En el Aula

Cristóbal Rojas: Entre los 50 mejores docentes del mundo

10/09/21 por Reveduc
Foto: Gentileza Elige Educar.

La Orquesta “Sonidos de Luz”, compuesta íntegramente por jóvenes ciegos o con visión reducida, aspira a convertirse en la mejor de Latinoamérica. Todo ello gracias al trabajo del profesor de Música, Cristóbal Rojas Basso, quien acaba de ser seleccionado dentro de los 50 mejores profesores del mundo en el certamen internacional de Global Teacher Prize 2021.

La agrupación musical que hoy dirige el profesor de Música, Cristóbal Rojas, nació el año 2004, bajo el amparo de la Fundación Luz, entidad que surgió en 1924 de la mano de un grupo de mujeres, entre ellas Ester Huneeus, más conocida como Marcela Paz, autora de la famosa saga de libros “Papelucho”.

Al poco tiempo formaron el Hogar de Ciegos Santa Lucía, el cual pasó a ser el Colegio de Ciegos Santa Lucía. Cabe señalar, que en 1947 este establecimiento fue reconocido por el Ministerio de Educación como la primera escuela para ciegos de América Latina.

Allí surgió una orquesta, que lleva el mismo nombre que el colegio. Y que es considerada el semillero de la Orquesta “Sonidos de Luz”, compuesta actualmente por 10 jóvenes entre 14 y 30 años.

LA NUEVA ERA DE LA BANDA

Con la llegada de Cristóbal Rojas a la orquesta, se gestó una gran amistad y conexión con los jóvenes. Esto hizo más fácil incorporar nuevos estilos de música y así ampliar el repertorio musical.

El Jazz, por ejemplo, fue una novedad para ellos, que hasta ese momento solo tocaban música clásica, popular o folclore.

Pero, ¿cómo logró este docente dirigir a estos alumnos, que son ciegos o con visión reducida? La dirección de orquesta, como ya sabemos, se realiza principalmente a través de enérgicos movimientos de brazos y manos. Pero dada la condición de  sus músicos, desarrolló su propio método de comunicación.

Este consiste en hacer diferentes sonidos con un pandero, que él pone en su pie. Además, incluye ruidos con el bajo dentro de la interpretación, los que son imperceptibles para el público, pero para los jóvenes músicos se traducen en un cambio en el tono de la canción o una variación en el ritmo.

“Con el pandero vengo trabajando hace cinco años y gracias a ese instrumento, logro marcar el pulso de la canción y la métrica. Por ejemplo, cuando interpretamos algún solo en jazz, con el pandero les doy indicaciones para que comiencen a tocar, así como también les voy marcando los finales”, comenta el profesor.

Todo lo que ensayaron desde la incorporación del docente en el año 2015, se vio reflejado en el primer disco de la banda llamado “Música para tus ojos”, un trabajo que recopila 10 canciones y que fue presentado al público en el año 2019.

Nueve de los temas son covers y uno es original. Este último, llamado “Blues para Luciano”, es especial para ellos pues se trata de un homenaje al contrabajista de la orquesta, quien falleció el año 2017 después de una larga lucha contra un tumor cerebral.  

Dentro del repertorio internacional hay temas de Astor Piazzolla (Argentina), Jorge Ben (Brasil), y un Standard de Jazz norteamericano llamado “All of me“. También hay canciones de artistas nacionales tales como Illapu, Los Tres y Joe Vasconcellos. Este último colaboró en la elaboración de este material discográfico junto a Pedro Villagra, destacado flautistasaxofonistaguitarrista y compositor chileno.

CON JOE VASCONCELLOS EN VIVO

La producción del primer disco de esta agrupación fue posible gracias al Fondo Nacional para el Desarrollo Cultural y las Artes, (FONDART). “Gracias a eso grabamos prácticamente todo el año 2019. Tuve la suerte de participar en toda la producción del disco, y una vez que estuvo listo, logramos lanzarlo en la Sala Master de la Universidad de Chile y, a la vez, fue transmitido por la radio de la misma universidad”, agrega Rojas.

Fue en medio de este proceso de grabación, cuando el director organizó la primera presentación oficial de la Orquesta “Sonidos de Luz”, en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) en Santiago.

El evento fue muy importante para los jóvenes, porque por primera vez tocaron con Joe Vasconcellos. Él grabó para el disco la canción “Mágico ideal”, junto a la orquesta. Y luego de su interpretación, tuvo palabras muy emotivas para los integrantes: “Trabajar con la Orquesta Sonidos de Luz es un privilegio y, sin duda, es un ejercicio de admiración recíproca. Compartir con ellos ha sido un placer y también lo hago muy feliz ya que esto ayuda al sueño que todos tenemos de un Chile mejor”. Además, Pedro Villagra los acompañó en la interpretación de “Waylas de Cala Cala”.

Fue tanto el éxito, que el año 2019 realizaron otra presentación con Nano Stern y Cecilia Echeñique, entre otros artistas chilenos.

El buen trabajo y la perseverancia de estos niños y jóvenes llegó hasta los oídos del cantante norteamericano Stevie Wonder, quien se interesó en conocer su historia. Y gracias a ese breve llamado, aún mantienen el contacto.  

EL PUNTAPIÉ INICIAL DE BERNABÉ

Esta Orquesta sueña en grande. Por un lado, aspira a convertirse en la mejor de Latinoamérica. Y por otro, sus integrantes empezaron a creer en ellos y cumplir sueños que antes les parecían demasiado lejanos.

Todo comenzó cuando uno de estos jóvenes, Bernabé Catalán, ingresó en 2019 al Conservatorio de la Universidad de Chile. Él tiene una habilidad extraordinaria: un oído absoluto, que es la capacidad de identificar las notas musicales sin la ayuda de un estímulo auditivo referencial. Tan solo una de cada 10.000 personas tienen esta facultad casi sobrehumana. Y Cristóbal Rojas lo trata de explicar al afirmar que “Bernabé puede escuchar un bocinazo en la calle y decir: ‘Eso es un Si bemol’”.

Algunos genios de la música y/o artistas con oído absoluto son Johann Sebastian Bach, Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Miles Davis, Ray Charles, Bárbara Streisand, Freddie Mercury, Michael Jackson y Stevie Wonder.

Rojas cuenta que el ingreso de Catalán a la Universidad de Chile provocó que los demás miembros de la orquesta soñaran por primera vez con estudiar música en establecimientos como la Escuela Moderna o en la Academia Projazz. Bernabé, en el fondo, fue como el puntapié inicial para que los otros jóvenes se plantearan la opción de estudiar.

ENSAYOS EN TIEMPOS DE PANDEMIA

En 2020, el Covid-19 trajo problemas en la metódica rutina de ensayo del profesor Cristóbal y la banda. Antes de la llegada del virus, ensayaban un promedio de cuatro horas, a la semana, en el Colegio Santa Lucía, ubicado en la comuna de La Cisterna. Generalmente tenían prácticas individuales y también con los profesores de percusión y de piano, que son parte del equipo.

La pandemia, además, terminó con todas las posibilidades de actuar en vivo. Este abrupto cambio produjo mucha frustración en los músicos, que estaban preparando una presentación para el Festival Lollapalooza 2020, entre otros compromisos agendados.

Pese a ello y al encierro debido a las cuarentenas, comenzaron a ensayar en abril por la plataforma Zoom. Así lograron mantener el contacto y no perder la continuidad de los ensayos.  

“Nos juntamos con nuestros instrumentos, pero fue complejo al principio. Después, tomé contacto con cada uno de ellos, para ensayar y ver cómo estaban. Primero tocaba yo y luego repetían lo que había tocado. También aprovechábamos el momento para profundizar en cosas teóricas”, comenta Cristóbal.

Unos meses más tarde, uno de los músicos anunció que tenía en su casa un interfaz (dispositivo que gestiona las entradas, salidas y el procesamiento del sonido, el cual se puede conectar al computador). Esto les ayudó a crear un pequeño estudio de grabación casero y así seguir practicando mientras continuaba el distanciamiento social.

GLOBAL TEACHER PRIZE 2021

Cristóbal Rojas acaba de ser seleccionado dentro de los 50 mejores profesores del mundo en el certamen internacional de Global Teacher Prize, anuncio que fue efectuado ayer por la Fundación Varkey.

Cabe señalar que fue nominado a  este concurso por la directora ejecutiva de la Fundación Luz, Sofía Villavicencio Cornejo. Gracias a esa postulación ya había quedado seleccionado dentro de los 20 semifinalistas de la categoría general en la versión chilena del concurso.

Luego, se abrió otra categoría que buscaba destacar justamente a un docente de su especialidad, lo que le permitió también ser reconocido como el mejor profesor de Música de Chile. “Cuando me nombraron ganador de la categoría de Música, fue una tremenda sorpresa y alegría, porque sabía que esto iba a traer una mayor visibilidad al proyecto que estamos desarrollando”, señala.

“Yo no postulé por el premio, lo hago por la educación, por la música y por la cultura”, comenta emocionado.

LA MÚSICA EN LA SANGRE

La ceguera para el docente es un tema que le llega muy de cerca. Su abuela materna era no vidente. “Yo tenía cerca de 10 años cuando la veía frente al piano. Siempre me llamó la atención su forma de tocar el instrumento. Traté de imitarla cerrando mis ojos, para aprender y hacerlo como ella”, agrega Cristóbal.

Su padre, Jorge Rojas, era profesor de Historia en el Liceo Manuel de Salas, donde él estudió toda su vida. Junto a él aprendió más sobre la música y la trayectoria de grandes personajes como Beethoven y Bach.

“Yo fui criado por mi padre, porque mi mamá falleció cuando tenía nueve años. Gracias a él aprendí a querer la pedagogía, la cultura y la música, pues además es folclorista y llegó a tocar junto a Víctor Jara”, agrega.

Luego de terminar el colegio, Cristóbal ingresó a estudiar Pedagogía en Música a la Universidad Mayor. Y antes de llegar a la Fundación Luz, trabajó en otras dos escuelas, con niños con capacidades diferentes, ayudándolos a integrarse al mundo de la música y los instrumentos.

Sin embargo, su trabajo en esta orquesta juvenil ha sido lo más desafiante e importante de su carrera, porque involucra un fuerte contenido cultural, social y educacional.

“Estamos trabajando para que nuestra Orquesta llegue a ser la mejor de Latinoamérica, y así poder tocar junto a Andrea Bocelli y Stevie Wonder”, concluye.

El certamen final de Global Teacher Prize se efectuará en Francia en octubre de este año.

Comparte este artículo en: