Editorial

Jorge Poblete Aedo, Subsecretario de Educación: “La crucial importancia de una educación socioemocional como base para el aprendizaje”

21/09/20 por reveduc

Si una cosa hemos ratificado durante este período de pandemia, es lo relevante que resulta trabajar las habilidades socioemocionales en la comunidad educativa como base para el aprendizaje de los niños. Éstas son el punto de partida de la convivencia escolar, que es ese conjunto de interacciones humanas que seda al interior de cualquier establecimiento en donde se imparte educación y que involucra a estudiantes, docentes, padres y apoderados en forma directa, y al resto de nuestra sociedad en forma indirecta. Por otro lado, las habilidades socioemocionales nos facilitan el camino para poder desarrollar en los estudiantes las habilidades para el S. XXI, como empatía, flexibilidad, innovación, pensamiento crítico, aprender a aprender, entre otras.

Sabemos que el ambiente que se da por el tipo de relaciones adquiridas dentro del espacio escolar es presente y futuro para los estudiantes, y que así como aprenderán materias de lenguaje, matemáticas, ciencias; aprenderán también a comportarse como individuos que pertenecen y aportan a una sociedad. Tanto es así que, incluso ahora que se están impartiendo clases online como consecuencia del Covid-19, muchos educadores destinan tiempo para preguntar a sus alumnos cómo se sienten y los instan a compartir sus emociones, sus temores, sus inquietudes frente a esta situación que ha cambiado no sólo su ritmo habitual de vida, sino también el de sus familias y, en definitiva, del mundo entero.

Lo anterior es determinante a la hora de promover en nuestros estudiantes el sentido de propósito, la apertura al aprendizaje y la motivación académica.

Hoy, más que nunca, se requiere ser creativo y asertivo para vincularse con los estudiantes más allá de los contenidos pedagógicos propiamente tales.

Es por esto que, en colaboración a la labor que ejercen, desde el Ministerio de Educación, órgano rector del Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación (SAC), hemos puesto en marcha una estrategia a nivel país para ir en apoyo de las escuelas en el ámbito del aprendizaje socioemocional, que incluye una bitácora docente con orientaciones; conferencias online dirigidas a directivos y docentes; cápsulas de expertos, que son videos que se están publicando en la página de YouTube del Mineduc, RRSS, medios y nuestra web de convivencia escolar. También hemos dispuesto orientaciones, tanto para las familias como para el autocuidado docente, tan necesario en la actual situación. Del mismo modo, llegarán a las escuelas planificaciones propuestas para abordar estas temáticas con el fin de preparar el retorno a clases presenciales.

Pero esta preocupación del Mineduc no es nueva. Desde mucho antes de que la amenaza del Covid-19 irrumpiera en nuestras vidas, hemos estado abocados a desarrollar planes y programas que fortalecen, a partir de los primeros años, aquellos valores esenciales universales como el respeto, la solidaridad, la empatía, y afianzar la comunicación escolar interna, con el finde contribuir a asegurar una buena y sana convivencia escolar. Esto, principalmente a través de una Política Nacional de Convivencia Escolar (PNCE) actualizada y en coherencia con el devenir de nuestra sociedad.

Un niño, una niña, un joven formado en un ambiente de sana convivencia lleva las de ganar, podrá hacer suyo con un modo pacífico de resolver conflictos y tendrá la capacidad de ser tolerante, sabrá escuchar la voz delos otros, sabrá acordar cuando amerite hacerlo, sentirá afecto por los demás. Un clima escolar de cuidado nos permite aproximarnos, con casi total certeza, al logro delos aprendizajes de calidad, y así a una disminución dela brecha en éstos. Trabajar en habilidades socioemocionales es trabajar en calidad y equidad.

Espero, sinceramente, que desde este Ministerio podamos contribuir a darle ese crucial bagaje formativo al máximo de estudiantes chilenos y sus comunidades. El hecho de que en este momento se esté impartiendo el aprendizaje online no debe ser una excusa, sino una oportunidad.

Comparte este artículo en: