Conversando

Francisca Díaz, educadora y directora del CPEIP: “El profesor o profesora de hoy debe ser un eterno aprendiz”

27/07/21 por Reveduc

“Tiene que estar en constante reflexión y aprendizaje y para eso es mucho más nutritivo el trabajo en colaboración con los demás docentes de su establecimiento. Allí es donde se mira, se analiza y observa las respuestas de sus estudiantes”, afirma esta maestra de educación básica, quien actualmente lidera el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) del Ministerio de Educación.

¿Cómo surgió su interés por la pedagogía?

La verdad es que desde siempre quise ser profesora, me resultaba atractivo. Eso también tiene que ver con la familia, con el lugar que uno ocupa y cómo se para frente al mundo. Yo soy hermana mayor, siempre tuve gente a mi cuidado y uno va desarrollando cierta responsabilidad por el otro. También hay familiares míos que son profesores, entonces había una valoración y un respeto importante frente a la pedagogía.

Lo más complejo fue al postular a la universidad, porque me iba muy bien en el colegio y tenía la opción de entrar a cualquier otra carrera. Ahí fue la etapa de crisis, con los puntajes en mano me dije: “si me ha gustado toda la vida es porque es algo mío” y marqué como primera opción pedagogía. Hasta el día de hoy me paro en una plaza y empiezo a mirar a los niños, a tratar de corregir, de aportar, de interactuar. A mí las nuevas generaciones me motivan.

Es una de esas profesiones que requieren vocación, que se llevan en la sangre.

Hay un componente vocacional, de cómo uno concibe el mundo y cómo miras las nuevas generaciones que creo que es importante.

Estudié pedagogía porque considero que mostrarle el mundo al otro es de las cosas más emocionantes que existen. Es un ámbito maravilloso en términos de ciencia, de astronomía, de números. Y la calidad de vida de una persona puede cambiar al hacerse dueño de ese conocimiento. En otras palabras, el poder entender el mundo que nos rodea y mostrárselo a las nuevas generaciones con todo el conocimiento que uno como adulto ha ido alcanzando es notable y puede marcar una diferencia tremenda.

Entrevista completa: PRONTO en Revista de Educación N° 394.

Comparte este artículo en: