Políticas Educativas

CALIDAD EDUCATIVA: NUEVO CENTRO DE INNOVACIÓN Y LENGUAJES DIGITALES

30/10/18 por consuelo.agusti

Hoy nadie lo pone en duda: una educación de calidad despliega el conocimiento y multiplica las oportunidades de aprendizaje de quienes la reciben. Por esa razón el gobierno del presidente Sebastián Piñera ha puesto especial énfasis en la tecnología y junto con las autoridades del sector, lanzó a mediados de julio el Centro de Innovación del Ministerio de Educación. Durante este 2018 la nueva plataforma capacitará a un centenar de docentes de establecimientos públicos y particulares subvencionados. La idea es promover la competencia digital y brindar la alfabetización mediática demandada por el mercado laboral desde el nivel preescolar hasta la educación superior.

Los avances tecnológicos, tales como la automatización, la inteligencia artificial y la robótica, se encuentran dominando el nuevo panorama mundial. Se estima que las demandas por personas que estén capacitadas con habilidades tecnológicas, sociales, emocionales y cognitivas superiores, serán cada vez más recurrentes y urgentes, por ser consideradas las habilidades propias del siglo XXI.

Lo descrito conforma una situación muy ajena a la realidad chilena. De acuerdo con información de la OCDE, en Chile los adultos presentan una baja capacidad de adecuación al cambio y bajo nivel de habilidades digitales. Lo mismo sucede con nuestros estudiantes, que muestran un deficitario desarrollo de sus habilidades digitales, aspecto que se asocia también a la reproducción de las brechas socioeconómicas: a menor nivel de logro en habilidades, menores oportunidades laborales y de ingresos económicos, según lo demostraron las evaluaciones ICILS 2013 y SIMCE TIC 2012.

Este tipo de estimaciones hacen que las autoridades de gobierno pongan énfasis en el apoyo a los establecimientos educativos para que docentes y estudiantes desarrollen habilidades adecuadas a los nuevos escenarios tecnológicos.

La trascendencia de aprender a programar

Ahora la pregunta es: ¿Por qué es tan transcendental aprender a programar?, la respuesta tiene relación con que la tecnología se convirtió en un segundo lenguaje en las sociedades actuales y este lenguaje se puede adquirir desde muy pequeños.

Vale recordar el llamado que hizo a los estudiantes el expresidente Barak Obama, cuando esta política innovadora se implantó en Estados Unidos: “Las tecnologías serán parte importante de tu futuro, no dejes que nadie te diga que no puedes. Y si estás dispuesto a estudiar y trabajar duro, puedes darle forma a ese futuro”, instó el mandatario a los estudiantes de escuelas públicas de su país. “Por eso te pido que te involucres: no te conformes con comprar un videojuego nuevo, crea uno. No te conformes con bajar la última aplicación, ayuda a diseñarla, No te conformes con jugar con tu teléfono, prográmalo. Nadie nace siendo un científico en computación, pero con un poco de trabajo duro, algo de matemáticas y ciencias, prácticamente cualquiera puede transformarse en uno”.

En Chile, una nación en vías de desarrollo, las estimaciones ponen el desafío de apoyar a los establecimientos y a los ciudadanos a desplegar habilidades o cualidades para adecuarse a los nuevos escenarios. Conscientes de ello es que las autoridades gubernamentales propiciarán todo lo necesario para el uso de la tecnología, el Big Data y el avance de la manipulación de plataformas que entreguen mejores recursos pedagógicos y de gestión a nuestros directivos y docentes. Dar herramientas que puedan ayudar a anticipar nudos críticos en el sistema educativo y a disminuir la burocracia en la relación entre Mineduc y los establecimientos educacionales.

Al respecto, se ha detectado en Chile una falta de mayor interrelación entre el Estado, la sociedad civil y la empresa, articulación virtuosa que permite generar una visión estratégica y con un marco integrador de iniciativas que aún están parcializadas.

 

El primer Centro de Innovación Mineduc

Este espacio activará el aprendizaje tecnológico de todos los estudiantes chilenos. “Estamos convencidos de que el nuevo centro del Ministerio de Educación es un gran paso para que Chile se ponga al día, dé un salto adelante y se empiece a preparar para el futuro”, ha señalado el Presidente de la República, principal líder de la iniciativa.

El Plan Nacional de Lenguas Digitales es la primera idea que llevará a cabo este centro, la que partirá el segundo semestre del 2018 en 30 Liceos Bicentenario a lo largo del país. Y también en todas las escuelas públicas y particulares subvencionadas de las comunas de Estación Central, Melipilla, Huechuraba y Lampa, en la Región Metropolitana.

En dichos lugares, docentes y alumnos, trabajarán la programación en la asignatura de tecnología, utilizando la plataforma Code Studio (de Code.org ) para los niveles de 1° a 6° básico y Scratch, que será manejado como recurso pedagógico de forma integrada en las otras asignaturas del currículum de 1° básico a 4° medio. Ambos instrumentos (Code Studio y Scratch) son gratuitos y cuentan con un alto nivel de validación internacional.

Por otra parte, se apoyará a todos los liceos técnicos que imparten la especialidad “Programación”, los que recibirán apoyo para mejorar la conectividad, el equipamiento tecnológico y los softwares que son requeridos en el desarrollo de las competencias que demanda este campo laboral y para la continuidad de estudios. Adicionalmente, se fortalecerá la vinculación con la industria de Tecnología e Información para ofrecer a los estudiantes experiencias de aprendizaje más pertinentes y motivadoras.

El Centro de Innovación además trabajará, de forma transversal, con las dos Subsecretarías del Ministerio de Educación (Parvularia y Educación), focalizando sus esfuerzos en innovaciones que apunten a alguno de los cinco tópicos descritos a continuación:

Aprendizajes para el siglo XXI, y alineados con el currículum:

Prácticas pedagógicas crecientemente centradas en los estudiantes: El futuro que enfrentarán nuestros estudiantes les demandará una serie de habilidades, tanto básicas (por ej. lectura) como las llamadas “Habilidades de este siglo”: creatividad, pensamiento crítico, colaboración, adaptabilidad, entre otras.

Prácticas pedagógicas crecientemente centradas en los estudiantes:

Los estudiantes de hoy deben ser protagonistas de su proceso de aprendizaje, para lo cual es fundamental que sean agentes activos de éste y la importancia del profesor es que, en su rol de facilitador, propicia el desarrollo de nuevas habilidades para el siglo XXI.

Aprendizajes progresivamente personalizados, adaptados a los conocimientos, capacidades e intereses de los estudiantes:

La tecnología juega un papel importante al hacer que la educación sea personalizada para los estudiantes dentro y fuera de la escuela, de manera de poder acompañar y apoyar eficazmente al estudiante en su proceso de aprendizaje, es importante entender cómo identificamos cuál es su progreso, pero también la trayectoria de éste.

Aprendizajes en contextos cada vez más diversos, tanto dentro como fuera de la escuela: El aprendizaje es un proceso integral en el que influyen distintas variables tales como: en dónde estudian los niños y jóvenes, con quién aprenden y qué desafíos enfrentan para expandir su capital humano.

 

Tecnología e información orientadas a resultados:

Potenciar y promover el uso de tecnología para que sea una herramienta que permita facilitar y acelerar el aprendizaje, a la vez que permita prepararnos para los desafíos futuros.

El objetivo concreto del Plan Nacional de Lenguajes Digitales es impulsar la transformación digital del país, motivando a los docentes y estudiantes en el uso de herramientas que contribuyan a promover la enseñanza, el pensamiento computacional y la programación en el aula. “Este es un gran paso para acercar a nuestros niños al lenguaje del futuro y a la programación, de manera que ellos sean ciudadanos del mundo, por eso creemos que tenemos que darles las mayores herramientas que la tecnología y la innovación tengan disponibles”, señala el Subsecretario de Educación.

Entre sus próximos pasos el Centro de Innovación contempla también dotar de internet de alta velocidad a todos los establecimientos que reciben subvención estatal. Y abrir un “observatorio pedagógico”, es decir, un portal para compartir experiencias innovadoras en el campo de la pedagogía de parte de comunidades educativas de Chile y del mundo, de manera que las escuelas nuestras puedan adaptarlas a su propio contexto.

Se estima que gracias al Plan al menos 3mil 200 establecimientos estarán enseñando pensamiento computacional y programación al finalizar el período de gobierno.

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo en: