Políticas Educativas

Innovación para la Calidad Educativa: BEE-BOT, EL JUGUETE PEDAGÓGICO

08/10/18 por reveduc

El gobierno del Presidente Sebastián Piñera puso a los niños “primeros en la fila”. Por ello, muchas de las acciones que ha emprendido tienen un eje común: mejorar la calidad de la educación parvularia. Un esfuerzo que el Ministerio de Educación ha hecho suyo para elevar la calidad en ese nivel y, al mismo tiempo, cumplir las medidas del Acuerdo Nacional por la Infancia. Es así como en el plano de la innovación pedagógica destacamos a “Bee-Bot”, una herramienta didáctica orientada a niños de entre cuatro y seis años, para que desarrollen habilidades en programación y pensamiento computacional de forma colaborativa, el que está siendo implementado en jardines infantiles públicos de seis regiones y que se estima beneficiará a más de 12 mil párvulos.

La apuesta por la calidad es el principal compromiso del Ministerio de Educación. Su sello está centrado en mejorar la calidad dela educación en todas las áreas formativas de la persona, con especial acento en la educación técnico-profesional y la educación parvularia.

Hoy ya se pueden exhibir los esfuerzos que está realizando en esta dirección y además cumplir con las medidas del Acuerdo Nacional por la Infancia que contiene 94 propuestas.

“Gabriela Mistral dijo ‘el futuro de los niños es siempre hoy, mañana ya es demasiado tarde’ y eso expresa, con meridiana elocuencia, la urgencia de esta causa. Desde el primer día de nuestro gobierno, hemos hecho de la protección y la promoción de la infancia en nuestro país, un eje absolutamente prioritario de nuestra labor”, dijo el Presidente de la República a fines de mayo, al recibir las propuestas de la Mesa de Trabajo del Acuerdo Nacional por la Infancia.

“LA PROGRAMACIÓN ES UNA HERRAMIENTA QUE PERMITE DESARROLLAR EL PENSAMIENTO COMPUTACIONAL, EL CUAL SE CONSTITUYE COMO UN MÉTODO PARA DESARROLLAR LAS HABILIDADES DEL SIGLO XXI, A TRAVÉS DEL USO DE LAS TECNOLOGÍAS EN FAVOR DEL APRENDIZAJE”.

Y la ministra de Educación, Marcela Cubillos, lo ratifica en forma simple y directa al señalar: “El Presidente nos ha dicho que la gran reforma pendiente es la calidad de la educación parvularia”

El trabajo emprendido en esta área ya muestra avances:

•El Ministerio de Educación conformó la comisión “Por una Educación con Equidad de Género”, que busca enfrentar los problemas que afectan la igualdad de oportunidad es en los distintos niveles educativos. Además, se constituyó la “Mesa Nacional por la Infancia”, instancia de trabajo de composición amplia y transversal que posibilitó un Acuerdo Nacional con 94 propuestas para avanzar en la protección de los derechos de los niños.

•Respondiendo a la medida N° 20 del Acuerdo Nacional por la Infancia, la Subsecretaría de Educación Parvularia lanzó el proyecto que permitirá contar con un SIGE, es decir, con un sistema centralizado y único de información para todas las instituciones del primer nivel educativo.

•Reduciendo la burocracia y optimizando el tiempo y recursos de las comunidades educativas, se lanzó una plataforma en línea para que los sostenedores, ingresen documentación para la certificación de Salas Cuna y Jardines Infantiles. Certificaciones que permiten asegurar condiciones mínimas de funcionamiento, impactando en las condiciones que posibilitan procesos educativos de calidad.

•Junto a los gremios de JUNJI, Fundación Integra y Vía Transferencia de Fondos, se formó una Mesa de Trabajo para afrontar juntos los desafíos del sector; de la misma manera, se generó una instancia de trabajo en materia de formación, junto a los jefes de carrera tanto de Pedagogía como de Técnicos en Educación Parvularia.

•Y en innovación pedagógica, ya se está trabajando en el aula la experiencia con la “Abeja Robot”, juguete que permitirá iniciar a los niños en programación y desarrollar habilidades del ámbito lógico-matemático como pensamiento lógico, secuencial y de abstracción, de forma colaborativa. Se implementará en 26 comunas de las regiones de Atacama, Coquimbo, Metropolitana, La Araucanía y Los Ríos, incluyendo a sus Servicios Locales de Educación Pública (SLEP) y en el caso de esta última región a establecimientos subvencionados. En total, impactará a más de 12 mil niños que asisten al primer y segundo nivel de transición (prekínder y kínder) en escuelas que reciben recursos del Estado.

Reportaje completo en: Revista de Educación N° 384.

Comparte este artículo en: