En el Aula

INNOVACIÓN EN EL AULA: EL ESPACIO LLEGÓ A MICHILLA

28/01/21 por reveduc

El matrimonio de docentes compuesto por Rosa Contreras y Jorge Rodríguez llevan tres años trabajando en la escuela multigrado Lucila Godoy Alcayaga, ubicada en la localidad de Michilla en la Región de Antofagasta. Gracias a sus dotes artísticas y mucha imaginación, recrearon el espacio sideral, con estrellas y planetas, en una sala del  colegio. La idea causó tanto revuelo en el sector, que alumnos y apoderados quisieron ser parte del recorrido espacial en la Tierra.

La idea surgió de un trabajo sobre el sistema solar que su hija menor, Sandra Rodríguez, debía crear para su último año de Pedagogía en Educación Parvularia. “Ella nos planteó el tema y quisimos ayudarla para que, una vez que presentará la tarea, nosotros pudiéramos aterrizar el proyecto a la realidad de nuestros alumnos. Así creamos un viaje al universo”, comenta la profesora Rosa.

Toda la escenografía fue elaborada por ellos. Usaron cartón, géneros y diferentes tipos de papel reciclado para ayudar con el entorno y la naturaleza del sector. Además, quisieron demostrarles a sus 21 estudiantes de 1° a 6° básico, y a sus familias que no necesitan tanto para inventar actividades lúdicas. Solo se requiere de imaginación y motivación para impulsar el interés de los niños por el espacio y la astronomía.

El “recorrido” dura 20 minutos por persona. Vale señalar, que debido a la pandemia del Covid-19, los profesores tomaron todas las medidas sanitarias para que sus estudiantes estuvieran en un ambiente higienizado y con distanciamiento social, antes de ingresar al aula.

Cada viajero debe usar un traje blanco de plástico que lo cubre entero, mascarilla, un escudo facial y un cohete blanco de cartón, el cual determina el inicio de la travesía imaginaria.

Fotos: Gentileza Escuela Rural Lucila Godoy Alcayaga

Al ingreso,  los recibe la hija del matrimonio, quien está caracterizada de  Princesa Leia, (personaje de ficción de la película Star Wars o Guerra de las Galaxias). Ella se encarga de presentar el recorrido en el espacio, les enseña los nombres de los planetas y sus características.

Al concluir, los espera el profesor Jorge, disfrazado de Darth Vader (personaje de ficción de la saga Star Wars, creada por George Lucas). Él está encargado de hacer el cierre de la actividad con la siguiente dinámica: “Hagan sus preguntas, sino se quedarán en el espacio infinito y se perderán entre las estrellas”, sentencia. Y luego explica: “Esto hizo que nuestros niños hicieran muchas preguntas y se formaran sus propias opiniones sobre el tema”, concluye el director y docente Jorge Rodríguez.

Pandemia en Michilla

La comunidad es integrada por 250 habitantes, y su principal actividad es el comercio, la extracción de algas en el mar y el arriendo de propiedades a mineras cercanas a la zona.

Cabe destacar que, quienes habitan esta localidad costera se han preocupado de llevar a cabo todas las medidas sanitarias correspondientes para mantener al Covid-19, fuera de sus límites. El trabajo de todos ha rendido frutos, pues hasta ahora no han presentado contagios. A pesar, de ser una localidad que no cuenta con agua potable.

Para continuar con el trabajo educativo, el pequeño equipo compuesto por siete personas, entre profesores y personal no docente de la escuela rural, han dado lo mejor de sí. Han entregado guías de trabajo y material audiovisual, con el fin de que los estudiantes no pierdan la conexión que han forjado durante toda su vida.

“Los niños son como nietos para nosotros, por eso nos preocupamos de que  sientan el apoyo de sus profesores. Dada las circunstancias de la pandemia, creamos pequeñas cápsulas con títeres, donde celebramos cumpleaños, contamos cuentos y les mandamos saludos, así hemos podido estar más cerca”, añade el profesor.

Para reforzar el trabajo y los vínculos entre ellos, el equipo educativo creó un buzón. El cual se ocupó para que los niños dejaran sus tareas y guías de estudio, durante los meses más complejos de la pandemia.  

“Los niños sabían que debían ir hasta el colegio a dejar el material, que era entregado con plazos establecidos. La idea resultó tan novedosa que nos visitó hasta Seremi de Antofagasta, Hugo Keith Acevedo, para conocer la dinámica e incluso adultos de la comunidad vinieron a tomarse fotos con el buzón”, comenta la maestra.


Foto de Michilla.

LA ÚNICA ESCUELA

En pleno desierto de la Región de Antofagasta existía una casa con características de escuela. En ese entonces también la habitaban una pareja de profesores, que ayudaron a transformar la Escuela Rural Lucila Godoy Alcayaga, un recinto educativo con un enfoque medio ambiental.

Cuando los antiguos educadores decidieron dejar la comunidad, el matrimonio compuesto por Rosa y Jorge decidieron postular y al poco tiempo quedaron seleccionados. Sin embargo, aceptar el nuevo trabajo implicaba movilizar a toda la familia hasta Michillia, dejando atrás a Mejillones donde vivieron por 32 años.

“Nosotros vinimos a conocer el sector y lo primero que nos gustó fue la gente y los niños, porque aquí la comunidad es muy encantadora, cariñosa y acogedora. Ya han pasado tres años de trabajo, lo que nos ha permitido obtener el reconocimiento de escuela de excelencia”, comenta orgullosa la maestra.

Su aporte a la comunidad ha sido destacado tanto en la región como internacionalmente, pues la Fundación Española Starlight, que se preocupa principalmente de la difusión de la astronomía y de proteger el cielo, reconoció el 22 de enero, a la Escuela Lucila Godoy Alcayaga, como “colegio ejemplo por el trabajo educativo que han estado desarrollando en la zona”.

Comparte este artículo en: