En el Aula

JOHNY MATUS, DIRECTOR DEL INSTITUTO CUMBRE DE CÓNDORES: “Tenemos un laboratorio pionero en Telecomunicaciones”

22/06/17 por reveduc

En la fotografía de izq. a der.: Alumno Héctor Peñaloza, el profesor de Telecomunicaciones Víctor Sobarzo, la alumna Yadanara Arbunic y el director Johny Matus.

 

En pleno corazón de Renca, a dos cuadras de la plaza principal de la comuna, se levanta este liceo municipal que educa a 875 alumnos de 7º básico a 4º medio. Su director Johny Matus está orgulloso: gracias a una alianza estratégica con Telefónica hacen gala del primer Laboratorio Tecnológico de la Región Metropolitana para estudiantes de Enseñanza Media Técnico-Profesional (EMTP) que cursan la carrera de Telecomunicaciones. Además, sus egresados son valorados en el mercado laboral y obtienen resultados en la PSU que les permiten continuar con estudios superiores.

El Instituto Cumbre de Cóndores de Renca desde hace un año cuenta con el primer Laboratorio Tecnológico de la Región Metropolitana para estudiantes de Enseñanza Media Técnico-Profesional (EMTP) que cursan la carrera de Telecomunicaciones. Inaugurado en agosto de 2016 por los máximos representantes de Telefónica Chile y de la municipalidad de Renca, esta implementación ha facilitado la entrega de conocimiento avanzado de las tecnologías y redes en el mismo colegio.

Una iniciativa que, sin duda, ha beneficiado tanto a los alumnos que estudian en modalidad Dual –parte de su jornada escolar la cumplen en una empresa y la otra, en el colegio- como a aquellos que optan por la modalidad Tradicional y aprenden todos los contenidos en el establecimiento.

Acompañados por el director del liceo Johny Matus, el profesor de Telecomunicaciones Víctor Sobarzo y dos alumnos, el equipo de Revista de Educación recorrió este laboratorio donde los estudiantes realizan actividades prácticas, el cual esta implementado con tecnología de punta. (ver reportaje en Revista de Educación Nº 379)

 

INICIOS DE UNA ALIANZA ESTRATÉGICA

Fotografía: Profesores guías y alumnos en aprendizaje en terreno en la planta de Telefónica sede Las Condes.

 

Johny Matus destaca la estrecha relación que el Instituto mantiene con Telefónica, que no solo les entregó el laboratorio ya mencionado, sino que además desde hace cinco años los viene acompañando muy de cerca para que los estudiantes de Telecomunicaciones se puedan formar con excelencia en el rubro. 

– La carrera, de la que egresan con el título de técnico de nivel medio, comenzó a dictarse en este liceo en 2011 y muy pronto surgió la alianza con Telefónica.

En 2012 fuimos en búsqueda de prácticas y ellos se hicieron partícipes de esto. Luego, visitaron el colegio y revisamos los planes y programas de estudio. Fue ahí cuando nos dimos cuenta que esos programas no estaban a la altura de lo que necesitaban las empresas. Entonces, Telefónica empezó a capacitar a nuestros profesores de Telecomunicaciones en todos los temas que tenían que ver con fibra óptica, redes y conectividad.

– ¿Qué ocurrió después?

– Comenzaron a surgir varios proyectos con ellos hasta llegar a lo que tenemos hoy en día, que es una alianza estratégica con Telefónica, para que nuestros estudiantes puedan formarse en la educación Técnico-Profesional.

Partimos con dos líneas de acción, una centrada en la especialidad TP de Telecomunicaciones y la otra vinculada a la Fundación Telefónica, que nos ayudó a actualizar a todos nuestros profesores respecto de las nuevas tecnologías. Porque una cosa es la empresa Telefónica y otra es la Fundación Telefónica. Esta última capacitaba a nuestros profesores, por ejemplo, en el uso de las tecnologías dentro de la sala y en el uso de recursos pedagógicos. Tuvimos una buena experiencia. Creo que fuimos pioneros en el uso del smartphone al servicio de la educación. Venía gente muy preparada, ingenieros y expertos en educación, a enseñarle a nuestros profesores cómo hacer una clase interactiva con celulares. Nos donaron 40 smartphones para trabajar con los estudiantes que no tenían teléfonos.

– En relación con la especialidad TP de Telecomunicaciones, la empresa les brindó capacitaciones. Pero finalmente, ¿pudieron actualizar las mallas curriculares de esa carrera?

– Efectivamente, Telefónica empezó a capacitar a nuestros profesores en todos los temas que tenían que ver con fibra óptica, con plataformas y otros. Cuando nuestros estudiantes iban a hacer sus prácticas se encontraban con un mundo diferente y surgió la necesidad de hacer planes y programas propios. Fue ahí que nació esta alianza estratégica con Telefónica.

Nos sentamos a trabajar, nosotros y los equipos directivos de dos colegios más, con un ingeniero de la empresa experto en conectividad, redes y fibra óptica, a fin de poder desarrollar esos programas. El año 2015 los presentamos al Mineduc, pero no los aprobaron porque había detalles que teníamos que arreglar. Finalmente durante el año 2016 reformulamos todo, lo volvimos a presentar, y ahora sí puedo decir que ya contamos con planes y programas propios.

– Entonces, fueron aprobados finalmente el año pasado…

– En 2016, estamos en 2017 y ya partimos con los planes y programas propios. Además, desde el año pasado empezamos con la formación Dual.

– ¿En qué consiste esta modalidad de aprendizaje?

– Nuestros estudiantes van a las empresas. Están dos o tres días allá, luego dos o tres días en el Instituto.

Los estudiantes aprenden “in situ”  porque también trabajan. Primero pasan por un periodo de inducción y luego, se les asigna un maestro guía, capacitado por Telefónica, y salen a hacer los trabajos normales de la empresa, es decir, se suben a la camioneta, atienden clientes, van a ver redes y conexiones. Ellos aprenden con el maestro guía las cosas diarias que hacen los técnicos.

Uno los ve en 4º medio con otro tipo de lenguaje, con otro tipo de conversación, se manejan más en cosas técnicas, pero no desde la teoría sino que desde la práctica, ya saben resolver problemas concretos en una casa. Los clientes los llaman y ellos tienen que ser capaces de solucionar el problema de conectividad o de fibra óptica o de televisión satelital, y lo tienen que dejar funcionando bien. Hay que recordar que el cliente después firma la recepción del trabajo y luego, se emite un informe.

– ¿Eso lo hacen a partir de qué curso?

– En 3º y 4º medio, desde que se comienza a impartir Telecomunicaciones.

Nosotros tenemos tres profesores de esta especialidad: Víctor Sobarzo, Jorge Toro y María José Villa. Ellos van a capacitaciones constantes a Telefónica.

El año pasado esa empresa nos donó el primer Laboratorio Tecnológico de la Región Metropolitana para estudiantes de Enseñanza Media Técnico-Profesional (EMTP). Tenemos un laboratorio pionero en Telecomunicaciones. Ahora nuestros estudiantes pueden practicar el uso y las conexiones de redes, aprender de fibra óptica, programación y todo lo que tiene que ver con tecnología.

Al laboratorio solo acceden los estudiantes de Telecomunicaciones. Ellos lo usan siempre, porque todas las clases son ahí, las clases son prácticas.

– En cuanto al aporte pedagógico que se consigue, ¿qué destacaría Ud.?

– Desde el punto de vista del aprendizaje para los alumnos es enriquecedor. Imagínense lo que es para un estudiante que le hablen de conexión satelital desde la teoría y luego va al laboratorio y tiene la conexión ahí mismo, sabe cómo se conecta, sabe cuáles son los pasos a seguir. Ahora los chiquillos pueden experimentar ahí, porque están todos los elementos para que puedan practicar en el hacer.

Además, en el contexto de modalidad Dual, tienen la oportunidad de ir a las plantas y conocer las instalaciones de fibra óptica que hay en Santiago. Hay una en la calle San Martín. Por fuera es un edificio normal, pero adentro está lleno de túneles y túneles de conexiones de fibra óptica, es impresionante. Si no lo ven, no logran dimensionar todo lo que hay detrás para que la televisión satelital llegue a una casa, o para ocupar un teléfono o el 4G. La verdad es que ahí los alumnos dimensionan de qué se trata esto de las telecomunicaciones.

Quisiera aclarar algo: somos un colegio nuevo, que se creó el 2010. Nuestra primera promoción de alumnos en Telecomunicaciones salió el 2012.

 

EXPECTATIVAS EN ESTA CARRERA

Fotografía: Desde 2016, los alumnos de Telecomunicaciones del Instituto Cumbre de Cóndores de Renca estudian en modalidad Dual.

 

– Una vez que los estudiantes egresan, ¿todos se quedan trabajando en Telefónica? ¿O inician estudios superiores?

– Efectivamente, Telefónica les ofrece la posibilidad de ubicarlos en alguna de sus plantas o en empresas colaboradoras.

Muchos de los estudiantes de este liceo son los primeros en su familia en terminar 4º medio y egresar con un título de técnico de nivel medio, lo que les da la posibilidad de percibir en el mercado inmediatamente una remuneración que en ocasiones no tiene nada que envidiar a la de un egresado de la universidad.

Tenemos alumnos que al egresar ganan 600.000 o 700.000 mil pesos y eso les ha permitido trabajar durante el día y estudiar de noche. Porque muchos optan por un título de técnico de nivel superior y continúan especializándose en Telecomunicaciones en algún instituto de nivel superior o universidad. Generalmente, en conectividad de redes u otras áreas afines en Inacap o Duoc, que son los institutos con más prestigio. Saben que así podrán optar a trabajos aún mejores.

A los técnicos se los pelean, a nosotros nos han metido en la cabeza que solo la formación universitaria es “el camino” y no es así. Cuando nuestros estudiantes empiezan a experimentar la relación con la empresa, se van dando cuenta que no es el único camino.

– ¿Ha empezado a cambiar la mentalidad de los estudiantes en relación con esa idea?

En nuestra escuela sí, de hecho como señalaba hay un gran porcentaje de nuestros estudiantes de Telecomunicaciones que opta por formarse como técnico de nivel superior.

Lo mismo pasa en la carrera de instalaciones sanitarias. Tenemos un convenio con la empresa Metrogas. Entonces, cuando nuestros técnicos de instalaciones sanitarias egresan, se produce algo similar a lo de Telefónica. Ellos se especializan en instalaciones, pero de gas. Y posteriormente obtienen su certificación SEC (de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles). Un instalador de gas, con esa certificación, en un mes obtiene un sueldo promedio de 1 millón de pesos, y solo con 4º medio.

– ¿Qué importancia tiene la PSU para los alumnos que egresan de Telecomunicaciones en su colegio?

En 2016, el 99% de los alumnos del Instituto Cumbre de Cóndores dieron esta prueba. Ese año entró a funcionar la Gratuidad y tuvimos 48 alumnos de las tres especialidades que ofrecemos (Telecomunicaciones, Instalaciones Sanitarias y Técnico en Enfermería) beneficiados. Solo en Telecomunicaciones fueron ocho. Pero, ya antes de la Gratuidad, nuestros estudiantes de Técnico Profesional (TP) se interesaban por dar la PSU, pues con 550 puntos pueden postular a diversas becas del Estado. Por eso siempre les insistimos en la importancia de rendirla.

Nos ha pasado que alumnos que se han titulado en nuestro colegio de Técnico en Enfermería después estudiaron derecho, tenemos tres casos. Dieron la PSU, les fue bien y optaron por esa carrera. También tenemos alumnos de Técnico en Enfermería que dieron la prueba y ahora están en psicología, enfermería o kinesiología en la USACH, la Universidad Católica o la Universidad de Chile.

Yo siempre cuento que teníamos una alumna que vivía en un campamento, con piso de tierra en un cerro y ya aprobó los primeros cuatro años de ingeniería comercial en la Universidad de Chile.

– ¿Qué pasa con los alumnos una vez que egresan del colegio? ¿Hay algún tipo de acompañamiento?

Nuestros profesores no se olvidan de sus alumnos. Tenemos profesores tutores que hacen una especie de monitoreo de nuestros egresados, los llaman por teléfono para saber cómo están, para decirles que si necesitan sacar fotocopias pueden venir al colegio, etc. Y así acompañamos a un gran número de estudiantes durante su paso por la universidad.

Reportaje completo al Instituto Cumbre de Cóndores en: Revista de Educación Nº 379.

Comparte este artículo en: