Protagonistas

PROYECTOS QUE DEJAN HUELLAS EN LAS COMUNIDADES

26/12/16 por reveduc

imagen1

A fines del 2016 se adjudicó el Fondo de Desarrollo Institucional (FDI) 149 proyectos de los 220 que postularon el 2015. Escogimos algunos de los ganadores, todos alumnos de educación superior, que están generando aportes significativos a nivel local.

Todos los años, el Ministerio de Educación promueve la postulación al Fondo de Desarrollo Institucional (FDI), concurso que tiene como objetivo apoyar la línea de Emprendimiento Estudiantil, impulsando la formación integral de los estudiantes y el mejoramiento de la vida de éstos a través de iniciativas en las áreas de trabajo social, vinculación con el medio, innovación, prácticas sustentables y vida saludable.

Al Fondo de Desarrollo Institucional pueden postular todos los alumnos regulares de pregrado, pertenecientes a las universidades del Consejo de Rectores (CRUCH), institutos profesionales, centros

de formación técnica y otras instituciones (de acuerdo a lo establecido en el artículo 52 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 2, de 2010). Las entidades que se comprometen a respaldar los proyectos de sus estudiantes, deben aportar con el 10% del total del financiamiento de los mismos.

A continuación les mostraremos tres propuestas ganadoras, que presentan iniciativas que van en ayuda directa de sus comunas.

 

La risa que mejora el alma y el cuerpo

En el último tiempo se ha evolucionado en el uso de la risa como terapia. En los años 70 el doctor estadounidense, Hunter Doherty, más conocido como “Patch Adams”, usó la alegría y el humor como apoyo en la recuperación y tratamiento de enfermedades, obteniendo excelentes resultados. Así se comenzó a aplicar esta terapia en hospitales de Estados Unidos y también de Europa.

El proyecto “ZapayaS.O.S”, creado por 14 universitarios de diversas instituciones de educación superior y profesionales, liderados por el egresado de medicina veterinaria de la Universidad Pedro de Valdivia Francisco Silva Rojas, se inspira en las metodologías del “payaso hospitalario” para crear una instancia de estimulación terapéutica en el proceso de recuperación de pacientes hospitalizados. Actualmente la iniciativa se lleva a cabo en el Hospital San Pablo de Coquimbo. Allí aplican las técnicas de clown (payaso), teatro, títeres, pintura, magia, malabarismo y música de forma interactiva para conseguir risa, eliminar bloqueos emocionales de los enfermos y así hacerlos vivir el presente, porque está comprobado que cuando una persona se ríe, no piensa, solo vive el momento y aprende a afrontar la vida de forma más positiva.

Los días martes a las 15:00 horas y los domingos a las 12:00, el grupo se dirige hasta el área de Pediatría del Hospital, para hacer reír a los niños que se encuentran internados. Antes de ingresar, elaboran una lista con el nombre de los pacientes, sus acompañantes y un breve diagnóstico del niño y su estado anímico.

Así el payaso sabe qué actividades puede realizar, cuál es la movilidad del paciente y qué puede potenciar en el menor, de modo de producir un clima de juego y comunicación sin interferir en el trabajo del equipo médico. En caso de ser posible, también visitan a los lactantes, con quienes utilizan técnicas musicales, luces y colores, ya que estos pequeños también reaccionan a los estímulos de la risa.

“El proyecto trajo confianza y ha hecho que los niños tengan mejor ánimo, luego de cada intervención de los payasos quedan más tranquilos. Además, siempre contamos con el apoyo de los padres y médicos, en especial la doctora Ana Olave, jefa de Pediatría del Hospital de Coquimbo”, cuenta Francisco Javier Silva Rojas director de “ZapayaS.O.S”.

La prótesis que podría cambiar el futuro

foto2_webfdi_foto2

 

 

 

Mejorar la vida de las personas que poseen capacidades diferentes es un desafío hoy en día. Gracias al trabajo de Javier Rojo Lazo, Camilo Fernández Jeria y Hernán Guajardo, estudiantes de Ingeniería Civil Biomédica, y de Felipe Allendes Sánchez y Matías Carrasco, estudiantes de Ingeniería Civil Informática, todos ellos de la Universidad de Valparaíso, esto podría dejar de ser un sueño.

A través del diseño, los estudiantes han confeccionado una prótesis de mano que mejoraría la capacidad de manipulación. Posee un control mioeléctrico (prótesis eléctricas controladas por medio de un poder externo) y realimentación háptica (relativo al tacto) de presión, funciones que pueden mejorar la vida de las personas.

La principal motivación de los estudiantes para levantar este proyecto fue el poco desarrollo tecnológico que existe en esta área y poder ir en ayuda de personas con discapacidades físicas. Una prótesis de mano útil es fundamental, ya que a través de la extremidad superior es que un humano desarrolla gran cantidad de sus quehaceres.

“Como futuro Ingeniero Biomédico me sentí con la responsabilidad de aportar con este proyecto, un pequeño grano de arena que incentive a otros jóvenes a seguir desarrollando tecnologías de este tipo, que se enfocan principalmente en la ayuda hacia la comunidad”, comenta Javier Alejandro Rojo Lazo, director del proyecto.

Ya se encuentran en las últimas etapas de armado, las partes electrónicas, mecánicas y de software, las cuales fueron diseñadas según las especificaciones dadas por personas pertenecientes al instituto Teletón y a la Universidad de Valparaíso.

Ganar el Fondo de Desarrollo Institucional para los estudiantes significó poder concretar sus ideas en un proyecto y, además, tener los recursos para realizar su sueño y su proyecto de título, lo que ha generado un vínculo más fuerte con la comunidad local.

 

“Limpiatón” por la higiene bucal

img_8263

La idea surgió como una forma de recaudar fondos para instituciones que lo necesitaran. Para ello, Camila Arzola y Dangely Aquevedo, estudiantes de tercer año de Odontología de la Universidad Diego

Portales, se unieron y comenzaron a hacer “destartrajes” (limpieza dental) a cambio de un aporte voluntario.

Al tener éxito, decidieron continuar con el proyecto y educar a la población sobre la salud bucal, ya que los malos hábitos y la poca higiene generan infecciones que a la larga complican mucho más a los pacientes.

En ese contexto, desarrollaron la “Limpiatón”, cuya finalidad es entregarles herramientas de enseñanza permanente, en forma gratuita.

Esta iniciativa contempla dos fases. En la primera, se dan charlas en donde se enseña la importancia de la higiene bucal y el correcto uso del cepillo de dientes, para que las personas aprendan a prevenir la carga bacteriana de la boca. Luego se agenda un día donde las personas deben asistir a la clínica odontológica, que se encuentra dentro de la universidad, para ser atendidos por estudiantes de cuarto año de Odontología, quienes son supervisados por profesionales.

La “Limpiatón” comenzó en la Escuela B-72 de la comuna de Estación Central. Allí se dio una charla inicial a 150 estudiantes de 3º y 4º medio del establecimiento, y 80 de ellos fueron atendidos en la clínica de la Universidad Diego Portales para continuar con el tratamiento.

“Ganar el Fondo de Desarrollo Institucional nos ayudó mucho, gracias a eso compramos cepillos de dientes de calidad, pastas dentales y materiales para enseñar a la comunidad la dinámica del lavado de dientes.

Esta ayuda ha sido muy agradecida por la comunidad de Estación Central”, destaca Camila Arzola.

 

 

Comparte este artículo en: