Políticas Educativas

ANDREAS SCHLEICHER, DIRECTOR DE EDUCACIÓN Y COMPETENCIAS DE LA OCDE: “Los resultados de aprendizaje siempre son el resultado de la cantidad de tiempo y de la calidad de la instrucción”

11/12/17 por reveduc

Durante su reciente visita a Chile, con ocasión del lanzamiento del informe “Evaluaciones de Políticas Nacionales en Educación, Educación en Chile”, destacó la importancia de promover el rol de los docentes y oportunidades de desarrollo profesional de alta calidad para ellos, así como involucrarlos activamente en el proceso continuo de la Reforma Educativa.

 

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es una organización que promueve políticas para mejorar el bienestar económico y social de las personas en todo el mundo. Constituye un foro único en su género y sus países miembros son los siguientes: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Corea, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, República Eslovaca, Suecia, Suiza y Turquía.

Además, trabaja estrechamente con Brasil, India, Indonesia, la República Popular de China y Sudáfrica a través de programas de “Compromiso Mejorado”. Ellos son socios clave, que contribuyen al trabajo de la OCDE de una manera sostenida e integral.

Con ocasión del seminario “¿Hacia dónde avanza el sistema educativo en Chile? Análisis de las recomendaciones OCDE en la Revisión de políticas nacionales de educación 2004-2016, en el contexto de la Reforma en marcha”, efectuado recientemente en el Museo de la Educación Gabriela Mistral, el director de Educación y Competencias de la OCDE, Andreas Schleicher, visitó Chile.

 

No es la primera vez que está en nuestro país. Ya lo hizo a fines de 2014, oportunidad en la cual su diagnóstico fue lapidario: “El sistema escolar de Chile no funciona bien ni siquiera a nivel de élite, para quienes fue diseñado. El 10% de los estudiantes más desfavorecidos en Shangai supera al 10% de los estudiantes más privilegiados de Chile”. Incluso explicó en una entrevista concedida a la Revista de Educación (Nº 370) que la diferencia crucial entre esos dos sistemas de educación es que Shangai ofrece a “todos” sus alumnos el tipo de oportunidades educativas que nuestro país se reserva solo para algunos.

 

LOS ESFUERZOS DE CHILE PARA MEJORAR

Para saber cuánto ha cambiado la realidad educacional de Chile desde entonces, el Ministerio de Educación encargó a la OCDE analizar los avances en política educativa y entregar recomendaciones para el actual proceso de Reforma que se está llevando a cabo en el país. El resultado de esta tarea está a la vista: Informe: “Evaluaciones de Políticas Nacionales en Educación, Educación en Chile”. OCDE, 2017.

Según Andreas Schleicher, el sistema educativo chileno hoy cuenta con elementos fundamentales que antes no existían, como una nueva estructura producto de la Reforma Educativa en marcha y una mayor inversión, lo que es muy positivo.

En educación parvularia, destacó la creación de la Subsecretaría de Educación Parvularia. “Existe una estructura a nivel gubernamental para lidiar con estos temas, hemos visto el desarrollo del currículum y de estándares para el aprendizaje en edad temprana y las educadoras ahora son parte del sistema de educación. Por lo tanto, esto tiene una evaluación muy positiva. Podemos decir que el aprendizaje temprano es parte del sistema de la educación en Chile y eso no ocurría en el pasado”, explicó.

Y en educación escolar valoró la Ley de Inclusión Escolar, el Sistema de Aseguramiento de la Calidad y el de Nueva Educación Pública, que permitirá mejorar la administración de las escuelas y liceos.

Estos cambios, en su opinión, son fundamentales para mejorar la calidad y equidad del sistema educativo. Sin embargo, para que todo esto comience a tener éxito, advirtió, es necesario seguir una ruta y en ese contexto puso énfasis en que se debe capacitar a los profesores.

 

“EL DESARROLLO INSTRUCCIONAL HOY ES LO MÁS DESAFIANTE”

Andreas Schleicher reflexionó respecto al hecho de que normalmente atribuimos el éxito a invertir más tiempo en educación. “Pareciera que si se agrega una hora más de instrucción en matemática se obtendrá mejor instrucción y así con otras materias. El tiempo es un ingrediente muy importante para el éxito, sobre todo en la escolaridad. Pero si observamos lo que ocurre en las mediciones que hemos hecho en distintos países nos encontramos con que estudiantes que pasan más tiempo en clases tuvieron, por ejemplo, malos resultados en PISA. Uno se pregunta: ¿cómo puede ser esto? La respuesta es muy simple: los resultados de aprendizaje siempre son el resultado de la cantidad de tiempo y de la calidad de la instrucción. Entonces, no siempre se pueden mejorar los resultados de aprendizaje agregando más tiempo, pero sí se mejorarán con más calidad de la instrucción”.

Chile está bien posicionado en cuanto a tiempo de aprendizaje, el problema es que los estudiantes no aprenden lo que debieran. Tal como señala el informe:

 

“Con un rendimiento promedio en PISA de 493 puntos en ciencias, la mayor parte de los países de la OCDE superan a Chile, que obtuvo un rendimiento promedio en ciencias de 447 puntos en PISA 2015. Chile tuvo el cuarto más bajo rendimiento en el PISA de 2015 entre los países de la OCDE en lectura y el tercero más bajo en matemática y ciencias, solo superando a México y Turquía. La brecha de aprendizaje entre Chile y el promedio de la OCDE equivale aproximadamente a un año de escolaridad para la lectura, 1,5 años de escolaridad para ciencias y 2 años de escolaridad para matemática”. 

 

Aclaró que no se trata del volumen de instrucción. “En memorización los alumnos chilenos están muy bien, pero a medida que los temas se van haciendo más complejos y creativos ellos reprueban porque no están acostumbrados a ese tipo de enseñanza. Cuando se piensa en estrategias para establecer metas, para perseverar y ese tipo de cosas, uno puede pensar: en el caso de Chile eso no sucede muy a menudo. ¡Pero es muy importante! Por lo tanto, hay mucho por hacer. Existe una gran brecha entre lo que los profesores perciben y dicen que están haciendo y lo que en realidad nuestros datos muestran que es lo que está ocurriendo en las salas de clases de Chile”.

En ese contexto, destacó la importancia de implementar juegos de aprendizaje. “Uno puede ver que en Finlandia, Alemania, Suiza, Japón y Estonia los alumnos no están en clases tantas horas pero aprenden mucho en cada hora. En cambio, en Emiratos Árabes Unidos los alumnos aprenden muy poco y en mucho tiempo. En Chile el tiempo de aprendizaje está bastante bien establecido, son muchas horas en las cuales los alumnos asisten a clases, pero los juegos de aprendizaje son demasiado limitados. Y de eso se trata realmente la calidad de la instrucción, ése es realmente el desafío”.

 

PROMOVER EL ROL DE LOS DOCENTES Y LA CULTURA DE COLABORACIÓN

Schleicher se refirió también a la importancia de promover el rol de los docentes y oportunidades de desarrollo profesional de alta calidad para ellos, así como involucrarlos activamente en el proceso continuo de Reforma Educativa. El informe de la OCDE va en la misma línea, al valorar el nuevo Sistema de Desarrollo Profesional Docente –que estableció la tan anhelada Carrera Docente, lo que se traducirá en mejores condiciones de trabajo y remuneraciones para el sector– junto con destacar la necesidad de que los educadores sean incluidos en el desarrollo e implementación de éste y otros cambios impulsados por el gobierno.

“Es necesario hacer esta profesión más atractiva para así contar con profesores de alta calidad que enseñen en colegios desfavorecidos. Eso no se logra solamente con el dinero, obviamente es un ingrediente importante, pero no solo se trata de que sea financieramente más atractiva, sino que lo sea desde un punto de vista intelectual. Ese es un hallazgo relevante”, agregó.

Por otra parte, instó a desarrollar una cultura de colaboración entre los docentes. En los sistemas de educación más avanzados como Shangai (China), los profesores al menos una vez a la semana observan la clase de otro profesor, lo que no ocurre en Chile. “Ellos invierten mucho tiempo trabajando con otros docentes para desarrollar un marco de trabajo común. Enseñan la mitad de lo que enseña un profesor en Chile, porque el tiempo en aula es mucho menor, 16 horas en contraste con las 30 horas de acá –explicó el experto-. Por lo tanto, tienen más tiempo para construir prácticas profesionales y evaluarlas y les pagan por aquello. Sin embargo, sus salas tienen más estudiantes. Dicho esto, Chile puede avanzar a un nivel de colaboración profesional. ¿Por qué sería importante? Porque está demostrado que mientras más profesores se enseñen entre sí y entre más se observen, mayor compromiso va a existir y por lo tanto, su aprendizaje será más colaborativo y así se es mucho más efectivo como profesor”.

“La Reforma ha puesto los cimientos de esta cultura colaborativa en los colegios y hay Servicios Locales de Educación que van a preocuparse de esto”, afirmó.

Cabe recordar que el proyecto de ley del Sistema de Educación Pública, promulgado por la presidenta Michelle Bachelet el 16 de noviembre, mejorará la calidad de la educación que se entrega en jardines, escuelas y liceos públicos. La nueva legislación -como parte de la Reforma Educacional- creará 70 Servicios Locales de Educación Pública que brindarán apoyo pedagógico y administrativo a los establecimientos, además de habilitar el trabajo en red para compartir experiencias exitosas y promover una mayor participación de todos los actores para fortalecer los proyectos educativos con pertinencia local.

 

DIAGNÓSTICO Y DESAFÍOS PARA LA FORMACIÓN TÉCNICO-PROFESIONAL 

En relación con este nivel educativo vale la pena destacar la recomendación que aparece en el informe de la OCDE en torno a reforzar esta área, tanto la de Enseñanza Media Técnico-Profesional (EMTP) como la de Enseñanza Post-Secundaria Técnico-Profesional.

Allí se indica que más de la mitad de los graduados de EMTP tiene un bajo nivel de competencias, lo que podría ser “un indicador de los desafíos para la calidad de la instrucción” y que otras preocupaciones en este ámbito dicen relación con falta de equipamiento moderno en las escuelas y escasez de docentes capacitados.

El informe señala que existe una baja inversión en las escuelas públicas de este nivel, lo que restringe su capacidad de mantenerse al día con las prácticas de la industria. Y recomienda al gobierno chileno considerar la posibilidad de permitir que recauden algunos de sus propios fondos para así comprar equipos, apoyar el desarrollo docente o ampliar los servicios de apoyo a los estudiantes. Ya hay muchos países donde esto ocurre.

Asimismo, enfatiza la necesidad de desarrollar la participación de los empleadores en el sistema mediante el fortalecimiento de la formación en el lugar de trabajo en todos los programas. Esto debería ser, según el equipo OCDE, parte del núcleo de los programas de EMTP. Agrega que es esencial asegurar que los estudiantes encuentren prácticas laborales y que éstas sean “sustantivas” y no cualquier tipo de experiencia laboral.

Respecto de la Enseñanza Post-Secundaria Técnico-Profesional, los esfuerzos del gobierno para levantar este nivel no han sido pocos. Tal como se señala en la Serie Evidencias Nº 37: “¿Hacia dónde avanza el sistema educativo en Chile? Análisis de las recomendaciones OCDE contenidas en Evaluaciones de Políticas Nacionales de Educación: Educación en Chile (2004-2016) en el contexto de la Reforma en marcha”. Una publicación del Centro de Estudios MINEDUC (Noviembre, 2017), la Reforma ha puesto acento en el fortalecimiento de la educación técnico-profesional, lo que “se evidencia con la promulgación de la Ley Nº 20.910 que crea 15 centros de formación técnica (CFT) estatales, uno por cada región del país. Estas nuevas instituciones estarán bajo el alero de una universidad estatal, y tendrán una oferta formativa pertinente y relacionada con los requerimientos de desarrollo y empleo local”. Incluso se ha impulsado la creación de una Política Nacional de Formación Técnico-Profesional, que genere una visión de largo plazo para el área.

Las recomendaciones de la OCDE apuntan a “desarrollar un sistema de acreditación efectivo y obligatorio para todos los programas e instituciones de FTP postsecundarios a fin de garantizar que la calidad de dichos programas no baje de un determinado nivel”.

“Espero que este informe apoye a Chile en sus esfuerzos de reforma para mejorar la calidad y equidad de su sistema educativo y fortalezca la contribución de la educación y las competencias hacia el crecimiento económico y social del país. La OCDE está lista para ayudar a Chile en este esfuerzo”, concluyó Schleicher.

 

Más información:

Informe: “Evaluaciones de Políticas Nacionales en Educación, Educación en Chile”. OCDE, 2017. (hacer click en “read”)

Serie Evidencias Nº 37: “¿Hacia dónde avanza el sistema educativo en Chile? Análisis de las recomendaciones OCDE contenidas en Evaluaciones de Políticas Nacionales de Educación: Educación en Chile (2004-2016) en el contexto de la Reforma en marcha”. Una publicación del Centro de Estudios MINEDUC. Noviembre, 2017.

Comparte este artículo en: