En el Aula

Aprendizaje basado en tutorías: De México a Chile y de La Araucanía al Colegio Angol

28/12/20 por reveduc

Desde 2017 el Colegio Angol, ubicado en la homónima ciudad de la provincia de Malleco, en la Región de La Araucanía, aplica una metodología de aprendizaje que surgió en México en los años 90. A tres años del inicio de esta aventura, Revista de Educación da a conocer cómo este establecimiento ha incorporado y adaptado dicha metodología, la cual gracias a Fundación Educación 2020 se ha implementado progresivamente y de manera exitosa en nuestro país.

Por Ignacio A. Soto Córdova, Profesor de Estado en Historia, Geografía y Ciencias Sociales, del Colegio Angol.

¿Qué es “Tutorías”?

Consiste en una metodología innovadora que se sustenta en la interacción mutua y simétrica entre dos individuos, cuyo interés por aprender algo coincide. De esta manera, es posible alcanzar un alto grado de apropiación respecto de lo que se enseña y de lo que se aprende.

Al mismo tiempo, se modifican las relaciones clásicas al interior del aula: ya no es sólo el profesor quien detenta el conocimiento, sino que son los mismos estudiantes quienes “se tutoran entre ellos”, dando vida a nuevas formas de concebir el aprendizaje.

El festival de aprendizaje en Puerto Saavedra

Fue allí, cuando a comienzos de 2017, el equipo directivo del Colegio Angol conoció la metodología de redes de tutorías que se hallaba implementando Educación 2020 en la Región de La Araucanía, plan piloto que buscaba fortalecer la educación pública de la zona.

Luego se logró contar con el acompañamiento y preparación de la Fundación, pudiendo implementar la metodología en un 7° básico y formando inicialmente a 10 profesores. Hoy en día son más de 30 profesores del colegio los que han sido incorporados a la red, así como más de cuatro generaciones de estudiantes de distintos niveles.

Luego de cuatro años… ¿por qué aún Tutorías? 

El establecimiento es consciente de las dificultades que muchas veces caracterizan la enseñanza a través de las formas tradicionales de educación, lo cual repercute en la motivación e interés de los estudiantes. Es por ello que una de las principales finalidades de implementar y consolidar redes de tutorías es poner el acento en el desarrollo de las habilidades de los estudiantes, la movilización de recursos personales muchas veces ignorados en la enseñanza regular y el evidenciar los procesos metacognitivos que se encuentran implícitos al momento de aprender.

¿Nuestra premisa? “Cuando un/a estudiante se da cuenta que ‘sabe lo que sabe y puede llegar a saber-hacer’, lo dotas de herramientas que le permiten ser autónomo/a, más dueño de su vida y, por supuesto, más libre y feliz”.

Tutorías desde la voz de sus protagonistas

“Una tutoría parte estableciendo un vínculo entre el tutor y el tutorado, en este vínculo subyace la confianza que motiva al tutorado a avanzar en el aprendizaje sin miedo a equivocarse, desarrollando muchas habilidades en simultáneo. ¿Te imaginas una educación donde los estudiantes tengan confianza, no teman errar, hablen en público, se conozcan y sepan cómo aprenden mejor (metacognición)? ¡Esa educación se puede lograr a través de tutorías!”

Manuel Monsálvez Villavicencio, sostenedor y ex director del Colegio Angol.

“Es una estrategia que nos ha permitido cambiar la forma de enseñar y aprender en el aula. La vinculación que se da entre afectividad, aprendizaje y metacognición en la relación tutora permite a nuestros estudiantes ser protagonistas de su aprendizaje, vincularse afectivamente con otros, ser multifacético (aprender y enseñar lo que saben) y desarrollar múltiples habilidades. Sin duda, es una estrategia con la que se puede transformar la educación actual”.

Yoselyn Troncoso Rivera, directora del Colegio Angol.

“Para mí es un modo de aprender que se va haciendo entre compañeros y profesores. También las tutorías son muy divertidas y para mí son una forma de conocerse mejor entre los compañeros, tanto con niños de cursos mayores y menores. Me ha hecho feliz, ya que aprendí mucho”.

Antonia Díaz, estudiante de 5° básico, formada en tutorías en 2019.

“Es un método de aprendizaje distinto, en donde lo que más me gustó fue la manera de aprender. Esto porque los profesores nos presentaban cosas divertidas, había muchas estrategias dinámicas. Me gustaría que en las clases se incorporaran elementos que utilizamos en las tutorías, como nuestro ‘mandala’ y la ‘ruta tutora’, ya que con ellos era mucho más fácil aprender”.

Sofía Medina, estudiante de 5° básico, formada en tutorías en 2019.

“Desde mi perspectiva la educación convencional sigue manteniendo ciertos nudos que no permiten cambios sustanciales en el proceso de enseñanza-aprendizaje como, por ejemplo, la verticalidad profesor-alumno y los contenidos descontextualizados. Las tutorías se transforman en un modelo revolucionario debido a sus cuatro principales virtudes: un ambiente de confianza, contenidos y acciones desafiantes, motivación por aprender y contenidos transversales que el tutor puede abordar”.

Jorge Retamal, profesor de Historia y Filosofía. Núcleo Impulsor de Tutorías.

“El principal impacto que tiene Redes de Tutorías es el cambio en el paradigma de las relaciones al interior del aula, donde ya no se entiende al profesor únicamente como fuente de conocimiento y donde todos los estudiantes pueden ser capaces de enseñar y aprender desarrollando actividades innovadoras y entretenidas, potenciando todo el proceso metacognitivo de los participantes”.

Oscar Salgado, profesor de Física. Núcleo Impulsor de Tutorías.

“Esta metodología ha enriquecido mi vida como estudiante de muchas formas. Me ayudó a ser más independiente, a siempre intentarlo, a no rendirme. Creo que es muy fácil frustrarse cuando estamos en plena formación y esto me permitió creer más en mí misma. Descubrí capacidades que nunca pensé que tenía, entendí que siempre hay otro camino que podemos tomar y que todos somos capaces de aprender. Fue la mejor decisión que he tomado el ser parte de esta modalidad de aprendizaje junto a mis compañeros y profesores”.

Daniela Velázquez, estudiante de 2° medio, pionera de la formación tutora en 2017.

“Tutorías me permitió ver los dos lados de la enseñanza, como profesor y como estudiante. Me ayudó a comprender cualquier materia de un manera distinta, mucho más fácil y entretenida. Éstas impactaron mucho en mi metodología, tanto de enseñanza como de aprendizaje al ver que existen distintos caminos para llegar a la solución. También me enseñó que no debo rendirme, ya que no existe nunca una sola respuesta correcta”.

Bárbara Donoso, estudiante de 2° medio, pionera de la formación tutora en 2017.

“Considero que Tutorías moviliza cuestiones que, a lo largo de la enseñanza tradicional, muchas veces pasan desapercibidas, como son las competencias emocionales y los recursos afectivos que pueden movilizar los/as estudiantes al momento de asumir un desafío y empoderarse de un tema. Esta forma de trabajo ‘reencanta’ a profesores y estudiantes y les permiten dar sentido a lo que enseñan y aprenden”.

Ignacio Soto, profesor de Historia. Núcleo Impulsor de Tutorías.

Reportaje completo e infografía próximamente en: Revista de Educación N° 392.

Comparte este artículo en: