Tendencias

El ALCOHOL EN NUESTROS ADOLESCENTES

29/12/16 por reveduc

En el Instituto de Chile se organizó el primer seminario de “Consumo de Alcohol y Adolescencia”, el cual contó con la participación de destacados exponentes del mundo de la salud. Ellos dieron a conocer el panorama actual en que se encuentra el país en relación al consumo de bebidas alcohólicas.

img_1220

El uso de las bebidas alcohólicas viene desde la prehistoria en la vida del ser humano. A través de la fermentación de frutos y vegetales, tales como la uva y la cebada, civilizaciones como la egipcia y griega dieron origen a los primeros brebajes, los cuales eran ofrecidos a sus dioses. Con el tiempo, la sociedad mediante la ciencia y la experimentación encontró la forma de acelerar la fermentación natural y así obtuvo bebidas alcohólicas más elaboradas, que alteran las funciones mentales y físicas de la persona que las consume.

El beber reúne a las personas, facilita una falsa alegría y fomenta la empatía social. Esto se convierte en un problema cuando la acción de tomar alcohol se convierte en algo reiterativo, entonces surge la adicción.

Si esto ocurre durante la adolescencia es preocupante, porque es un período en el que se producen cambios físicos, hormonales y emocionales, lo que sumado a la poca maduración de la corteza pre – frontal (toma de decisiones), provoca que las conductas que se adopten estén asociadas a tomar riesgos innecesarios.

 “Antes la adolescencia estaba dada por los padres, ahora los jóvenes deben construir su propia personalidad, pero también con nuestras creencias y motivaciones para la vida, la idea es que esta identidad sea lo más positiva y permita el desarrollo pleno”, comenta la pediatra Patricia González, quien participó recientemente en el seminario “Consumo de Alcohol y Adolescencia”, que fue organizado por la Academia Chilena de Medicina, la Sociedad de Pediatría (SOCHIPE), la Sociedad de Neurología de la Infancia y la Adolescencia (SOPNIA) y la Asociación Chilena de Facultades de Medicina (ASOFAMECH).

Dicho seminario contó con la participación de los doctores Carlos Ibáñez (médico psiquiatra, jefe de la Unidad de Adicciones del Hospital Clínico de la Universidad de Chile), Paula Margozzini (doctora especialista en salud pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica), Patricia González (Presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría), Verónica Gaete (experta en adolescentes) y los psiquiatras Mariano Montenegro (ex director del SENDA) y Alfredo Pemjean de la Universidad de Chile.

 

Consumo a partir de los 12 años

En esa oportunidad, los expertos dieron  a conocer un hecho preocupante: según estudios del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), la iniciación en promedio en el mundo del alcohol es a los 12 años.

De acuerdo a esos estudios, el 80% de las personas mayores de 12 años afirmó haber consumido alcohol una vez en su vida, y 1 de cada 5 adolescentes entre 12 y 18 años declaró haber consumido alcohol durante el último mes. La cifra más preocupante es que 2 de cada 3 escolares ha tenido al menos un episodio de embriaguez en el último año.

Al observar el comportamiento que han presentado al momento de consumir alcohol, se detecta que entre los 15 y los 24 años toman 8 tragos en promedio cada día. “Este consumo es indiscriminado, porque un adolescente no debe tomar, al no saber medir las consecuencias y no tener un criterio formado se siente omnipotente”, señala el doctor Mariano Montenegro.

Un 63% de los estudiantes entre 8º básico y 4º medio declaró haber consumido más alcohol del necesario en el último mes, quedando en estado de ebriedad. Esto representa a 2 de cada 3 escolares del país entre 12 y 18 años. El consumo es mayor en los sectores vulnerables que en los sectores de clase media. Sin embargo, en los sectores con mayores ingresos del país hay más adolescentes que consumen alcohol.

“Es importante retardar la edad de inicio en el alcohol, ya que si eso se produce sobre los 21 años  la probabilidad de tener problemas de consumo en la adultez es  2 ó 3 veces menor que si se parte antes de los 18 años”, comenta Mariano Montenegro.

Otro punto que se enfatizó en el seminario es la gran facilidad que poseen los adolescentes chilenos para comprar bebidas alcohólicas. Al ser consultados, 1 de cada 4 estudiantes de 8º básico declaró que le parecía muy fácil comprar alcohol y al preguntar a los estudiantes de 4º medio, ellos  declararon que es “facilísimo” comprar alcohol.

Además, la doctora Patricia González comenta: “Hay que considerar que el consumo de alcohol expone al cerebro a ciertas toxinas. Lo mismo ocurre con el THC,  componente activo de la marihuana, interfiere en el cerebro y aunque se deje de consumir la droga, el THC sigue estando presente en el organismo”.

En general, el consumo de alcohol en la población es preocupante. Si vinculamos a esto las enfermedades asociadas al consumo indiscriminado, el panorama es más crudo aún. El estudio realizado por la Universidad Católica sobre la carga de enfermedades y carga atribuible a factores de riesgos en Chile del año 2008,  arrojó que el 22% de las muertes prematuras en Chile son causa de la cirrosis hepática, el 21% por accidente de tránsito y el 15% por problemas a nivel cardiovascular. “Los hombres mueren los viernes y los sábados por accidente vascular encefálico, producto de 2 ó 4 vasos de lo que fuera que beben, es un desencadenante de accidente encefálico”, comenta la doctora Paula Margozzini.

 

Comparte este artículo en: