Protagonistas

Lissette Marchandon, Mención Honrosa EGMO 2020: “ESTA OLIMPIADA TRATA DE ACERCAR A MÁS MUJERES AL MUNDO DE LAS CIENCIAS”

05/06/20 por reveduc
Foto: Gentileza Familia de Lissette Marchandon.

A sus 17 años, Lissette Marchandon Figueroa, alumna del Instituto Alonso de Ercilla, obtuvo Mención Honrosa en la Olimpiada Europea Femenina de Matemática (EGMO) 2020. En entrevista con Revista de Educación, cuenta cómo se preparó para este certamen, quiénes la ayudaron a alcanzar este logro y por qué esta instancia es esencial para no perder talentos científicos entre las mujeres.

“Es tremendamente importante valorar el trabajo de nuestros buenos profesores, en especial aquellos que se preocupan por dar una buena enseñanza, perfeccionándose y focalizándose en motivarnos a aprender, pues son ellos quienes tienen una gran responsabilidad en los caminos que tomemos como desarrollo profesional y personal, llegando incluso a descubrir talentos. En mi caso, esos docentes con vocación y motivación fueron claves para incentivarme a estudiar con mayor profundidad las matemáticas, no sólo a mí, sino que a varios de mis compañeros”, afirma Lissette Marchandon, estudiante de 4° medio en el Instituto Alonso de Ercilla, quien obtuvo Mención Honrosa en la Olimpiada Europea Femenina de Matemática EGMO 2020 (por sus siglas en inglés European Girls Mathematical Olympiad).

¿Cuándo y cómo surgió su interés por esta rama del conocimiento? ¿Qué es lo que más le gusta de las matemáticas y por qué?

Hasta 8° básico, las matemáticas que conocía sólo eran las del colegio, que eran muy mecánicas, no había que pensar demasiado y como consecuencia, se volvían monótonas y no tan divertidas. Pero en 1° medio tuve la suerte de tener un profesor muy bueno, Patricio Santibáñez, quien me enseñó la verdadera matemática, la que nos invita a pensar y resolver problemas más desafiantes.

En cuanto a la nueva matemática que aprendí, eran problemas que no se hacían en un minuto, sino que su desarrollo llegaba a durar mucho más. Lo que más me cautivó fue la satisfacción de resolver problemas de razonamiento, además de que muchas veces tenían soluciones muy cortas e ingeniosas que sorprenden. Me empezó a gustar mucho notar que mientras más problemas hacía, era cada vez más capaz de resolver problemas de mayor dificultad. 

Lo que más amo de las matemáticas es que todas las cosas tienen un argumento lógico y cada teorema puede ser demostrado. La razón de las cosas no es “porque sí”. 

“TUVIMOS QUE ADECUARNOS A UNA PARTICIPACIÓN VIRTUAL, QUE APROVECHÉ AL MÁXIMO”

¿Cómo llegó a participar en la competencia internacional EGMO 2020?

En 1° medio, cuando tenía 14 años (año 2017), me enteré de la existencia de varias competencias de matemática interescolares, entre las cuales están el Torneo de Matemáticas del Número de Oro, Campeonato del Liceo de Aplicación, del Instituto Talagante, Campeonato Escolar de Matemáticas (CMAT). En todos estos certámenes he obtenido medalla de oro. 

Luego de mucho esfuerzo y apoyo de mi colegio, mi familia, la Pontifica Universidad Católica de Chile (PUC), en especial de nuestro entrenador olímpico y doctor en Matemática, Héctor Pastén y de muchas otras personas e instituciones, pude representar a Chile en la 30° Olimpiada Matemática de países del Cono Sur, realizada en Bolivia en 2019, gané medalla de bronce. 

El hecho de ser medallista en la Olimpiada Nacional me dio el derecho de participar en los selectivos de olimpiadas internacionales, así que di el selectivo EGMO 2020 y clasifiqué. Esta es mi segunda olimpiada internacional de matemáticas. Tuvimos que adecuarnos a una participación virtual, que aproveché al máximo.

Foto: Gentileza Familia de Lissette Marchandon.

“LA CLAVE PARA PREPARARSE PARA UNA OLIMPIADA ES LA CONSTANCIA”

¿Cómo fue la preparación para esta competencia internacional EGMO?

Para mí, la clave para prepararse para una Olimpiada y sobre todo de carácter mundial es la constancia, es decir, entrenar matemáticas de Olimpiadas todos los días y la mejor manera de hacerlo es resolviendo problemas de versiones anteriores. En el caso de esta EGMO 2020, apenas me enteré que había sido seleccionada, comencé a resolver problemas de las EGMO anteriores, iniciando desde ese momento un entrenamiento aún más fuerte. Además, tuvimos un par de clases intensivas con Héctor Pastén, enfocadas en la preparación de esta competencia. 

En mi colegio me brindaron flexibilidad total para que me dedicara de lleno a la EGMO. Mi colegio me hace sentir en familia y como en mi casa.  

¿En qué medida la PUC fue un apoyo para poder unirse a esta competencia y alcanzar buenos resultados?

El apoyo de la PUC ha sido esencial en una preparación en la cual llevo tres años. Quiero dar especiales agradecimientos a la que ya siento mi casa de estudio por el cariño con que me acogen, entregándome conocimientos de alto nivel; me refiero a la Facultad de Matemáticas de la Pontificia Universidad Católica de Chile, a través de sus programas de Taller de Razonamiento Matemático (TRM), Taller de Investigación Matemática (TIM), Entrenamiento Matemático Femenino (EMAT) y el Taller Femenino Avanzado de Matemáticas, donde he tenido el privilegio de tener clases con el profesor Héctor Pastén (ex académico de la Universidad de Harvard y la Universidad de Princeton). Ojalá que todas estas iniciativas de apoyo académico, que lidera el decano Mario Ponce, se mantengan y se potencien para que más escolares tengan la oportunidad de desarrollar sus talentos.

“EGMO ES LA OLIMPIADA DE MATEMÁTICAS FEMENINA MÁS IMPORTANTE Y PRESTIGIOSA DEL MUNDO”

¿En qué consiste exactamente EGMO?

La Olimpiada Europea Femenina de Matemática EGMO es el evento de matemática femenina más importante y prestigioso del mundo. En sus inicios, sólo intervenían países europeos, pero ahora se ha extendido a todo el mundo, por lo que se ha convertido en el Mundial de Matemáticas Femenino. Los países envían a cuatro estudiantes en edad escolar al país sede de la Olimpiada, la cual dura alrededor de una semana.

La pregunta en que yo saqué puntaje perfecto fue la número 1, que corresponde a una mezcla del área de álgebra y teoría de números. Fue muy desafiante resolverlo, por lo que cuando llegué a la solución me sentí muy feliz y satisfecha.

¿Cree usted que instancias como EGMO ayudan a que se den a conocer talentos científicos femeninos?

La EGMO trata de acercar a más mujeres al mundo de las ciencias y esto genera que muchos talentos que se encontraban escondidos bajo el estereotipo de que estos estudios son masculinos, salgan a la luz y puedan volverse a futuro un aporte crucial para mejorar y salvar vidas. La EGMO logra que cada vez se pierdan menos talentos científicos femeninos. 

Me gustaría aprovechar esta entrevista para solicitar a las autoridades de educación, universidades, colegios y principalmente a nuestros queridos maestros, el apoyar y motivar a los alumnos de colegio a crear instancias de desarrollo académico en las diferentes disciplinas, como son los Clubes de Matemáticas, Química, Biología, etc., y competencias interescolares que promueven y desarrollan los intereses y talentos. Ojalá podamos contar, también, con más apoyo financiero, pues este año Chile sólo presentó dos niñas en la EGMO, siendo que teníamos cuatro cupos, y pese a contar con compañeras igualmente talentosas, ellas se perdieron la oportunidad de estar en una competencia a nivel mundial.

¿Cuáles son tus proyecciones en términos escolares y profesionales?

Mi principal objetivo es ingresar el próximo año a la universidad y lejos, mi primera prioridad es la PUC. Hasta el minuto aún no tengo definida la carrera que voy a elegir, entre las cuales se encuentran Estadística, Matemática e Ingeniería, pues representan mi pasión por las matemáticas. Por otro lado, por mi vocación de espíritu de servicio, también me interesa Medicina. Pero tengo claro que mis conocimientos e interés por las matemáticas los voy a aplicar en forma transversal en cualquiera sea la carrera que decida.

Comparte este artículo en: