Zona pedagógica

Modernización que partió en 2019: Supervisión con una nueva mirada

11/11/20 por reveduc

Entre marzo y julio se realizaron más de 6.200 reuniones técnicas remotas en 1.254 establecimientos categorizados por la Agencia de la Calidad de la Educación como Insuficiente y Medio Bajo, según la evaluación integral de los resultados obtenidos por sus estudiantes, apoyando los aprendizajes de alrededor de dos millones de estudiantes. Esto se enmarca en el contexto de un nuevo sistema de supervisión, que se está aplicando desde el año pasado y que incluye tres modalidades: Asesoría Directa (presencial), Asesoría en Red y Asesoría Remota. Su sello: más retroalimentación y metas concretas y medibles.

Por Pamela Yáñez y Natalia Yáñez, Unidad de Apoyo a la Mejora Educativa de la DEG (División de Educación General).

En marzo de 2020 el Ministerio de Educación debió suspender las clases presenciales debido a la pandemia por Covid-19. Desde ese momento, el Sistema Nacional de Supervisión, que asesora a más de 5.000 establecimientos a lo largo del país, se adecuó rápidamente a estrategias que permitieran mantener el vínculo con el sistema educativo, canalizando información, brindando apoyo y contención emocional a los equipos escolares y orientando las acciones para dar continuidad a la tarea educativa.

Este trabajo se ha estado ejerciendo bajo la modalidad de Asesoría Remota, la que usando medios de comunicación sincrónicos –como videoconferencias o reuniones virtuales– o asincrónicos –como el envío de recursos audiovisuales o documentos– entrega un apoyo contextualizado con la idea de conducir el funcionamiento del sistema escolar atendiendo las urgencias, pero sin perder de vista los aspectos importantes que deben ser integrados en la gestión institucional.

ASESORÍA REMOTA EN EL LICEO ARTÍSTICO DE CALDERA

Para Víctor Salazar, supervisor del Departamento Provincial de Educación Copiapó – Chañaral, de la Región de Atacama, la Asesoría Remota “ha sido una instancia de aprendizaje en colaboración a lo que se agrega el componente tecnológico, poniendo en juego habilidades en el uso de TICs”.

Por su parte, María Sofía Salas, supervisora del mismo Deprov, explica que “se ha priorizado la preparación de condiciones para un ambiente escolar organizado, la promoción de una buena convivencia escolar y el aprendizaje socioemocional. Asimismo, el nivelar, monitorear y evaluar los aprendizajes. Lo anterior se ha abordado gradualmente en cada sesión”.

A pesar de las dificultades propias del contexto, se han llevado a cabo reuniones técnicas efectivas, tal como lo indica Héctor Cuevas, director del Liceo Artístico de Caldera, de la Región de Atacama: “por una parte, la asesoría nos orienta respecto de los focos que debemos trabajar en concordancia con los lineamientos ministeriales y, por otra, como establecimiento, incluimos aquellos temas emergentes o importantes y que nos interesan. A la fecha nos hemos centrado en cómo desarrollar el trabajo remoto con los estudiantes, y en determinar la situación sociofamiliar de los alumnos para establecer acciones de apoyo”.

De acuerdo a la encuesta del Mineduc, el 77% de los equipos directivos declaró haberse adaptado de buena manera a la modalidad de Asesoría Remota que llevan a cabo los supervisores a través de diversas plataformas tecnológicas, manteniendo el vínculo y el apoyo técnico, especialmente relevante en momentos de crisis.

EN QUÉ CONSISTE EL NUEVO SISTEMA DE SUPERVISIÓN

La experiencia descrita se enmarca en el contexto de un nuevo sistema de supervisión o acompañamiento técnico, que se está aplicando desde el año pasado y que incluye tres modalidades: Asesoría Directa (presencial), Asesoría en Red y Asesoría Remota. Todas ellas son el resultado de un cambio de mirada, siempre centrado en la sala de clases. Y su sello es contundente: más retroalimentación y metas concretas y medibles.

Reportaje completo en: Revista de Educación N° 391.

Comparte este artículo en: