Zona pedagógica

Educación para el cambio climático

10/06/20 por reveduc

En su compromiso con la acción climática, el Ministerio de Educación desarrolló una plataforma con cápsulas de audio para promover la reflexión en torno a las repercusiones que nuestras acciones diarias tienen en el planeta. La plataforma puede usarse desde los hogares para generar una reflexión en familia, o para uso de docentes, gracias a los recursos que incorpora.

Todo lo que hoy ocurre en torno al calentamiento global se comenzó a discutir el año 1972, en la Cumbre de la Tierra de Estocolmo, Suecia. En esa conferencia convocada por las Organización de las Naciones Unidas (ONU), empezaron los primeros cuestionamientos sobre lo que estaba pasando en el planeta a nivel ambiental. En aquel momento los países miembros acordaron 26 principios sobre el desarrollo y el medioambiente. Fue en este último punto, donde se incluyó información relativa al cambio climático, la que ha servido de cimiento para establecer acuerdos y protocolos posteriores. En 1979 se organizó la primera Conferencia Mundial sobre el Clima. Pero no fue hasta 1994, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), cuando se iniciaron las Conferencias de las Partes, más conocidas con la sigla COP.

Desde esa fecha hasta ahora se han llevado a cabo 25 reuniones, en las que participan los líderes de 196 naciones más la Unión Europea. Instancias donde ven las causas] consecuencias y se definen acuerdos mundiales para ayudar a revertir la situación. Por ejemplo, en la COP de París de 2015 se acordó limitar las temperaturas globales por debajo de 1,5° C a fines de siglo.

PROYECCIONES 2030-2050 Hoy la situación se vuelve más compleja, porque la temperatura a nivel mundial en promedio ha aumentado 1° C sobre los niveles preindustriales. Si esto no mejora, va a aumentar a 1.5° C. Y se estima que esto podría seguir elevándose entre 2030 y 2052, hasta alcanzar entre 3 y 5° C.

Esta realidad tiene su origen en el actuar desmedido de la humanidad, debido al mal manejo con la producción, distribución y consumo de los combustibles fósiles: petróleo, carbón y gas natural.

Algunas de las principales consecuencias de esta problemática se han evidenciado en el incremento de las temperaturas en todo el planeta Estas se han visto reflejadas en fenómenos climáticos extremos como, por ejemplo, un gran aumento en el nivel del mar o en grandes sequías. También se han producido problemas nuevos de salud en la población, así como la desaparición de algunas especies animales lo cual puede llegar a impactar a nivel productivo en la agricultura, entre otros perjuicios.

 Aún es posible limitar las nefastas consecuencias provocadas por el cambio climático, pero para esto se necesitan transformaciones y modificaciones en la forma en que todos habitamos y convivimos con el planeta.

Reportaje completo: Revista de Educación N° 389.

Comparte este artículo en: