Reseñas destacadas

“DIARIO DE UNA REINA”

17/12/19 por reveduc

Así se titula el último libro de Georgina Gubbins, inglesa que lleva más de 40 años en Chile. Narrado en primera persona por una culta abeja reina, sumerge al lector en la vida cotidiana de la colmena, relatando paso a paso lo que ahí adentro sucede. La intención de la autora es despertar en niños y adultos conciencia sobre la necesidad de proteger a esta especie de insecto polinizador que está en peligro de extinción.

“Nací en los primeros días de la primavera cuando mi madre, la reina de la colmena, me depositó en forma de huevo en una celda hecha de cera. No medía más que un grano de polen. Al tercer día me transformé en larva. A diferencia de mis hermanos los zánganos y mis hermanas las ovejas obreras, que a partir de este momento recibieron solo una mezcla de miel diluida con agua y polen, yo seguí siendo alimentada con jalea real”.

Así comienza el primer capítulo del libro “Diario de una Reina”, escrito por Georgina Gubbins, quien nació en Inglaterra y ya lleva más de 40 años viviendo en Chile. Estudió literatura hispánica, inglesa y francesa en la Universidad de Bristol, además de obtener un diplomado en ilustración en la escuela de arte británica West Dean College. 

“La literatura ha estado siempre presente en mi vida. Escribir es una necesidad, lo he hecho desde muy pequeña. Nació de la costumbre de escribir cartas a mis familiares y amigos. Primero desde distintos colegios internos y luego desde Chile por más de 40 años”, cuenta Georgina.

Pero su idea de abordar el tema de las abejas surgió después del terremoto de 2010, cuando se le ocurrió instalar colmenas en su casa en el pueblo de Vichuquén. “El libro se gestó mientras aprendía el oficio de apicultura junto al apicultor Arturo Navarro y la colaboración generosa de sus amigos apicultores de la región del Maule”, explica.

Ilustración del libro “Diario de una Reina”.

ALGUNOS DESCUBRIMIENTOS ALUCINANTES

1) Esta especie ya tiene un lugar en la historia. Tal como señala el texto, que corresponde a un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, las abejas producen propóleos (una mezcla de resina de árbol y saliva de abeja) y “sus múltiples propiedades cautivaron a los egipcios, quienes los utilizaron para embalsamar a sus faraones”. Se dice que “gracias a los propóleos, el cadáver de Alejandro Magno -Rey de Macedonia, Hegemón de Grecia, Faraón de Egipto y Gran Rey de Media y Persia- pudo recorrer millones de kilómetros de su reino para que todos sus súbditos se despidieran antes de que fuera sepultado”.

Además, según cuenta esta obra, los griegos consumían miel antes de los Juegos Olímpicos y los romanos también disfrutaban al incorporar este producto en sus platos gastronómicos.

Incluso los faraones egipcios trasladaban a las abejas por el Río Nilo para que fueran a polinizar otras orillas.

“Es difícil decir cuáles son las primeras civilizaciones que mejor comprendían la importancia de las abejas porque datan de la prehistoria, pero los egipcios han demostrado haber tenido mucho conocimiento sobre la importancia de las abejas para la polinización de sus cultivos”, agrega la autora.

2) Las abejas sorprenden a diario con su adaptabilidad. Así lo señala Gubbins, quien afirma: “Su comportamiento varía según el clima, el ánimo de su reina, los peligros de posibles adversarios como enfermedades, incendios, calores extremos producido por el cambio climático, asesinos intrusos, etc. Ellas viven y trabajan muchas veces bajo condiciones muy adversas y me sorprende cómo logran sobrevivir a pesar de todo”.

De hecho, el libro cuenta hechos sorprendentes como la rapidez con que la abeja reina luego de nacer elimina brutalmente a otras princesas que podrían convertirse en reina. También relata cómo todas las abejas en invierno se reúnen y forman una gran bola para proteger a su reina, quien no debe pasar frío si quiere poner huevos en la próxima temporada.

Ilustración del libro “Diario de una Reina”.

UN LLAMADO A LA CONCIENCIA

Según Georgina Gubbins, la idea de este libro es justamente despertar conciencia sobre la importancia de las abejas. “El peligro de extinción de nuestras abejas, tanto domesticadas como silvestres, es latente, pero si tomamos conciencia, dejamos de maltratarlas con el uso de pesticidas y cuidamos su flora estamos a tiempo de salvarlas de una posible extinción”. 

Explica que este texto es para toda edad, aunque fue escrito específicamente para niños a partir de los 8 años. “El tema es interesante por lo que recomiendo que sea leído en familia porque hay capítulos que son más complejos y se pueden crear lindos momentos entre los lectores, que son didácticos y lúdicos a la vez”, señala.

La narración se complementa con numerosos dibujos que fueron realizados con acuarela. “Gracias a la visión y el trabajo de la diseñadora Carolina Hevia y la empresa DRAFT éstos tomaron una nueva vida, causándonos gran sorpresa a la reina y a mí, que los considerábamos meros bosquejos”, dice la autora.

Ilustración del libro “Diario de una Reina”.

Ella afirma que todo libro de no ficción que trate temas contingentes (ecología, historia, biología, etc.) siempre son una forma lúdica y simpática importante para la lectura en los colegios.

“La geografía chilena, su increíble su flora y fauna me ha inspirado siempre. Cartas del Desierto fue escrito con un problema histórico específico en mente, la vida de los inmigrantes ingleses en las salitreras nortinas, pero fue el desierto lo que realmente me inspiró y me acompañó durante todo ese viaje. Lo mismo con el Bestiario, un libro de grabados de animales chilenos en peligro de extinción, en el cual también se destaca la diversidad de la geografía chilena donde éstos habitan”, concluye.

Comparte este artículo en: