Editorial de la Revista de Educación

La imprescindible clase presencial

Sin duda, el 2021 trae consigo una serie de nuevos e inéditos desafíos desde todos los frentes para nuestras sociedades a nivel global y, por supuesto, local. Los últimos meses, la pandemia del coronavirus no ha dado tregua en lo sanitario, en lo económico, en lo social, y nos ha exigido cambios sustanciales en paradigmas sobre los cuales veníamos funcionado por décadas. Nos ha obligado a adoptar modos de vida inéditos y, en ocasiones, a ajustar nuestras rutinas, nuestra cotidianeidad.


En cuanto al ámbito educativo, en este complejo escenario, quienes ejercemos cargos públicos tenemos la enorme responsabilidad de dar cumplimiento a los protocolos y medidas que se van definiendo y que comprometen algo tan esencial como la educación de nuestros niños, niñas y jóvenes.


Hemos cerrado el año 2020 con una serie de implementaciones, apoyos y reforzamientos técnicos, pedagógicos, administrativos y presupuestarios para hacer funcionar escuelas y liceos en modalidad de clases remotas y más de mil establecimientos abiertos a clases presenciales, en un gran esfuerzo en conjunto con todos los actores del sistema escolar. Los sostenedores, directivos, docentes, familias y estudiantes, todos aquellos que conforman el delicado e imprescindible ámbito educativo, son el centro de nuestras tareas y es justamente desde allí, y teniendo en cuenta sus necesidades y preocupaciones, donde hemos planificado los pasos a seguir para este año que se inicia tan desafiante como el que dejamos.


Tenemos muy claro que las pérdidas de aprendizaje de nuestros estudiantes son difíciles de sustituir, y por ello estamos potenciando al máximo todas las posibilidades que nos puede dar un nuevo calendario escolar, con partida el 1 de marzo, organizado de tal forma que siempre privilegie las clases en aula, presenciales, por supuesto dentro del marco del estricto cumplimiento de las normas sanitarias y con el respaldo de todas las herramientas desarrolladas que nos entrega la tecnología en línea.

La idea es que la modalidad presencial sea la regla para el 2021. De hecho, los expertos del Consejo Asesor “Paso a paso abramos las escuelas” concluyen que es imprescindible garantizar que el 2021 no sea otro año sin clases presenciales. Para ello, desde el Mineduc y en conjunto con las tres asociaciones de municipalidades, la dirección de la Nueva Educación Pública (NEP) y representantes de colegios particulares subvencionados, hemos publicado y difundido un oficio a los colegios en el cual se entregan los lineamientos para que éstos trabajen en el diseño de un plan de regreso presencial que integre los protocolos sanitarios oficiales emanados del Ministerio de Salud, y que debe ser entregado a más tardar el 8 de enero de 2021. Así, en el Mineduc dispondremos de la información y la colaboración de los propios establecimientos escolares en esta reapertura a las aulas.

Queremos y necesitamos que se abran las puertas de nuestras escuelas y liceos. Hemos sugerido que el año se divida en trimestres, y que el plan de estudios esté enfocado en el desarrollo socioemocional de los estudiantes y fuertemente centrado en las asignaturas de lenguaje y matemáticas, porque sabemos que ellas impactan en los otros aprendizajes.


Con las aulas abiertas, los bancos y pizarrones dispuestos, la mirada puesta en los aprendizajes de nuestros niños, niñas y jóvenes, queremos enfrentar positivamente los retos del nuevo año.

Jorge Poblete Aedo
Subsecretario de Educación

Se puede descargar la Revista de Educación N° 392: aquí

 

Comparte este artículo en: