón muy puesto en educación parvularia y quieren opinar respecto de los derechos de la infancia y qué se entiende por una educación pública de calidad en este nivel de enseñanza.

Estamos haciendo un recorrido bien participativo, incluso con expertos internacionales que están nutriendo nuestras conversaciones y retroalimentándonos. Muy pronto realizaremos un seminario internacional donde tenemos varios expertos invitados para darles a conocer e intercambiar opiniones sobre la Reforma que estamos llevando a cabo. Una Reforma que va a modelar a otros países, me lo han dicho ya, porque son muchos los cambios que estamos promoviendo en sintonía y coherencia. Estamos entrando con una política bien sistémica, que es gradual pero al mismo tiempo sistémica.

Esperamos que estas nuevas bases curriculares puedan ingresar al Consejo Nacional de Educación el segundo semestre de 2016 y así en 2017 contaríamos con ellas.

¿CÓMO HA SIDO LA PERCEPCIÓN DE LA COMUNIDAD RESPECTO DE LA EDUCACIÓN PARVULARIA?

Hemos ido avanzando, dando pasos firmes junto con las instituciones involucradas en este tema, como Junji e Integra, recuperando confianzas que en algún minuto se perdieron. Hace dos o tres años, en los jardines vino una ola de denuncias y se generó desconfianza. Lo que se ha hecho es recuperar eso, dar confianza y seguridad a las familias, especialmente ahora que los jardines van a contar con apoyo y fiscalización. Eso abre una percepción distinta.

078a

LA EDUCACIÓN PARVULARIA, ¿SE PUEDE CONCEBIR COMO UN TRAMO EDUCATIVO, PEDAGÓGICO O FORMATIVO?

Diría que las tres alternativas son válidas. Lo que nosotros queremos es que se reconozca que en la educación parvularia ocurren procesos formativos. La evidencia de la neurociencia está diciendo que el aprendizaje comienza desde el nacimiento y nosotros, que somos los expertos en el área, tenemos que abrir las mejores oportunidades.

¿EN QUÉ SITUACIÓN ESTÁN LAS EDUCADORAS DE PÁRVULOS COMO PROFESIONALES DE LA EDUCACIÓN?

Hay buenas noticias en el sentido que entraron a la carrera docente y eso tiene que ver con una valoración, un reconocimiento, una legitimidad del rol docente que ellas están cumpliendo en la primera infancia. Es un rol potente, donde hay prácticas de enseñanza y están ocurriendo procesos educativos complejos y profundos. Entonces, necesitamos educadoras bien empoderadas, bien reconocidas, bien valoradas y además, con una trayectoria que les permita ver que hay una carrera docente y  que no es plana como ocurre actualmente.

Ésta es una promesa a largo plazo, incluso hay muchas personas preocupadas de que ingresen antes. Nosotros estamos abocados a preparar todos los dispositivos para que puedan acceder y cumplir en toda su magnitud lo que exige esta carrera docente.

Ahí hay varios pasos involucrados: los establecimientos tienen que estar reconocidos oficialmente, es decir, se debe acreditar que existen las condiciones básicas para funcionar cuando reciben recursos públicos. Parte de la Subsecretaría va a impulsar este plan de reconocimiento oficial. Muchos jardines están en la línea de avanzada, otros no; a esos habrá que darles todos los apoyos para que vayan cumpliendo con los requisitos básicos de funcionamiento.

¿QUÉ OCURRE A NIVEL DE LA ENSEÑANZA QUE HOY IMPARTEN LAS EDUCADORAS DE PÁRVULOS?

Una de las preocupaciones que tiene esta Subsecretaría es que queremos recuperar los elementos que forman parte de lo que son los niños en su esencia. Ellos son altamente curiosos, tienen distintos intereses, quieren desarrollar el contacto con los objetos. Y lo que  vemos es que en los últimos años ha habido una suerte sobre escolarización o pre escolarización. En otras palabras, tenemos niños que los han sacado de esta forma lúdica de aprender y los han llevado a otra en que no están aprendiendo, niños a los que están ejercitando para habilidades de dominio más académico como matemáticas y lenguaje, que están muchas horas sentados y reproduciendo textos, pero que no están realmente aprendiendo. Queremos recuperar elementos básicos de la pedagogía de la educación parvularia, en especial el juego.

¿HAY UN MODELO A SEGUIR?

Hay distintas versiones, pero en general la apuesta es que los niños aprenden a través de materiales concretos y buenas preguntas. Si uno quisiera decir cuáles son los dos sellos de una buena práctica, yo diría: ambientes con muchos elementos a los que ellos puedan acceder y descubrir, y adultos mediadores que abran procesos de aprendizaje, que les conversen, les pregunten, les ayuden a resolver problemas, dejando que los niños tengan autonomía para buscar finalmente la solución o soluciones frente a una situación determinada. Nosotros hablamos de la “pedagogía de las buenas preguntas”. En esta línea están las aulas que están recuperando materiales simples como piedras, hojas, ramas, etc. Si uno pone a disposición de los niños estos materiales y hace buenos procesos de mediación, va a obtener muy buenos aprendizajes.

¿QUÉ MENSAJE DARÍA A LA COMUNIDAD EN GENERAL, Y A LAS FAMILIAS EN PARTICULAR, FRENTE A LOS CAMBIOS EN EDUCACIÓN PARVULARIA?

Hay una visión de presente y futuro en esta Subsecretaría. Una apuesta por los niños y las niñas. Yo creo que eso para nosotros, que hemos participado en este sector desde hace tantos años, es un desafío. Estamos en un momento histórico para la educación parvularia y se ven muchas emociones involucradas. He ido a seminarios y he percibido la emoción que hay en el público, en la comunidad, frente a lo que estamos haciendo. Tenemos que cumplir esas expectativas. Por lo tanto, la invitación es a participar, colaborar y ayudarnos a que esta Subsecretaría, que va a partir gradualmente, esté abierta hacia todos los actores del sistema educativo.

 

Primera Subsecretaria de Educación Parvularia

María Isabel Díaz asumió el 27 de octubre este cargo, que nace tras la promulgación de la ley que crea la Subsecretaría y la Intendencia de Educación Parvularia, y que busca garantizar la calidad de la educación que reciben los niños desde el nacimiento hasta los seis años. 

En 2014, se desempeñó como la encargada del área de educación parvularia del Ministerio de Educación, para liderar el trabajo técnico y legislativo del fortalecimiento de este nivel. 

La nueva autoridad es Educadora de Párvulos de la Universidad de Chile y Doctora en Educación de la Universidad de Granada, España. Además, es especialista en desarrollo curricular y en diseño de políticas públicas para primera infancia. Y orgullosa hija del conocido profesor y poeta, Premio Nacional de Literatura (1971), Humberto Díaz Casanueva, quien ha sido su más fuerte inspiración para que ella entrara al mundo de la educación. “Ahora, no hace mucho me encontré con una persona que me reveló la existencia de un liceo de adultos de la comuna de Colina, que lleva el nombre de mi padre. Fue tremendamente emocionante, me llenó de orgullo y alegría”, confiesa.

Comparte este artículo en: