Políticas Educativas

¿Cómo seguimos aprendiendo en tiempos de pandemia? Impacto del COVID-19 en el aprendizaje y escolaridad en Chile

09/11/20 por reveduc

Los establecimientos educacionales a lo largo de todo el país y el Ministerio de Educación han puesto a disposición de las familias diversos recursos de apoyo pedagógico para evitar la interrupción de los aprendizajes debido al Covid-19. Bajo el slogan “Sigamos aprendiendo: Educación en tiempos de Covid”, en una sola plataforma se reúnen variados contenidos pedagógicos de libre acceso, además de información sobre el retorno voluntario a clases presenciales. Por ello el llamado es a integrar un sistema híbrido, que combine ambas modalidades y, además se están dando todas las facilidades para que el retorno sea seguro.

A la fecha de cierre de este reportaje 238 establecimientos ya están abiertos y 625 en proceso de apertura. El Ministerio de Educación reitera que la vuelta a clases presenciales es voluntaria para escuelas y familias, y también hace hincapié en que deben cumplirse todas las medidas sanitarias que resguarden la salud de la comunidad educativa.


La educación es un proceso continuo y los niños, niñas y jóvenes deben seguir aprendiendo. Por ello, los establecimientos educacionales a lo largo de todo el país y el Ministerio de Educación han puesto a disposición de las familias diversos recursos de apoyo pedagógico para evitar la interrupción de los aprendizajes en tiempos de Covid-19.

Para seguir aprendiendo, les invitamos a revisar la gran variedad de contenidos pedagógicos de libre acceso disponibles en:

sigamosaprendiendo.mineduc.cl

Allí encontrarán accesos al programa Aprendo en Línea, Aprendo TV, Biblioteca Escolar Digital, Aprendo en Casa, Radio Enseña, TV Educa Chile, Conferencias en línea, Asesoría personalizada para escuelas, Textos Escolares y el Plan de Lectoescritura Digital (PLED), además de información sobre el “Retorno voluntario a clases presenciales”, que combina la educación tradicional en el aula con el aprendizaje a distancia logrando un sistema de enseñanza híbrido. Éste se sostiene sobre tres pilares fundamentales: voluntariedad para escuelas y familias, reconociendo y respetando los diferentes contextos; cumplimiento de condiciones sanitarias que resguarden la salud de la comunidad educativa; y gradualidad que dependerá de las condiciones sanitarias, pudiendo retroceder de ser necesario.

PROPUESTAS PARA ENFRENTAR LA DESERCIÓN ESCOLAR

Sin embargo, hay una realidad que preocupa: en la actualidad existen en el país más de 186 mil niños, niñas y jóvenes de entre 5 y 21 años sin completar su educación escolar y sin asistir a un establecimiento educacional. Esta cifra podría aumentar a 267.822, según proyecciones del Mineduc, como efecto de la interrupción de clases presenciales.

Frente a esto, el Mineduc conformó un grupo de trabajo transversal de expertos y académicos, quienes tras un mes y medio elaboraron un documento con 15 propuestas que apuntan a detectar oportunamente el riesgo de exclusión escolar, proveer a los establecimientos educacionales de herramientas concretas que los ayuden en la retención y medidas para la reinserción de los alumnos que ya están fuera del sistema.

Las recomendaciones pretenden garantizar el derecho a la educación de los niños, niñas y jóvenes con mayores riesgos de desconexión en su proceso de aprendizaje y que podrían no reintegrarse a clases presenciales, es decir, abandonar el sistema, cuando se retomen las actividades académicas.

Las propuestas se agrupan en cinco grandes temas:

1. Generar un relato común sobre las trayectorias escolares positivas y el rol de los adultos responsables.

2. Propiciar condiciones para que los distintos actores del sistema escolar puedan realizar un trabajo autónomo y activo en promover trayectorias escolares positivas.

3. Fortalecer sistemas de detección oportuna de estudiantes en riesgo de exclusión escolar y apoyar a la comunidad educativa en su uso.

4. Potenciar el trabajo en red para enfrentar la multi-causalidad de la exclusión escolar, tanto en tiempos de clases a distancia como presenciales.

5. Fortalecer programas existentes de reinserción, reingreso y retención escolar.

Reportaje completo en: Revista de Educación N° 391.

Comparte este artículo en: