Tendencias

¿CÓMO APLICAR EL DISEÑO UNIVERSAL PARA EL APRENDIZAJE?

23/10/17 por reveduc

En el II Seminario de Inclusión en la Educación: “El Diseño Universal para el Aprendizaje y su Aplicación al Aula”, organizado por Seminarium Certificación, la directora de Aprendizaje Profesional en CAST (Centro de Tecnología Especial Aplicada), Jennifer Levine, explicó cuáles son los pasos claves para diseñar una lección aplicando el DUA (Diseño Universal para el Aprendizaje).

Al preguntarle a Jennifer Levine, directora de Aprendizaje Profesional en CAST (Centro de Tecnología Especial Aplicada), con qué se ha encontrado al visitar escuelas públicas en EE.UU. que están aplicando el DUA, su respuesta es categórica: “Es un proceso, no es muy rápido”.

Explica que han trabajado con el Departamento de Educación de Massachuset, el de New Hampshire y el de California. “Son procesos que duran aproximadamente cinco años –afirma-. El primer año usualmente se enfoca en los maestros y su aprendizaje de lo que es DUA, cómo lo pueden experimentar en el aula haciendo cosas diferentes, qué cosas funcionan y qué no. En el segundo año empezamos a instalar sistemas dentro de la escuela para aumentar la implementación, por ejemplo, rondas educacionales donde los maestros se visitan en las aulas para observar clases y discutir ‘cómo debiéramos cambiar o mejorar como escuela, no yo en mi clase o tú en la tuya, sino como escuela y comunidad’. El segundo año por lo general tenemos 10 ó 15 maestros en una escuela. Al siguiente año tal vez 30 o la escuela entera, dependiendo del tamaño. Y el cuarto y quinto año tiene lugar el proceso iterativo, que consiste en una mejora continua, en aprender a rediseñar y ajustar las planificaciones de las lecciones”.

 

ETAPAS CLAVES PARA DISEÑAR UNA LECCIÓN EN BASE A DUA

  1. Establecer una meta u objetivo, pensando en todos los estudiantes. “Nosotros al planificar las clases en el DUA comenzamos siempre por el objetivo, asegurándonos que sea claro y riguroso”, dice. Pone énfasis en que “todos los estudiantes pueden llegar al mismo objetivo, no tenemos un objetivo para los que son más inteligentes y otro para aquellos a los que les cuesta más”. Y dichas metas deben ser flexibles y no incluir las formas en que se deben lograr.
  2. Evaluación: reflexionar sobre cómo vamos a saber si el estudiante aprendió o no. Una vez formulado el objetivo, hay que pensar cómo saber si el estudiante ha logrado el objetivo, qué es lo que tienen que ser capaces de hacer para mostrar que han aprendido lo que uno quiere que aprendan.
  3. Definir los métodos y materiales, que pueden ser diversos. “Revisamos las pautas del DUA para asegurarnos que estamos dando distintas opciones de métodos y materiales de apoyo para superar cualquier barrera del aprendizaje que hayamos anticipado”, dice la experta.
  4. Implementar la clase.
  5. Evaluación: observamos la evaluación que hicimos al final para ver cómo se desempeñaron los estudiantes. Diseñamos un nuevo objetivo, para una nueva clase, basándonos en lo que aprendieron los estudiantes y lo que les falta por aprender.

 

 

 

CÓMO ESTABLECER UN OBJETIVO O META

Un ejemplo concreto:

  1. Si el objetivo es que los estudiantes escriban un ensayo de cinco párrafos que describa las fases de la metamorfosis de las mariposas, ocurre lo siguiente: es un objetivo que tiene la forma incrustada (ensayo) y la profesora debe pensar bien cuál es su meta real, qué es lo que quiere que sus estudiantes sean capaces de hacer. ¿Quiere que puedan redactar un párrafo o quiere que ellos comprendan la metamorfosis de las mariposas?
  2. Si el objetivo es que los estudiantes puedan demostrar su comprensión de las fases de la metamorfosis de las mariposas, ocurre lo siguiente: puede ser que puedan demostrar dicha comprensión escribiendo un ensayo, pero quizá también puedan hacerlo construyendo modelos en plasticina, a través de un dibujo o de una presentación en power point. “Hay múltiples maneras para mostrar que se comprendió un contenido. Eso es lo que queremos decir cuando hablamos de una meta sin tener las formas o los medios incrustados”, explica.
  3. Si el objetivo es que los estudiantes escriban un ensayo de cinco párrafos que describa el tema de su elección, ocurre lo siguiente: aquí lo que le interesa al profesor es que el estudiante aprenda a redactar, no que sepa las fases de la metamorfosis de las mariposas. “En este caso no hay ninguna razón por la cual ellos deban escribir acerca de un tema en particular, que pueden comprender o no –afirma-. La meta es escribir un breve ensayo, por lo que hay que ofrecer tantos apoyos como sea posible para asegurarse de que el estudiante llegue a la meta. Si tiene que tipearlo porque no puede escribir bien a mano, ningún problema. Si tiene que hablar usando un programa que convierta la voz a texto, también lo pueden hacer. Cualquier forma en que ellos puedan mostrar que son capaces de escribir un ensayo de cinco párrafos es válida, esa es la meta”.
  4. Ahora, puede que en algún momento el objetivo sea escribir un ensayo de cinco párrafos acerca de la metamorfosis de las mariposas y si ése es el caso, hay que dividir la meta: primero asegurarse de que ellos comprenden la metamorfosis, después asegurarse de que ellos comprenden cómo escribir un ensayo de cinco párrafos y solo entonces puedes juntar ambos objetivos o propósitos.

 

LAS BARRERAS DEL APRENDIZAJE Y LAS PAUTAS DEL DUA

Levine destaca la importancia de identificar las barreras del aprendizaje y superarlas con las pautas del DUA. En ese sentido, recordó que existen barreras en los objetivos (ejemplo de la metamorfosis de las mariposas), pero también en la evaluación (donde cabe preguntarse si la evaluación mide el objetivo directamente) y en los métodos y materiales que deberían considerar la variabilidad estudiantil. Incluso puede haber barreras en el espacio físico: sentar a los alumnos en escritorios ordenados en filas y columnas puede ser un impedimento para trabajar en grupo.

“Todos los estudiantes son capaces de aprender y es nuestra responsabilidad identificar y superar las barreras para que todos puedan hacerlo. ¿Cómo? Usando el DUA”, afirma. Y cuando dice usando el DUA o las pautas del DUA quiere decir usando esto:

Según la experta, en rigor no existe algo llamado una clase DUA. “No existe. Hay cosas que queremos buscar y encontrar cuando entramos a una clase DUA: necesitamos una meta clara y rigurosa, tenemos que asegurarnos que la meta no incluya los medios y contar con un andamiaje posible para que los estudiantes la puedan cumplir. Tenemos que propiciarles variados métodos para que se comprometan, y también múltiples formas de representación y de acción y expresión. Podemos buscar cualquier clase del mundo y ver cierto nivel de DUA. Es como una escala de grises, y uno quiere pasar lo más cercano a negro como sea posible”.

Por eso cuando se refiere a la implementación de DUA, destaca la observación de clases dentro de la escuela que está intentando implementar DUA, pues “eso permite ver y decidir como grupo de profesores qué más tiene que ocurrir para que la clase esté enfocada en el marco DUA”.

Más información: www.cast.org

 

Comparte este artículo en: