Tendencias

LAS BUENAS PREGUNTAS FOMENTAN Y AMPLÍAN EL PENSAMIENTO

03/09/19 por reveduc

La investigación ha demostrado que cierto tipo de preguntas están asociadas a determinados niveles de pensamiento. Por esta razón, un profesor puede intencionar las preguntas que hará a sus alumnos en clase, dependiendo del nivel de pensamiento que quiera fomentar. Para profundizar sobre este tema, tan esencial en pedagogía, Revista de Educación entrevistó a las expertas en educación Patricia León[1] y María Ximena Barrera[2], convocadas al VI Congreso Internacional de Educación, organizado por Fundación Educacional Seminarium.

Todos los docentes y directivos aspiran a que sus estudiantes piensen, pero pocas veces se detienen a reflexionar sobre una pregunta básica, que representa el punto de partida: ¿qué es pensar?

Ximena Barrera, experta en educación que ha trabajado durante los últimos 20 años en Proyecto Zero (U. de Harvard), asegura que si realmente se valora lo que los niños y adolescentes piensan entonces se debería hacer el ejercicio de entender cómo se da el pensamiento y qué le sucede a la mente cuando se está pensando. “En palabras del investigador David Perkins, el pensamiento es importante porque si no está mediado el aprendizaje no se da. El aprendizaje es una consecuencia del pensamiento”, afirma.

En esa línea, Patricia León, también vinculada a Proyecto Zero (U. de Harvard), destaca la importancia de ayudar a los alumnos a “hacer visible” su pensamiento. “Es necesario nombrar el pensamiento. Porque uno le dice al muchacho: ‘piense’, pero ¿qué es lo que realmente estamos haciendo?, hay que nombrarlo: ‘queremos que encuentres similitudes y diferencias’, ‘nos gustaría que hicieras un análisis profundo estableciendo una comparación entre estoy esto’, ‘busquemos qué preguntas surgen a raíz de este texto’. Cuando nombramos el pensamiento, de alguna manera lo estamos apoyando y fomentando en los estudiantes. Y haciéndolo visible, por supuesto”.

Y si se trata de dar una definición, ella se aventura con la siguiente: “El pensamiento es la actividad mental que tiene el ser humano para comprenderse a sí mismo, comprender al otro y comprender el mundo que lo rodea”.

CLAVES PARA PROFUNDIZAR EL PENSAMIENTO

Si el docente quiere fomentar el pensamiento de sus estudiantes es necesario que preste atención a tres componentes: 1) las habilidades (conocimiento); 2) la sensibilidad y 3) la inclinación.

La “inclinación” es el interés, la motivación que ellos tienen para pensar. En cambio, la “sensibilidad a la ocasión” es el estado de alerta, el saber que es mejor quedarse callado o aplicar un plan B o ser más persistente o analizar una situación desde otro punto de vista.

“Es imprescindible crear oportunidades para que los estudiantes sepan efectivamente cómo usar sus habilidades y conocimientos, porque saben muchas cosas pero no cómo conectarlas y usarlas -explica Ximena Barrera-. Por ejemplo, escuché el caso de un grupo de estudiantes que se preparó todo el semestre para escribir ensayos, les enseñaron cómo escribir el primer párrafo, el segundo, el tercero, pero después en el examen les fue regular. De pronto, los estudiantes dijeron: ‘ah, eso es lo que teníamos que hacer’. O sea, desarrollaron la habilidad, pero de manera descontextualizada. Tenían el conocimiento y la habilidad, pero no captaron que en ese momento debían aplicarla”.

Reportaje completo en: Revista de Educación N° 387.


[1] Instructora de Enseñanza para la Comprensión y Liderazgo en WIDE. Parte de Harvard Graduate School of Education, miembro fundador de FUNDACIES, fundadora del Colegio Anexo San Francisco de Asís, directora del Colegio Rochester por más de 10 años. Por más de 20 años ha formado parte de Proyecto Zero como miembro del grupo de docentes, liderando grupos de estudio y como instructora de minicursos.

[2] Instructora de Enseñanza para la Comprensión y Liderazgo en WIDE. Parte de Harvard Graduate School of Education, profesora asociada de la Universidad de Florida, miembro fundador de FUNDACIES y Vision Action. Ha trabajado durante los últimos 20 años en Proyecto Zero. Actualmente trabaja en el centro ReThink & ReUse de Miami con docentes de preescolar.

Comparte este artículo en: