Conversando

Ministro Gerardo Varela: “CALIDAD ES VOLVER A CONFIAR EN NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO”

25/06/18 por reveduc

Desde su gabinete, en el séptimo piso del edificio central del Mineduc, el ministro Gerardo Varela se dispone tranquilo a contestar una batería de preguntas que dan cuenta de la ruta trazada por el gobierno del presidente Sebastián Piñera para la educación chilena. La conversación se inicia con el concepto clave de la “calidad”, sigue su curso por tópicos de acción fundamentales, como la intervención pedagógica y formativa de los párvulos, el empoderamiento de la enseñanza técnico profesional, el fomento a la lectura, la implementación de una Subsecretaría de Educación Superior, el rol de los docentes hoy y otros importantes aspectos que involucran grandes desafíos para él y todos quienes lo acompañan en la tarea de imprimirle calidad integral a nuestro sistema educativo.

¿Cuál será el sello en Educación estos cuatro años de Gobierno?

El sello de nuestra cartera será mejorar la calidad de la educación en todas las áreas formativas de la persona. Como Ministerio de Educación trabajaremos porque todos nuestros niños y jóvenes logren los aprendizajes esperados en un ambiente enriquecedor.

Para ello, el Presidente Sebastián Piñera nos ha encomendado la desafiante tarea de volver a poner el foco en la sala de clases; nuestra misión es alinear a los padres, apoderados, sostenedores, estudiantes, profesores y políticos detrás de este sueño: lograr una educación de calidad.

¿En qué consiste o cómo se encarna, el concepto de “calidad” aplicado a la educación?

Calidad es poner a los niños delante de la burocracia. Dejar de asfixiar administrativamente a las instituciones para que éstas puedan centrarse en lo realmente importante: el aprendizaje de los niños al interior del aula.

Calidad es volver a confiar en nuestro sistema educativo: en los colegios, las familias, nuestros alumnos y profesores, quienes son los llamados a liderar y ejecutar la tarea de educar, y, en consecuencia, darles la autonomía que requieren, manteniendo un equilibrio adecuado con la necesaria fiscalización del uso de los recursos públicos.

Calidad es aprendizaje integral y para todos. Esto significa que todos los estudiantes, efectivamente, aprendan, reposicionando el rol que los establecimientos, directores y profesores tienen en ello. Hay valores profundos en esta mirada de la educación que se han erosionado: la importancia del conocimiento y la cultura, el mérito, el esfuerzo personal y el trabajo bien hecho.

Calidad es innovación. Educar es pensar en el presente, pero también en el futuro, en los próximos desafíos y cómo incorporar las habilidades y aprendizajes del siglo XXI.

Entrevista completa en: Revista de Educación N° 382.

Comparte este artículo en: