Zona pedagógica

César Baeza, director de la Orquesta del CEMLAP: “Todos avanzan y progresan en sus instrumentos”

22/12/20 por reveduc
Foto: Gentileza Red de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino.

Ni siquiera la pandemia ha puesto fin a los ensayos de la orquesta del Complejo Educacional Monseñor Luis Arturo Pérez (CEMLAP), ubicado en la población José María Caro, sector sur de Santiago. Aunque ahora la modalidad es online, se organizaron incluso para celebrar el aniversario N° 150 de la Red de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino, de la que forman parte. Y con el “Himno de la Alegría” de Beethoven cautivaron a profesores y alumnos.

¿Cuántos niños componen la Orquesta del CEMLAP y qué instrumentos tocan?

Actualmente, estamos trabajando con más de 35 niños y jóvenes, sin embargo, el proyecto puede recibir 50 estudiantes aproximadamente. Tenemos chicos de 4° básico hasta 3° medio. Cada pequeño músico en formación posee un instrumento en préstamo, el que es de uso personal. Estos instrumentos pueden ser: violín, viola, violonchelo o contrabajo de la familia de las cuerdas; flauta traversa o clarinete de la familia de los vientos madera. Por último, pueden escoger también la trompeta, trombón, corno francés o tuba, de la familia de los vientos metales (o bronces). Aún no tenemos instrumentos de percusión, posiblemente el próximo año la escuela pueda adquirir algunos. Esto nos permitiría ofrecer más cupos a la comunidad.

¿Cuáles han sido las presentaciones más destacadas en que ha participado la Orquesta en tiempos normales?

Los escenarios más importantes en donde la orquesta CEMLAP ha interpretado su música son el auditorio Andrónico Luksic del Campus San Joaquín de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y el Centro Cultural de Pedro Aguirre Cerda (PAC). Ambas presentaciones, tremendamente significativas, han quedado en la memoria de los niños, sus familias y la comunidad educativa.

En la primera (Campus San Joaquín) interpretamos nuestro repertorio frente a todo el personal de cada uno de las ocho escuelas que pertenecen a la Red Educacional Santo Tomás de Aquino. El auditorio estaba a tope, y era la primera presentación fuera de la escuela, tan sólo llevábamos un año de trabajo. Tocamos Ojos Azules, Bolo de Limao y una canción infantil.

En el Centro Cultural de PAC, tocamos junto a la Orquesta Clásica de la USACH (una de las cinco orquestas profesionales de Santiago). Esta experiencia la hemos vivido en dos ocasiones. Los músicos profesionales ofrecen este espacio con el objetivo de motivar a los jóvenes músicos, y, sin duda alguna que terminan marcando y dejando huella en cada integrante de esta orquesta y sus familias. Cabe destacar la enorme amabilidad de toda la orquesta profesional, su director, Nikolas Rauss, y cada intérprete que compone esta agrupación. ¡Reciben a los niños como si los conocieran desde hace tiempo, o incluso, como si fueran sus estudiantes! En la mitad del programa, subimos al escenario, para tocar junto a ellos. En esa ocasión, interpretamos unos arreglos que realicé de la gran Violeta Parra, “Arauco tiene una pena” y “Volver a los 17”.

¿Cómo han trabajado en estos tiempos de pandemia?

Hemos realizado varios videos, uno de ellos fue elaborado con algunas colaboraciones.

Cecilia Arce, clarinetista de la Orquesta Clásica de la USACH, nos invitó a participar de un bellísimo proyecto, “Las mujeres por la música de la USACH”, en el que colaboraron Juanita Parra y la Orquesta CEMLAP. Todos estos músicos grabaron en sus casas, con sus celulares y sin micrófonos especiales, sencillamente con los recursos que tenían, para luego todo ser editado y publicado.

Este bello y emotivo video mostró a los niños, músicos profesionales, músicos invitados e incluso a Juanita Parra interpretando el “Todos Juntos” del grupo nacional Los Jaivas, desde la intimidad de sus hogares.

Hasta hoy, el video en Facebook ha acumulado más de 21 mil reproducciones, y a esto hay que sumar las reproducciones en Instagram y Youtube.

“UNA PRESENTACIÓN EN PERFECTA SINCRONÍA”

¿Cómo fue la presentación en homenaje al aniversario de la Fundación Santo Tomás de Aquino?

Ya llevábamos algunas semanas en cuarentena, cuando recibí la llamada de la rectora Virginia Rojas y luego de Ramón Abarca (director de Comunicaciones de la Red Educacional Santo Tomás de Aquino), quienes me propusieron crear un video musical para la ceremonia de aniversario virtual. Cabe destacar que, desde el año 2019, ya nos preparábamos para esta ceremonia presencial que se efectuaría en la Catedral de Santiago, en donde se celebrarían 150 años.

Aceptamos el desafío con algunos temores y sin ninguna certeza del resultado. En esos meses aún no existía la gran cantidad de material audiovisual publicado en las redes sociales, tal como existe hoy. Presentamos varias opciones de repertorio, hasta que se escogió la parte final de la 9na. sinfonía de Beethoven (el Himno de la Alegría). Aquí los estudiantes junto a sus profesores cerramos la ceremonia de aniversario virtual de los 150 años.

Hay que considerar que la Red Educacional Santo Tomás de Aquino posee ocho escuelas en Santiago, lo que suma más de 10.500 estudiantes. No tengo los números exactos de cuántas personas vieron la ceremonia y el video de la orquesta, no obstante, puedo asegurar que fueron miles.

Lo curioso y que quedará como anécdota para contar es que un par de días después en las noticias de MEGA, destacaron nuestra intervención como “una presentación en perfecta sincronía, la que fue vista en simultáneo por toda la comunidad escolar”. Ellos lo vieron en la web y les pareció interesante.

Foto: Gentileza Red de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino.

¿Han evidenciado algún impacto en el rendimiento académico de los niños que asisten a la orquesta? ¿Y algún impacto a nivel socioemocional por parte de los niños y de la comunidad escolar?

Al comenzar el proyecto, pasamos por los cursos ofreciendo los cupos de cada instrumento. Si algún niño desea formar parte de la orquesta, primero debe pasar por una pequeña y muy sencilla audición. Éste es el primer y único filtro para ingresar a la orquesta, de todas formas, no es excluyente, si tenemos un pequeño con mucho interés lo acomodamos en algún instrumento. El interés en estar dentro de un proyecto así, prima más que el talento innato.

El rendimiento académico no es un indicador para que nosotros seleccionemos a algún estudiante. Ya es conocida la teoría de las inteligencias múltiples, que una niña tenga un alto rendimiento no asegura que tendrá un buen desempeño en la música o en algún instrumento.  Por lo tanto, en la orquesta tenemos a niños que les va excelente en sus ramos y otros que lidian con algunas dificultades. No obstante, hemos evidenciado enormes avances en muchos de ellos, no sólo en el área académica sino también en lo que respecta al desarrollo de la personalidad y disciplinas.

Tenemos el caso de chicos que lidiaban con algunos problemas de indisciplina y malas calificaciones, pero hoy ocupan los primeros lugares de sus cursos, y son destacados constantemente. Por otra parte, quienes eran metódicos y responsables en todo, ahora lo son mucho más, debido a la constante práctica de numerosos hábitos a través de la práctica musical e instrumental. Por último, algunos integrantes que llegaron muy tímidos, participan activamente, respondiendo preguntas o haciendo recomendaciones. Esta actitud se ha mantenido durante las clases telemáticas.

¿Cómo les enseñó a estos alumnos a tocar instrumentos? ¿En qué momento de la jornada escolar?

El proyecto de la Orquesta CEMLAP tiene un equipo de profesores especialistas en sus instrumentos, esto es fundamental para asegurar una buena técnica y una correcta aproximación al instrumento. En coordinación con el equipo, vamos resolviendo la línea pedagógica y musical de enseñanza, la que irá guiando el qué enseñar, cómo enseñarlo y el qué tocar y cómo abordarlo. Es un trabajo colaborativo.

Sería muy difícil armar un proyecto de orquesta infantil o juvenil con cada profesor haciendo sus clases alejado de la realidad o nivel de la orquesta, todo debe ser coordinado con el director de la orquesta y el resto del equipo. Por lo mismo, estamos en constantes conversaciones para trabajar y avanzar en coherencia con todo, si no fuera así, serían simples clases individuales de un instrumento cualquiera.

Cada docente tiene una cantidad diferente de estudiantes a quienes les enseña de manera individual con clases personalizadas. Las sesiones, al ser uno a uno, permiten que los profesores lleven un proceso único con cada chico. Todos avanzan y progresan en sus instrumentos de manera distinta, he ahí la habilidad de cada profesional para lograr que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea consistente y significativo.

Los alumnos son retirados de sus salas de clases, en diferentes ramos, tienen su clase individual, y luego vuelven al aula para seguir con sus ramos. Esto nos demuestra dos asuntos muy relevantes:

1.- La responsabilidad que recae sobre el estudiante que integra la orquesta. Hay un compromiso de responsabilidad y compromiso, ahora se debe “cumplir” en otra área más. No debe bajar su rendimiento académico (y si ocurre, se estudia caso a caso, para descubrir qué influyó en esto, rara vez es la orquesta o el estudio del instrumento). Y debe conseguir, puntualmente, todas las tareas o materias trabajadas mientras estuvo fuera de la sala.

2.- El compromiso serio de la dirección de la escuela con el proyecto. Todo el proceso expuesto en el punto 1 no sería posible sin el apoyo y coordinación de la rectora, los profesores de las diferentes asignaturas y los padres. Sería lógico pensar que un niño que es retirado de sus clases, una vez por semana, baje sus calificaciones, sin embargo, el apoyo tras este proceso es importante y fundamental, basado en confianza recíproca de la escuela con las familias y viceversa.

Únicamente, los ensayos de orquesta son después del horario de escuela, debido a que en este espacio tienen que estar todos los integrantes.

“A PESAR DE QUE NADIE ESTABA PREPARADO PARA ESTO, RÁPIDAMENTE NOS PUDIMOS ADAPTAR CON EL EQUIPO DE PROFESORES”

Foto: Gentileza Red de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino.

¿Cómo se organizan en tiempos normales para ensayar, en qué momentos de la jornada escolar hacen eso?

Los estudiantes deben practicar diariamente con sus instrumentos en casa. Pero tenemos un día en donde nos juntamos todos, a esto se le llama “ensayo general”. Aquí estudiamos y aprendemos el repertorio que luego interpretamos en las presentaciones.

También hay otra modalidad de trabajo, llamada “ensayo parcial”, en que se reúne una parte de la orquesta, puede ser sólo los instrumentos de cuerda o vientos, por ejemplo.

En cualquiera de estas modalidades, como es necesario reunirlos a todos, estos ensayos y prácticas se realizan fuera del horario escolar. En vez de que los chicos vayan a sus casas, se quedan ensayando conmigo hasta muy tarde en la escuela.

¿Y cómo lo han hecho ahora en pandemia?

Este trabajo ha sido bastante similar. A pesar de que nadie estaba preparado para esto, rápidamente nos pudimos adaptar con el equipo de profesores. Y ejecutamos varias modalidades de trabajo a través de las pantallas.

Clases de teoría: He ofrecido horario durante cuatro días para realizar estas clases. De esta manera, los integrantes de la orquesta, elijen el horario que más les acomoda. En términos musicales, en este espacio, se aprende y comprende cómo funciona la música, sus componentes, conceptos y más.

Clases parciales: Al igual que en el ítem anterior, ofrezco las clases durante cuatro días a la semana. Esto es muy beneficioso, ya que tengo contacto, casi a diario, con los estudiantes. Estas clases son las que han reemplazado los ensayos de orquesta. A través de la plataforma Zoom Pro, creo grupos por familias de instrumentos, así voy visitando las salas de instrumentos, revisando a cada uno, sus avances y dando instrucciones generales e individuales.

Reuniones de apoderados y estudiantes: A través de estas reuniones, se refuerza el compromiso con las familias. Se aprovecha para conocer las realidades. No sólo se informa lo que viene para el proyecto, sino que también se conversa, dialoga y reflexiona sobre los tiempos que se viven. Los padres agradecen estas instancias, expresando que sus hijos necesitan espacios de esparcimiento y conversación como éstos.

Late “Entre Atriles y Pantuflas”: He creado un programa en formato de Late llamado “Entre Atriles y Pantuflas”, animado y producido por mí. A través de este programa, expongo diferentes temáticas musicales a mis estudiantes. Todo esto a través de una conversación amena y entretenida, lejos de la academia, buscando un aprendizaje inconsciente, desde historias contadas por grandes exponentes de la música nacional. Los primeros en estar fueron sus profesores. Además, hemos tenido grandes invitados, tales como Nikolas Rauss, Felipe Hidalgo, Roberto Becerra, Enrique Vasconcelos, Miguel Farías, Juan Pablo Aguayo y Juanita Parra, en muchos otros. En carpeta tengo grandes invitados. El programa lo transmito desde mi canal de Youtube, de este modo cada niño puede verlo desde su casa y realizar preguntas completamente en vivo a los artistas invitados. Finalmente, quisiera destacar que el Late “Entre Atriles Y Pantuflas” ha tenido muy buenas críticas por parte de importantes músicos nacionales e internacionales.

Asistencia en casa: He acudido a resolver diversos problemas técnicos a las casas de los estudiantes, siempre, con los cuidados y precauciones necesarias. He afinado y hecho ajustes a los instrumentos de los niños. También he llevado diferentes instrumentos a sus casas, repuesto cuerdas y entregado partituras y accesorios.

¿Cuál es el sentido de haber formado esta orquesta? ¿Hay un antes y un después con la orquesta para la comunidad escolar?

La orquestas juveniles e infantiles en Chile no son nuevas, de hecho, ya tienen muchos años de existencia. Desde la primera orquesta creada por el maestro Jorge Peña Hen en La Serena, nuestro país se ha llenado de proyectos como éste. Hoy en día todas las escuelas quieren tener su orquesta, es más, creo que todas las instituciones educativas debieran tenerla.

El sentido de crear una orquesta en CEMLAP es brindar un espacio de formación artístico-musical, a través del cual se engrandezca la visión y proyección personal de los niños y jóvenes, mejorando así sus expectativas, impactando profundamente en cada vida y familia. Ellos adquieren mayores herramientas para desenvolverse en la vida. Todo esto, mediante la práctica musical grupal e individual y el estudio de su instrumento.

Al ser parte de una orquesta, adquieren experiencias inolvidables tales como tocar frente a cientos o miles de personas, viajar y conocer lugares nuevos, conocer otros músicos con intereses comunes, entre muchas otras.

Todo esto se consigue por medio de la música. A mí me tocó esta área de la orquestas juveniles e infantiles o escolares, pero también se puede ver en un grupo folclórico, banda y otras agrupaciones de música.

Muchos profesores jefes se sienten muy orgullosos de que los niños de sus cursos formen parte de la orquesta. Hay otros que se me acercan a preguntar si tenemos cupos disponibles. Ven la orquesta como un espacio de desarrollo artístico y musical, donde se ha llevado a cabo un trabajo serio. Saben los beneficios tangenciales que vienen por consecuencia.

¿Cómo financiaron y esperan seguir financiando esta iniciativa?

Con la escuela nos adjudicamos dos proyectos de creación ofrecidos por la FOJI (Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles de Chile), esto significó que nos entregaran los instrumentos para realizar las clases. A pesar de esto, la escuela aportó con la compra de algunos otros. Los proyectos que ganamos fueron ensamble de vientos y la orquesta de cuerdas, dando origen a la Orquesta CEMLAP.

Dentro de los proyectos adjudicados, existe un compromiso de parte de la escuela, en el que se compromete a solventar el pago de honorarios del equipo de profesores. El propósito de esto es que el proyecto sea completamente gratuito para quienes quieran ingresar.

En un comienzo, se hizo un compromiso por cuatro años, esperamos que siga por muchos años más considerando el buen trabajo alcanzado hasta ahora. Estos buenos resultados han sido consecuencia del trabajo en equipo, cada uno realizando la labor que le corresponde, ya sea, la escuela, los niños, sus familias y nosotros, los profesores.

¿Cómo describiría su experiencia personal a cargo de esta orquesta? ¿Y la recepción de los niños?

Gracias a Dios, considero que he sido bendecido por trabajar acá. Sinceramente, ha sido una experiencia nutritiva para mi desarrollo profesional. La institución ha creído en el proyecto de manera abierta y explícita, a través de Virginia Rojas (la rectora) e Isabel Poblete.
Además, respeta nuestros procesos formativos de la enseñanza musical y valora a cada profesional que forma parte del equipo.

Junto al resto de los músicos docentes, estamos muy contentos de ser parte de esta comunidad educativa, primero de CEMLAP y también de la Red de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino, son serios en su trabajo y honestos en brindar una educación íntegra a sus estudiantes, ofreciendo, por ejemplo, oportunidades como ésta. Son instituciones muy valiosas, que están aportando al desarrollo de la educación del país, CEMLAP en sus familias y la Red, con las ocho escuelas.

El cariño recibido por los estudiantes y sus familias es notable. Hemos encontrado, en su mayoría, personas responsables, esforzadas, agradecidas y comprometidas con el proyecto. No hay muestra de cariño más sincera, que la de un estudiante. Ellos son honestos, devuelven lo que reciben, son transparentes, no tienen filtros. En la práctica de la enseñanza, voy aprendiendo junto con ellos.

César Baeza Morales es profesor de violoncello y director de la orquesta del CEMLAP. Estudió pedagogía en música, con mención en Dirección de Orquestas (Universidad Alberto Hurtado). Cuanta con un Diplomado de especialización; Dirección de Orquestas Juveniles e Infantiles (Universidad Alberto Hurtado). Además, se ha especializado en Colourstring Teacher Training; metodología de enseñanza del violoncello (East-Helsinki Music Institute / Finlandia) y Colourstring Kindergarten Teacher Training; Metodología pre escolar (East-Helsinki Music Institute / Finlandia).

Comparte este artículo en: