En el Aula

EDUCANDO PARA EL SIGLO XXI EN AMÉRICA LATINA

05/07/18 por consuelo.agusti

“Tú Clase, Tú País” junto a “ProChile” del Ministerio de Relaciones Exteriores, llevaron a cabo un seminario que abordó las problemáticas actuales, con las que conviven los docentes en América Latina. Instancia en la que expuso el doctor en Sociología y profesor asociado de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales Cristián Cox. Al concluir la jornada, docentes provenientes de Argentina, Colombia y Uruguay dieron a conocer en primera persona cómo es ser educador en sus países.

El encuentro cofinanciado por ProChile, fue organizado por el emprendimiento social “Tú clase, tú País”, el cual ha contribuido por 5 años a mejorar la calidad de la educación, llegando a más de 100 mil docentes de Chile y Latinoamérica.

El profesor y director Centro de Políticas Comparadas de Educación (CPCE), Cristián Cox, habló sobre cómo debiera ser la formación de los maestros y cerró su exposición comentando sobre la formación que reciben los profesores latinoamericanos.

Cox resaltó que hace dos años, la educadora norteamericana Linda Darling- Hammond, en su labor como directora de la ejecutiva de la National Commission on Teaching and America’s Future, participando activamente en el equipo de políticas educativas del ex presidente Barack Obama y planteado en su libro  “Preparing Teachers for a Changing World” (Preparando Profesores para un Mundo Cambiante), expresó acerca de cómo correspondería formar a los jóvenes estudiantes de pedagogía. Teniendo en cuenta que en toda su vida profesional un maestro puede llegar a repercutir en la existencia de más de cinco mil estudiantes, por ende es fundamental que sean capaces de pensar de forma crítica, de resolver situaciones complejas, y saber cómo producir comunicación eficaz, ya que es una de las habilidades claves para la subsistencia de una persona.

Los docentes deben ser rigurosos y disciplinados en su trabajo, porque “no se puede enseñar lo que no se sabe”. Sin embargo, también es vital que los maestros enseñen en contexto: “para entender a fondo al aprendiz que tengo al frente, tengo que tener en mente que esa persona tiene unas categorías de pensamiento que no solo tienen que ver con su propia biología, con su herencia, sino tiene que ver con la comunidad en la familia y eso es otra dimensión”, señala el experto.

Cabe destacar que, el acceso a la educación fue tema de profunda preocupación durante el siglo XX, porque no existían las condiciones para producir aprendizaje en la gran mayoría de los países latinoamericanos. Situación que ha ido mejorando paulatinamente durante este siglo, ya que los alumnos cuentan con aulas, docentes y tecnología para producir el conocimiento, y así lograr concluir su educación.

Por su parte, Martín Rebour, gerente de formación docente del Plan Ceibal de Uruguay señaló: “las tecnologías digitales a los escolares de nuestro país han ido avanzando a una visión mucho más integral y comprensiva de lo que es la innovación educativa, para nosotros es una herramienta fundamental que nos ha ayudado a mejorar los resultados educativos y el aprendizaje centrado en brindar la accesibilidad a la información”.

Estos requerimientos deben ir a la par con los conceptos claves para una formación contemporánea del primer mundo. Así lo ven las prácticas generativas de Bell y Forzani. Éstas pueden ser cruciales para la producción de una enseñanza responsable en cualquier contexto, y suficientemente específicas para ser nombradas, identificadas, enseñadas y evaluadas.

Cox recomienda un listado de prácticas generativas, determinadas por los autores ya mencionados, que todo docente debe dominar, sin importar la disciplina que el maestro posea.

1.- Conducción de un debate en la clase

2.- Explicación y modelamiento del contenido: prácticas y estrategias

3.- Promover e interpretar el pensamiento de cada alumno

4.-  Reconocer patrones particulares y comunes del pensamiento de los alumnos en un dominio de contenidos específicos.

5.- Establecer normas y rutinas para el discurso y el trabajo de la sala de clases.

6.- Coordinar y ajustar la enseñanza durante una clase

7.- Especificar y reforzar conductas productivas de los estudiantes

8.- Implementar rutinas organizacionales

9.- Facilitar y conducir el trabajo de un grupo pequeño

10.- Construir relaciones de respeto con los estudiantes

11.- Hablar sobre un estudiante con padres y apoderados. En este punto la situación ha cambiado:”Hace tres años en Chile, no había ningún currículo de formación de profesores que enseñara eso, porque se creía que hablar de los apoderados no era parte de la formación de los estudiantes”, aclara Cox.

12.-Aprender sobre las experiencias y recursos culturales, religiosos, familiares, intelectuales y personales de los estudiantes, para uso de la enseñanza

13.- Definir objetivos de aprendizaje de largo y corto plazo para los estudiantes

14.- Diseñar una clase y secuencia de clases

15.- Verificar la comprensión de los estudiantes durante y en la conclusión de las clases

16.-Seleccionar y diseñar evaluaciones formales del aprendizaje de los estudiantes

17.- Interpretar el trabajo y los resultados de los estudiantes, incluyendo tareas rutinarias, cuestionarios, pruebas, proyectos, y evaluaciones estandarizadas, porque la tendencia es evaluar de distintas formas el desempeño de los alumnos

18.- Proveer retroalimentación oral y escrita a los estudiantes

19.- Analizar la enseñanza con el propósito de mejorarla

(Fuente: University of Michigan School of Education 2013)

 

¿CUÁL ES LA FORMACIÓN QUE RECIBEN LOS DOCENTES DE LATINOAMÉRICA?

Una encuesta asociada al Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE) de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe OREALC/UNESCO Santiago del año 2013, arrojó la siguiente información:

Más de 7.8 millones de personas son profesores en la región. Y sobre la distribución de los alumnos, el estudio proyecto evidencia que el 14.6% de los niños y niñas se encuentran en educación primaria infancia, el 37.8% en primaria, el 26.6% en secundaria inferior y el 21% en secundaria superior.

El porcentaje de estudiantes atendidos por maestros que poseen título de profesor de nivel post- secundario fluctúa entre 99% en Uruguay, mientras que en Guatemala es de un 40%.

Mientras que la diferencia de aprendizaje a favor en estudiantes cuando su maestro formador posee título post-secundario, son significativos en Brasil, Ecuador, Nicaragua y Perú.

Por otra parte, el estudio TERCE arrojó que un 34% de los estudiantes de sexto grado son instruidos por docentes que han llevado a cabo algún curso de perfeccionamiento en matemática en los últimos años.

Sin embargo, en nuestro país y en República Dominicana no se presentaron diferencias significativas, mientras que en Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, México, Nicaragua y en Perú se observaron puntajes positivos en matemáticas, en los alumnos que fueron educados por profesores que poseen cursos en la asignatura.

Por lo planteado anteriormente por el TERCE, es crucial que los maestros desarrollen las competencias del siglo XXI, porque estas implican un mayor conocimiento, manejo de habilidades y actitudes para resolver los actuales desafíos en el aula.

“Yo vengo de la escuela basada en la enciclopedia y estudié una maestría en educación donde lo más importante era leer y hacer trabajos prácticos. Y mis colegas actuales no conocían lo que era un diseño curricular, siendo que poseen estudios de magister de educación, entonces uno se pone a pensar en ese lugar, ¿es importante conocer a fondo la pedagogía?, porque en este punto los docentes comentan no que tienen tiempo para la teoría, porque hoy en día no leen más de 4 hojas, y muchos prefieren pasar una película en su clase y listo. No comparto esta forma de enseñar, porque tiene que haber un contenido pedagógico que sostenga el hacer” dice Lucía Feced, directora general de la Escuela de Maestros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Ante situaciones como esa, Cristián Cox sugiere que exista un mayor compromiso al momento de enseñar, para desempeñar las acciones educativas de acuerdo con las siguientes dimensiones.

Fuente: Profesor Cristián Cox.

 

“La clave de la formación de un buen profesor, es lograr acuerdos sobre qué es hacer docencia de excelencia y qué tipo de profesional la va a desempeñar y cómo se va a formar”, concluye.

Comparte este artículo en: