Tendencias

MIA DOCES, vicepresidenta de Innovación de Committee for Children: “EL APRENDIZAJE SOCIOEMOCIONAL NO OCURRE POR ACCIDENTE”

29/04/19 por reveduc

Por esta razón, las escuelas necesitan tener un currículum antibullying, asegura la experta, quien recientemente visitó Chile para participar en el Congreso Internacional de Bullying, organizado por la Fundación Educacional Seminarium.

Su área de especialización es el aprendizaje de habilidades socioemocionales. Mia Doces, vicepresidenta de Innovación de Committee for Children (EE.UU.), diseñó un plan de estudios de habilidades socioemocionales (SEL) que se ha aplicado con éxito en más de 26 mil escuelas. Ha asesorado en SEL y seguridad infantil a organizaciones como Sesame Workshop, Cartoon Network y Fundación Born This Way. Además, es fundadora de MindYety, una aplicación de mindfulness en celular para niños y apoderados, que es visitada por más de 500 mil personas.

Recientemente visitó Chile para ser parte del Congreso Internacional de Bullying, organizado por la Fundación Educacional Seminarium, oportunidad en la cual conversó con Revista de Educación.

En relación con el bullying y cyberbullying, ¿qué políticas efectivas pueden poner en marcha los colegios para evitar este problema? ¿Qué pueden hacer los docentes y directivos?

Es fundamental tener un programa de educación socioemocional, pero no cualquier programa, sino uno basado en evidencia. Algunos directores de escuela presentes en el Congreso Internacional de Bullying me preguntaron algo muy simple: “¿Qué deberíamos hacer?” y yo les pregunté: ¿Cuentan con un currículum (de aprendizaje socioemocional)? Ellos dijeron que no. Entonces les dije: “Por ahí es por donde deberían empezar”.

Pero, ¿a qué se refiere cuando habla de un currículum de aprendizaje socioemocional?

Me refiero a un currículum que enseñe esas habilidades para que niños y profesores puedan tener conciencia de sus conductas y mejorarlas. Por eso la importancia del currículum.

Lo que ocurre es que los profesores en su formación profesional no aprenden mucho acerca de habilidades socioemocionales, tampoco sobre el desarrollo de éstas en cada etapa de la vida del niño, tampoco sobre psicología. Y no necesariamente tienen las herramientas para planificar clases en base al desarrollo socioemocional.

Sin embargo, hay instituciones como elCommittee for Children cuya especialidad es diseñar programas apropiados para cada etapa del desarrollo del niño y se basa en la evidencia, en lo que nos dice la investigación acerca de cómo aprenden esas habilidades. Un programa o currículum de habilidades socioemocionales tiene lecciones en un orden o  secuencia, las que están cuidadosamente planificadas.

Uno de los grandes resultados que hemos tenido al aplicar el currículum de aprendizaje socioemocional en las escuelas es que muchos profesores aseguran que aprenden acerca de su propio desarrollo socioemocional: cómo tener empatía, cómo autocontrolarse, etc. Y con ello se benefician tanto como los propios niños y sus padres.

Pero más allá de las habilidades, se necesita crear una cultura en la escuela donde todos estén en la misma sintonía, donde haya un lenguaje común. Si soy profesor y un grupo de mis estudiantes está muy enojado, puedo decirles, por ejemplo, que “necesitan respirar por el estómago”. El director también debe saber que si los ve enojados, les debe sugerir eso porque los calma y debe ser capaz de modelar aquello. Incluso la persona que hace la comida en el colegio debe ocupar esas estrategias y lenguaje, porque todos tienen que hablar el mismo idioma. Eso ayuda a tener una cultura escolar donde todos trabajan enfocados en los mismos objetivos.

Si los problemas de bullying y cyberbullying ya están presentes en la escuela, ¿qué pueden hacer entonces los docentes y directivos?

Nuevamente, es fundamental contar con un programa de educación socioemocional, así habrá estudiantes que denunciarán esa situación, que reconocerán las situaciones conflictivas y sabrán cómo darlas a conocer a los adultos.

Es cierto que muchos estudiantes, cuando son adolescentes, no quieren hablar con los adultos, no se sienten con la confianza para hacerlo. Pero parte de un currículum antibullying usualmente incluye ese tipo de capacitaciones y en ese contexto pueden ser útiles los juegos de rol para ayudarlos a entender cómo se sienten los demás y así ser más asertivo y poder dialogar con ellos.

Por otro lado, los adultos cuando reciben información deben tener claro cuáles son los procedimientos o políticas a seguir y ser consistentes en eso. No pueden haber distintas políticas para lidiar con el caso de bullying de un alumno o de otro, todos deben estar sometidos a las mismas consecuencias. Obviamente, éstas tienen grados de importancia: algunas son menores, implicarán una disculpa o acción de reparación adecuada para compensar lo que hicieron; otras serán más severas si el problema ha ocurrido más de una vez o es de mayor gravedad. No puede ser que un profesor o un estudiante no sepa cómo reaccionar frente a una situación.

También es importante llevar registro de lo que otros profesores han observado respecto de los alumnos y que todos sepan qué comportamientos son inadecuados y sus consecuencias.

Entiendo que Ud. diseñó un plan de estudios de habilidades socioemocionales y antibullying que se utiliza en más de 26 mil escuelas. ¿Qué tiene de especial o novedoso ese programa y por qué cree Ud. que ha tenido tanto éxito?

Quisiera destacar que está basado íntegramente en la investigación. Hemos observado el trabajo de colegas, de Dorothy Espelage y otros/as especialistas en prevención de bullying, en especial psicólogos, que realmente entienden cuáles son las habilidades fundamentales que los niños necesitan para el éxito en la escuela y en la vida. Mirando esas investigaciones, nos preguntamos qué requiere un niño de 7, 8 o 9 años, y creamos lecciones sobre esa base. Además, nos preocupamos de que las actividades sean fáciles y divertidas.

Creamos lecciones que tienen muchos recursos multimedia, donde los pequeños encuentran historias acerca de cómo es la vida de otros niños, relatos que permiten conversar acerca de lo que un personaje hizo y predecir lo que hará luego, etc.  Para los profesores es muy simple implementarlo. No necesitan tener un grado especial en psicología, no necesitan horas y horas de capacitación. Y como comienzan a ver resultados inmediatamente, es muy motivador.

Yo dije anteriormente que era necesaria una cultura escolar con un lenguaje común. Este plan sirve para eso, pues hay palabras y expresiones -por ejemplo: ¿cómo te hace sentir eso?; parece que estás un poco enojado, ¿necesitas ayuda?; entre muchas otras- que los niños empiezan a usar rápidamente. Es gratificante para los maestros.

¿Podría explicar en detalle en qué consiste MindYeti? Sabemos que es una aplicación en celular para niños, pero ¿qué tiene de novedoso?

Esta aplicación consiste en una serie de clases grabadas de “mindfulness”, que se puede descargar desde la APP Store. Funciona en Android y Iphone. Llama la atención que hay muchos tipos de voces: de hombre, de mujer, de distintas regiones de EE.UU., incluso de Australia. Hay distintos tipos de inglés. Entonces, todos escuchan algo que les suena familiar.

En otros programas de mindfulness, los profesores se sienten extraños, piensan que a los niños no les gusta y que se aburren.

En cambio, en estas clases los padres y los profesores trabajan en conjunto con el alumno. Ambos reciben los beneficios de practicar esto. Las sesiones duran entre 5 a 7 minutos y tienen diferentes metas: algunas enseñan cómo estar calmado (aprender a respirar, por ejemplo), otras cómo las distintas partes del cuerpo pueden ayudar a no perder el foco, también enseñan acerca de considerar lo que sienten las otras personas. Desarrollar la compasión para sí mismo es muy importante, pues según la investigación si uno siente compasión de sí mismo -muchos niños que son víctimas de bullying y ciberbullying creen que se lo merecen y se acostumbran- puede empatizar mejor con los demás.

¿Cuáles son las principales ideas que Ud. desea transmitir a los docentes y directores de escuela chilenos en este seminario?

Quiero que entiendan que el aprendizaje de habilidades socioemocionales no ocurre por accidente. No basta con que unos profesores sean más simpáticos que otros. Ésta es una manera o forma muy intencionada de enseñar. Por eso se requiere tener un currículum y participar en actividades de capacitación, eso ayudará a los docentes a reconocer las propias competencias socioemocionales y así ser un buen modelo para niños y jóvenes.

Además, es fundamental que haya una política clara para que los adultos sepan cómo responder cuando reciben información. Al implementar un currículum de aprendizaje socioemocional, es muy probable que en la escuela reciban más denuncias de bullying y tienen que saber manejar eso. Todos, desde el director al conserje, tienen que saber cómo reaccionar, incluso si un padre se acerca a ellos y les cuenta de un caso.

Asimismo, hay que cerciorarse de que todos los lugares de la escuela sean seguros, que los baños o los camarines del gimnasio, donde a veces hay más problemas, estén supervisados.

Por otra parte, es importante insistir a los profesores que desarrollen buenas relaciones con los estudiantes. Si uno de ellos está haciendo bullying tiene que saber que está siendo observado y el profesor debe poner énfasis en que esa conducta es una elección. No hay que etiquetarlo como un “niño malo”, sino transmitirle que esa conducta o comportamiento no tiene por qué hacerla. El mensaje es: “déjanos invitarte a tomar mejores decisiones”.

Comparte este artículo en: