En el Aula

Educando en la Isla de Quinchao

16/11/21 por Reveduc

La docente Andrea Torrealba actualmente trabaja en la Escuela Teresa Cárdenas de Paredes en la comuna Quinchao, ubicada en la provincia de Chiloé. A pesar de la lejanía, crea sus clases de Lenguaje, Inglés y Artes, adaptándolas a su realidad rural, para tratar de disminuir la distancia física que los aleja del mundo.

La profesora junto a sus padres y dos de sus hermanos emigraron el año 2000 de la comuna de Quilpué, ubicada en la Región de Valparaíso, hasta la Isla de Quinchao en Chiloé. Los movía una mejor calidad de vida.

Allí terminó sus estudios secundarios y se matriculó en la Universidad de Artes y Ciencias Sociales (Arcis), donde estudió pedagogía básica con mención en Inglés, ya que aquella especialidad venía incluida en aquel entonces.

Comenzó a trabajar el año 2012 en la Escuela Teresa Cárdenas de Paredes, de Quinchao, la cual está a media hora de Curaco de Vélez, localidad en que está radicada con su familia. Cerca de un centenar de alumnos asisten a esta escuela, que ofrece matrículas desde el nivel de prebásico hasta 8° básico. Allí la educadora desarrolla un taller de Inglés, clases de Lenguaje y Artes Visuales a todos los cursos.

“Ingresé al establecimiento por la mención de Inglés, pero hago clases de Lenguaje y también de Tecnología y Artes, pues siempre he tenido afinidad con esas especialidades, ya que me gusta que los niños exploren, usen distintos materiales y trabajen volúmenes, porque para mí el arte no es solo el dibujo limpio y perfecto para las efemérides”, comenta Andrea.

UN NUEVO ESPACIO PARA CREAR

Eso es lo que consiguió esta educadora: una sala dentro del establecimiento exclusiva para la especialidad de Artes, así los niños y los jóvenes podrían tener un espacio para hacer volar su imaginación. Idea que fue reforzada gracias a los proyectos que llevó a cabo con la plataforma “Dale Profe”.

Asimismo, obtuvo financiamiento para comprar unos sets de artes, que tenían todo lo necesario para que sus 10 alumnos de 4° básico pudieran trabajar creando un plan de rescate cultural de la isla, para lo cual debieron investigar relatos inéditos del lugar. La idea era llevar esas historias a unos cuadros confeccionados por ellos mismos durante sus horas de clase.

El año pasado, Andrea Torrealba creó otro proyecto donde llevó el teatro a las aulas. Esa actividad la realizó junto a unas colegas de Lenguaje y de lengua indígena.

La ejecución de la idea, contemplaba la entrega de todos los materiales a los estudiantes, para que ellos solo se preocuparan de crear los personajes de la obra y aprendieran más sobre el lenguaje nativo de los pueblos indígenas.

Lamentablemente, por la llegada de la pandemia del Covid-19 no pudieron presentar los trabajos finales, así es que debieron seguir trabajando en sus hogares. Tarea que fue complementada con el envío de materiales por parte de la educadora, quien los supervisó a distancia, a través de contactos online.

Gracias a la presencialidad que se ha producido este semestre, el proyecto se retomó durante estos días. Ahora se aprontan a grabar cada historia de los niños, para luego evaluarlas.

Reportaje completo en: Revista de Educación N° 395.

Comparte este artículo en: