Ciencia y Tecnología

Forman parte de nuestro mundo: Los seres más diminutos del planeta

03/09/20 por reveduc

La idea de “microcosmos” ha cobrado una nueva dimensión en el último siglo con los diversos hallazgos de la microbiología y hoy cobra especial relevancia al observar los efectos del virus SARS-CoV-2 (más conocido como COVID-19). Se trata del más reciente de los siete tipos de coronavirus descubiertos hasta la fecha. Porque el ser humano y los animales están compuestos por miles de millones de microorganismos, que son unidades de vida dentro de una unidad más grande. Les invitamos a conocer a algunos de estos seres diminutos que conviven cotidianamente con nosotros y/o junto a nosotros.

Los microbios o gérmenes se encuentran en todas partes: en la tierra, en las plantas, en los alimentos, incluso en el ser humano. Son la parte invisible de nuestro hábitat.

“Estos minúsculos seres cumplen un papel clave para mantener la vida en la Tierra: fijan gases atmosféricos, es decir, los reducen para incorporarlos a la biosfera, y también descomponen la materia de plantas y animales muertos para obtener sustancias más simples, que es justo donde empieza la cadena alimenticia. Asimismo, se les ha estudiado ampliamente en la búsqueda de actividades benéficas para el ser humano, como la producción de medicinas, alimentos y enzimas que se utilizan en diversas industrias (…) Su presencia no sólo es benéfica para el ser humano; existe una gran variedad de microbios dañinos que provocan diversas enfermedades”.[1]

Al conjunto formado por los microorganismos, sus genes y metabolitos -cualquier sustancia producida durante el metabolismo (digestión u otros procesos químicos corporales)- se le llama “microbioma”. Por tanto, “el microbioma humano se refiere a la población total de microorganismos, con sus genes y metabolitos, que colonizan el cuerpo humano: se encuentran en el tracto gastrointestinal, el genitourinario, la cavidad oral, la nasofaringe, el tracto respiratorio y la piel”.[2]

BACTERIAS, VIRUS Y OTROS 

¿Qué son los gérmenes o microbios? Se refiere a las bacterias, los virus, los hongos y los protozoos microscópicos que pueden causar enfermedades.

Lavarse las manos a conciencia y a menudo es la mejor forma de impedir que los gérmenes conduzcan a infecciones y enfermedades.

Las bacterias: son organismos unicelulares diminutos que obtienen sus nutrientes del ambiente en que viven. En algunos casos, ese ambiente será el organismo humano o el de otro ser vivo.

Algunas bacterias son beneficiosas para nuestros cuerpos: ayudan a que el sistema digestivo funcione correctamente e impiden que entren aquellas que son nocivas en su interior. Incluso, hay bacterias que se utilizan para fabricar medicamentos y vacunas, pero otras causan problemas como las caries dentales, las infecciones del tracto urinario, las infecciones de oído o la faringitis estreptocócica.

Los antibióticos se utilizan para tratar infecciones de origen bacteriano.

Los virus: son material genético (DNA o RNA) empaquetado dentro de una cubierta proteica, que necesita otras estructuras celulares para reproducirse, lo que significa que no pueden sobrevivir a no ser que vivan dentro de otro organismo (una persona, animal o planta). Son más pequeños que las bacterias.

En general, pueden vivir durante una cantidad muy reducida de tiempo fuera de células vivas. Por ejemplo, los virus contenidos en fluidos corporales infectados sobreviven en superficies como las mesas o los asientos del inodoro durante muy poco tiempo, pues se mueren enseguida a menos que invadan a otro huésped. No obstante, si se introducen en el cuerpo de una persona, se multiplican rápidamente y pueden enfermarla.

De hecho, son los causantes de enfermedades de poca importancia, como el resfriado común; de enfermedades habituales, como la gripe; y de enfermedades graves, como la viruela o el SIDA (provocado por el virus de la inmunodeficiencia humana: VIH).

Los antibióticos no son eficaces contra los virus. Se han desarrollado medicamentos antivirales contra un grupo reducido y específico de virus.

SARS-CoV-2 (Síndrome Respiratorio Agudo Grave o Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus en inglés, y popularmente conocido como COVID-19): el virus que hoy tiene al planeta revolucionado.

Tiene algunas particularidades. En primer lugar, forma parte de una extensa familia de virus -los coronavirus- que pueden enfermar tanto a animales como a humanos. En estos últimos, todos los virus de esta familia pueden causar infecciones respiratorias, que van desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS).

Y, en segundo lugar, justamente por pertenecer a la familia de coronavirus, SARS-CoV-2 tiene una forma característica: literalmente es un “virus con coronas”, su forma es esférica y sobresalen unas espículas que le dan la apariencia de una corona.

SARS-CoV-2 causa la enfermedad por coronavirus COVID-19. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), “tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente la COVID‑19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo”.[3]

Asimismo, la OMS ha señalado que “varios perros y gatos (gatos domésticos y un tigre) en contacto con humanos infectados han dado positivo para COVID‑19. Además, los hurones parecen ser susceptibles a la infección. En condiciones experimentales, tanto los gatos como los hurones pudieron transmitir la infección a otros animales de la misma especie, pero no hay pruebas de que estos animales puedan transmitir la enfermedad al ser humano y desempeñar un papel en la propagación de COVID‑19”.[4]

El origen léxico de COVID-19 proviene de CO’, en alusión a la forma de corona solar del virus, ‘VI’ corresponde a la palabra virus y ‘D’ hace referencia a enfermedad (disease) en inglés. Finalmente, se le puso el número 19 por el año en que se detectó en seres humanos.

Los hongos

Son organismos multicelulares parecidos a las plantas. Obtienen los nutrientes de las plantas, los alimentos y los animales en ambientes húmedos y cálidos.

Muchas infecciones por hongos, como el pie de atleta y las infecciones por levadura, no representan ningún peligro para una persona sana, pero sí pueden tornarse complicadas para las personas con el sistema inmunitario debilitado.

Los protozoos

Son organismos unicelulares como las bacterias. Pero son de mayor tamaño que éstas y contienen núcleo y otras estructuras celulares, lo que los hace más parecidos a las células de las plantas y de los animales.

Proliferan en ambientes húmedos; por eso, las infecciones intestinales y otras enfermedades que pueden causar, como la amebiasis y la giardiasis, se suelen trasmitir a través del agua contaminada. Algunos protozoos son parásitos, lo que significa que necesitan instalarse sobre o dentro de otros organismos (como un animal o una planta) para sobrevivir. Por ejemplo, el protozoo que causa la malaria crece en los glóbulos rojos, que acaba por destruir. Otros protozoos se encapsulan y forman quistes, lo que les permite vivir fuera del cuerpo humano y en ambientes adversos durante largo tiempo.

OTROS TÉRMINOS DE INTERÉS

Orthocoronavirinae: Normalmente se les conoce como coronavirus, y es una subfamilia de virus perteneciente a la familia Coronaviridae. Son capaces de infectar mamíferos y aves produciendo una serie de enfermedades respiratorias y digestivas. El SARS-CoV-2 pertenece a la subfamilia Orthocoronavirinae.

Zoonosis: Son las enfermedades que pueden transmitirse entre animales y seres humanos y que son provocadas por virus, bacterias, parásitos y hongos. Se traspasan por contagio directo con el animal enfermo y a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o por la presencia de algún animal intermedio, como un mosquito en el caso de la malaria. También pueden transmitirse cuando se consumen productos de origen animal que no han pasado por los controles sanitarios correspondientes, o por el consumo de frutas y verduras mal lavadas.

El COVID‑19 se propaga por transmisión entre seres humanos y superficies contaminadas, pero parece tener un origen zoonótico. 

Fuentes: RODRÍGUEZ, Karol. “El hábitat de los microbios”. Revista Ciencia. Vol. 68, N° 2, abril-junio de 2017/ OMS (Organización Mundial de la Salud)/ National Geographic y Kidshealth (https://kidshealth.org/es/teens/care-about-germs-esp.html).

:

Coronavirus que afectan al ser humano

El coronavirus de Wuhan (SARS-CoV-2), que produce la enfermedad conocida como COVID-19, sería el séptimo. Los otros son los siguientes:

•       HCoV-229E: Se descubrió en 1966. Provoca en humanos una enfermedad respiratoria similar a una gripe.

•       HCoV-0C43: Se dio a conocer en 1967. También provoca en humanos una enfermedad respiratoria similar a una gripe.

•       SARS-CoV: Originó la epidemia del Síndrome Respiratorio Agudo Grave. Se descubrió en noviembre de 2002, en la provincia de Cantón, China.

•       HCoV-NL63: Se identificó en los Países Bajos en 2003, en un niño con bronquiolitis.

•       HCoV-HKU1: Surgió en 2005 en dos pacientes de la ciudad china de Hong-Kong.

•       MERS-CoV: Provoca el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio, enfermedad infecciosa que se identificó por primera vez en 2012 en Arabia Saudita.


[1] RODRÍGUEZ, Karol. “El hábitat de los microbios”. Revista Ciencia. Vol. 68, N° 2, abril-junio de 2017. En: https://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/68_2/PDF/HabitatMicrobios.pdf

[2] RODRÍGUEZ, Karol. “El hábitat de los microbios”. Revista Ciencia. Vol. 68, N° 2, abril-junio de 2017. En: https://www.revistaciencia.amc.edu.mx/images/revista/68_2/PDF/HabitatMicrobios.pdf

[3] OMS (Organización Mundial de la Salud). En: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

[4] OMS (Organización Mundial de la Salud). En: https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses

Comparte este artículo en: