Cultura

Plan Nacional de Artes 2015-2018: Más arte, más calidad, más cultura

24/03/15 por reveduc

El Ministerio de Educación y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes trabajaron una propuesta conjunta que aborda desde la implementación curricular en la sala de clases hasta la articulación de redes de colaboración con instituciones que llevan a cabo programas en educación, arte y cultura

La iniciativa, que se presentó en septiembre en la Escuela República de Haití de la comuna de Santiago, se aplicará entre 2015 y 2018. “Nos estamos jugando por una educación integral que significa, desde luego, mucho conocimiento en matemáticas y lenguaje, pero también la formación de seres humanos y para eso es fundamental el tema artístico”, sostuvo el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, quien lanzó junto a su par de Cultura, Claudia Barattini, el Plan Nacional de Artes en Educación que busca potenciar y desarrollar la formación en artes y las actividades artísticas en los establecimientos educacionales y, en especial, en los públicos.

Principales líneas de acción del Plan Nacional de Artes en Educación

La encargada de Educación Artística de la División de Educación General, Sandra Moscatelli, destaca que el Plan Nacional de Artes en Educación busca fundamentalmente “responder y aportar al desafío planteado por la Reforma Educacional en términos de desarrollar una educación de calidad para niños, niñas y jóvenes. Esto supone superar el concepto de calidad educativa entendida como resultado de las pruebas de medición estandarizada, y apuntar a un concepto de educación integral”.

De acuerdo al cronograma previsto, se entregará equipamiento artístico a las escuelas durante el primer semestre y se desarrollarán talleres durante el segundo semestre de 2015.

Cultura-370_1

Los cinco ejes considerados en este Plan son los siguientes:

1. Robustecer la implementación del currículum en Artes vigente

A partir de 2015 se entregará a todos los establecimientos públicos equipamiento para música y artes visuales. La iniciativa partirá con 1.000 establecimientos, los que tendrán un presupuesto específico para elegir lo que requieran, de acuerdo con su proyecto educativo, de un catálogo que incluye más de 80 instrumentos musicales. Asimismo, se contempla la creación de programas de Danza y Teatro para estudiantes de enseñanza básica de escuelas públicas; nuevos recursos pedagógicos para la enseñanza y la elaboración de material didáctico en colaboración con instituciones culturales.

2. Fortalecer la experiencia artística en horas de libre disposición (JEC).

En el caso de los talleres artísticos, se impulsarán actividades en diversos lenguajes artísticos como teatro, música, circo, etc. en 500 establecimientos municipales durante 2015. Conjuntamente, se apoyará la autogestión cultural de los estudiantes para llevar adelante iniciativas de difusión artística al interior de sus establecimientos; se fortalecerán los elencos artísticos escolares y se creará una red nacional de coros y cuerpos de bailes. Además, dado que el Plan pretende fomentar el funcionamiento de redes colaborativas, se apoyará el vínculo de los establecimientos con el mundo artístico perteneciente a sus respectivas comunidades y regiones. En el mediano plazo, este Plan buscará articular una red nacional de establecimientos artísticos, en la cual las comunidades educativas puedan compartir experiencias y conocimientos, y tener una mayor relación con centros artísticos y culturales a nivel nacional”.

3. Impulsar la formación continua e inicial en arte y educación de docentes, artistas, cultores y equipos directivos.

La iniciativa considera acciones para los profesores que trabajan en educación artística. La idea es fortalecer la calidad en el diseño, la planificación y el desarrollo de las experiencias de aprendizaje en Artes. Además, se fomentará la integración de artistas y cultores de distintos lenguajes artísticos en la educación formal como colaboradores de la labor docente. Y, en diálogo con las instituciones de educación superior, se velará por una formación inicial docente que asegure los conocimientos demandados por el currículum obligatorio vigente.

4. Fortalecer Escuelas y Liceos Artísticos

Se apoyará a los 35 liceos y escuelas artísticas que existen en el país para que puedan acceder a recursos frescos y así mejorar su infraestructura y equipamiento. En el mediano plazo se buscará articular una red nacional de este tipo de establecimientos, en la cual las comunidades educativas puedan compartir experiencias y conocimientos, y tener una mayor relación con centros artísticos y culturales a nivel nacional.
5. Mejorar las redes de colaboración con instituciones y organizaciones que desarrollan programas en educación, arte y cultura.
Este Plan fomentará una mayor colaboración entre las distintas instituciones nacionales e internacionales que trabajan en el área. Además, se generarán instancias de participación en las regiones para que las propuestas estén contextualizadas a la realidad local. “Esta iniciativa convocará a organismos públicos y privados, especialmente universidades y centros culturales, que desarrollan proyectos y programas en el ámbito de la educación en artes, cultura y patrimonio, para tener una proyección nacional, a la vez que una pertinencia territorial”, sostiene Sandra Moscatelli.

Enseñanza por el Arte

Claudio Di Girolamo, artista de destacada trayectoria, nos invita a reflexionar sobre el arte y la cultura en nuestro desarrollo como personas.

Fragmentos

No da lo mismo Enseñar Arte que Enseñar por el Arte. Las disciplinas artísticas, no entendidas sólo como materias curriculares, sino como vehículos muy eficaces de transmisión de conocimientos tanto en el ámbito humanístico como científico…

…Tres afirmaciones con preguntas incluidas

Primera: “Lo que está en crisis es la “escuela” y no la “educación”. ¿Son los seudo-valores instalados en nuestro sistema escolar los que alimentan esta crisis?

Hay que reconocer que en la actualidad la escuela no sólo suele agotar muchas veces su sentido “educativo” en el concepto restringido de entrega de conocimientos ya probados como útiles y funcionales a la sociedad de mercado, sino que, además, en su práctica docente destaca y propone como valores la competitividad y el éxito, postergando la motivación del aporte creativo personal y “en comunidad”, eje del proceso de construcción de cualquier cultura que se basa no solamente en la respetuosa transmisión del patrimonio cultural del pasado, sino que, además, en el decidido aporte de la comunidad social a su indispensable transformación para que siga vivo y actuante. Frente a esto, surge la imagen de otra pedagogía, que sea capaz de enfrentar al discípulo, con opciones alternativas, instándolo a buscar cuáles son sus propias preguntas, a encontrar sus propias respuestas y, sobre todo, a saber sobrellevar sus dudas y a trabajar con ellas.

Segunda afirmación: “Conocer no es lo mismo que saber”. ¿Confundimos conocimientos con saber?

En el proceso de enseñar, los maestros perciben cada vez con mayor claridad que la mayoría de los conocimientos que trasmiten, están dirigidos al logro de un determinado resultado en forma rápida y eficaz, desplazando la búsqueda y el encuentro del mecanismo propio del saber, entendido aquí como el “uso ético” de los conocimientos”. Nuestro sistema escolar, es sólo una de muchas posibilidades de apoyo en un pequeño trayecto de nuestro caminar, y tal vez no la mejor. La legitimidad de los sistemas escolares en todo el mundo está ligada a su capacidad de adecuación constante a las demandas de las nuevas sociedades.

Tercera afirmación: “La escuela debe atreverse con el futuro” ¿Cómo atrevernos con el futuro?

La respuesta me brota espontánea: “Poniendo en juego toda nuestra creatividad”, lo que significa “tratar de poner de acuerdo las neuronas con las hormonas”. Parece un chiste, pero no lo es. Se trata de conjugar armónicamente la razón con la emoción, porque si bien la razón es lo que nos estructura, lo que nos mueve es la emoción. Y la creatividad necesita de los dos componentes para convertirse en la indispensable fuerza impulsora de nuevas y audaces empresas individuales y colectivas. Una experiencia en este sentido es la que se está desarrollando desde hace ya un tiempo con un pequeño equipo del Mineduc en unas pocas escuelas de Chile; los resultados están siendo sorprendentes. No se trata de “inventar la rueda”, sino de retomar y ampliar algunas reflexiones y hallazgos de muchos que antes de nosotros, desde María Montessori, Rudolf Steiner, hasta Loris Malaguzzi o en Chile un Humberto Maturana o un Carlos Calvo, se arriesgaron y lo siguen haciendo para repensar la educación.

Un regalo creativo

Suelo refrendar lo que afirmo acerca del poder de la creatividad en la educación con un testimonio personal de una situación vivida durante la Segunda Guerra Mundial, en 1941, el día de mi cumpleaños N°.12. Mi padre, al despertarme, me dijo: “No hay plata para regalarte nada… Quiero entregarte por lo menos el regalo de un deseo que creo muy importante para ti. Y aquí va, en nombre de toda la familia”. Me tomó de los hombros y, mirándome a los ojos, siguió: “Te deseo que cuando te toque irte de este mundo, lo dejes un poco mejor de cómo lo encontraste”. El deseo de mi padre aún me acompaña, animándome a seguir luchando para realizar mis sueños. Entonces, yo veía la posibilidad de cambiar el mundo como un sueño casi irrealizable… Hoy, a los 85 años, estoy seguro de que se puede lograr y que depende de cada uno de nosotros “dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontramos”.

Comparte este artículo en: