Tendencias

ANDREAS SCHLEICHER, DIRECTOR DE LA DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN Y COMPETENCIAS DE LA OCDE: “Invertir en la primera infancia tiene alta rentabilidad social y económica para los países”

18/06/18 por reveduc
Foto: Andreas Schleicher, Director de la Dirección de Educación y Competencias de la OCDE. Gentileza: OCDE/Marco Illuminati.

La OCDE en sus recientes informes en educación ha solicitado redoblar los esfuerzos en la primera infancia. ¿Por qué eso es tan importante?

La OCDE lleva más de 20 años revisando los desafíos en relación con la “educación y atención de la primera infancia” (EAPI /ECEC en inglés), ofreciendo una perspectiva internacional de los sistemas de ECEC, avanzando en el análisis de políticas y desarrollando nuevos datos para ayudar a los países a mejorar dichos sistemas. La participación en ECEC va en aumento. En 2015, la mayoría de los países de la OCDE proporcionaron acceso gratuito a ECEC a todos los niños durante al menos el último año antes de ingresar a la escuela primaria. También se observan altas tasas de matrícula para los grupos de edad más jóvenes (90% o más entre los niños de 4 años, 70% entre los de 3 años en los países de la OCDE). Sin embargo, en muchos países la participación sigue siendo menor para los niños desfavorecidos, que se beneficiarían más, y para los niños menores de tres años. Aquí, se necesitan esfuerzos adicionales.

El debate político está cambiando de utilizar ECEC para fomentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo a aprovechar ECEC para promover el desarrollo infantil. Como lo demuestra nuestro nuevo informe Engaging young children: Lessons from Research about Quality in Early Childhood Education and Care  (“Involucrando a los niños pequeños: Lecciones desde la investigación sobre calidad en la Educación y Atención para la Primera Infancia”), la calidad de la provisión, especialmente en términos de interacción entre el personal y el niño, es clave para cosechar los beneficios de ECEC para el desarrollo infantil. Servicios de mala calidad incluso puede ser dañinos para los niños. Esto significa que los gobiernos deben tomar medidas para desarrollar y monitorear la calidad de los servicios.

¿Qué impacto tiene la educación inicial de calidad para un país?

Sabemos que invertir en ECEC de calidad tiene alta rentabilidad social y económica para los países. Por ejemplo, la provisión de ECEC puede facilitar la participación femenina en el mercado de trabajo, reducir la pobreza infantil, apoyar el desarrollo de los niños y su éxito futuro, y fomentar la movilidad social intergeneracional. Nuestras revisiones de políticas muestran que los países han adaptado diferentes estrategias para mejorar aspectos específicos de la calidad de ECEC.

Por ejemplo, algunos países buscan mejorar la calidad mejorando las condiciones de trabajo del personal, como Luxemburgo, o adoptando disposiciones específicas para facilitar la transición de los niños de ECEC a la escuela primaria, como Austria y Gales (Reino Unido). En Suecia y Nueva Zelanda buscan específicamente promover prácticas de calidad a través del currículo o el desarrollo del marco curricular. Japón ha hecho esfuerzos por garantizar la calidad a través de calificaciones de EAPI enfocadas en la pedagogía, en el nivel de licenciatura, junto con un seguimiento riguroso del desarrollo profesional en los jardines infantiles. Para informar sus políticas, Australia estableció una evaluación nacional continua de la salud del desarrollo y el bienestar de todos los niños que comienzan la escuela, el Censo de Desarrollo Temprano de Australia, a través de un amplio acuerdo entre gobiernos federales y estatales, académicos y profesionales.

Para permitir que los países aprendan mejor de las políticas y prácticas de los demás, actualmente estamos en el proceso de desarrollar mejores datos para la comparación internacional, a través de una encuesta de políticas sobre calidad multidimensional y mediante la aplicación de un cuestionario al personal de ECEC y los líderes de los centros (educativos).

¿Qué significa realmente tener una educación inicial de calidad?

Los formuladores de políticas tradicionalmente han centrado sus inversiones en calidad en aspectos estructurales tales como las proporciones personal-niño, el tamaño del grupo y los requisitos de calificación del personal. Si bien estos aspectos pueden promover interacciones entre el personal y el niño de mayor calidad, la investigación ha demostrado que el factor que más influye en el desarrollo de los niños en ECEC es la “calidad del proceso”. Por ejemplo, los entornos de ECEC con mejores interacciones entre el personal y los niños o actividades de mayor calidad están relacionados con un mejor desarrollo, aprendizaje y bienestar infantil. Por lo tanto, la fuerza de trabajo de ECEC es el núcleo, el corazón, de entornos ECEC de calidad para los niños.

Reconocer la importancia de la calidad del proceso significa que debemos adoptar un enfoque de calidad multidimensional, que vaya más allá de los aspectos de calidad estructural “fáciles de regular”, para ayudar a los países a tomar más decisiones de políticas basadas en la evidencia para mejorar la calidad. En consecuencia, cada vez hay un mayor número de investigaciones que examinan la calidad de las interacciones y el medio ambiente en los centros ECEC. Este será un enfoque clave del trabajo de la OCDE en los próximos años.

¿Cómo se benefician los niños y el país de una educación inicial de calidad?

Los primeros años de la vida de un niño sientan las bases para el desarrollo de sus habilidades futuras, su bienestar y aprendizaje. Sabemos que lo que ha aprendido en ECEC es predictivo de una amplia gama de resultados a lo largo de la vida, incluyendo logros educativos, empleo, ingresos, salud, adaptación a la sociedad y bienestar.

Como mencioné anteriormente, invertir en ECEC de calidad puede tener alta rentabilidad social y económica para los países. Las investigaciones de EE. UU. sugieren que en comparación con otros niveles de educación, las inversiones en ECEC tienen la mayor tasa de rentabilidad y que la asistencia a ECEC, especialmente ECEC de alta calidad, genera retornos financieros positivos sobre los ingresos de por vida del niño, su hogar y el Estado. Los niños que asistieron a ECEC de alta calidad tienden a tener un mayor logro educativo, ganar más en el futuro y, por lo tanto, contribuir a mayores ingresos fiscales para el Estado. También es menos probable que dependan de las asignaciones estatales, como los beneficios de desempleo. Asimismo, es menos probable que participen en actividades delictivas, todo lo cual genera beneficios para la sociedad.

Dichos estudios también han demostrado que los niños con un bajo nivel socioeconómico se benefician más de ECEC, lo que permite una movilidad social ascendente al aumentar sus posibilidades de lograr un mayor nivel de ingresos y nivel educativo que sus padres.

¿Hay evidencia de cómo la educación temprana impacta en el aprendizaje futuro de los niños? (PISA, etc.)

En promedio, en todos los países, a la edad de 15 años cuando se realiza la encuesta PISA, los estudiantes que habían asistido a la educación infantil durante dos años o más superaron en ciencias a los que habían asistido a la educación inicial durante menos de dos años. El “efecto” promedio de la participación en los resultados de la ciencia PISA fue equivalente a medio año de escolaridad formal, después de tener en cuenta los antecedentes socioeconómicos de los estudiantes. Los resultados de PISA muestran que este efecto es particularmente marcado para los estudiantes desfavorecidos, y que mientras más años pasen en la educación de la primera infancia, menores serán las probabilidades de estar entre los de bajo rendimiento en la prueba de ciencias de PISA.

Este vínculo también lo confirma el Proyecto de Educación Preescolar, Primaria y Secundaria (EPPSE) en Inglaterra, que muestra que la asistencia preescolar, en particular si es de alta calidad, está asociada con mejores resultados académicos y sociales de los niños al ingresar a la escuela ( 5 años), a lo largo de la escuela primaria y durante la escuela secundaria. Los estudiantes que asistieron a preescolar de alta calidad también fueron más propensos a ingresar a un estudio académico superior.

¿Qué recomendaría al gobierno de Chile para tener una educación inicial de calidad?

Chile ha realizado importantes esfuerzos para ampliar el acceso a ECEC y debe continuar su trayectoria ascendente. Al igual que en otros países con poblaciones remotas y diversas, como México o Canadá, es clave permitir el acceso a una educación temprana de calidad a niños de familias de bajos ingresos, niños que viven en áreas rurales, niños de origen inmigrante y niños cuyo primer idioma no es el mayoritario. Nuestra investigación sugiere que los menores desfavorecidos, inmigrantes o bilingües experimentan interacciones de mayor calidad cuando se los ubica en clases mixtas o salas de juegos en lugar de clases separadas.

Si bien es fundamental garantizar el acceso a más y más niños, los gobiernos también deben tomar medidas para desarrollar y monitorear la calidad de los servicios ECEC. Para priorizar el gasto, los responsables políticos deben estar informados sobre la última base de evidencia relevante para su contexto. Nuestro informe más reciente Engaging young children muestra que la calidad de ECEC se puede mejorar a través de políticas de varios niveles, por ejemplo, a través de estándares de calidad y gobernanza; datos y monitoreo de calidad; y desarrollo de la fuerza laboral y condiciones de trabajo.

Descubrimos que una proporción menor de niños versus la cantidad de personal está asociada con relaciones positivas entre ambos en los grupos de edad de ECEC, y que los tamaños de grupos más pequeños son importantes para las interacciones personal-niño, en particular con los más pequeños. También son un aspecto importante de las condiciones de trabajo para el personal. Asimismo sabemos que la formación pertinente tanto inicial como en servicio del personal puede ser un factor importante para los entornos de aprendizaje y bienestar que experimentan los niños y, en última instancia, para medir hasta qué punto la provisión de ECEC respalda su desarrollo. Por esta razón, el desarrollo de sistemas efectivos para la formación docente y de desarrollo profesional, como en Chile, es visto como una palanca para el desarrollo de la calidad en los países.

Con respecto a la gobernanza, es notable que Chile estableció una Subsecretaría específica de Educación Parvularia dentro del Ministerio de Educación, así como una Intendencia de Educación de la Primera Infancia. El sector integrado de ECEC debería garantizar que los centros de ECEC en todo Chile ofrezcan entornos de aprendizaje y prácticas pedagógicas de alta calidad para todos los niños. Nuestra investigación también descubrió que los sistemas de calificación y mejora de la calidad pueden utilizarse para garantizar un mayor apoyo al desarrollo y aprendizaje de los niños a través del personal. En particular, los circuitos de retroalimentación positiva o feedback entre los sistemas de monitoreo y las prácticas del personal; y el uso de información sobre las interacciones personal-niño en los centros pueden facilitar mejoras de calidad.

Reportaje completo sobre este tema en: Revista de Educación N° 382.

Estudios y/o libros disponibles para mayor información:

– OECD (2017). “Starting Strong 2017. Key OECD Indicators on Early Childhood Education and Care”. OECD Publishing, Paris, http://dx.doi.org/10.1787/9789264276116-en (en inglés). https://www.oecd.org/edu/starting-strong-2017-9789264276116-en.htm (en inglés).

– OECD (2017). “Starting Strong V. Transitions from Early Childhood Education and Care to Primary Education”. OECD Publishing, Paris, http://dx.doi.org/10.1787/9789264276253-en (en inglés) https://www.oecd.org/edu/school/starting-strong-v-9789264276253-en.htm (en inglés).

OCDE (2017). “Evaluaciones de Políticas Nacionales de Educación. Educación en Chile”. Impreso en Chile, http://dx.doi.org/10.1787/9789264288720-es (en español)

https://www.oecd-ilibrary.org/education/educacion-en-chile_9789264288720-es (en español).

Originalmente publicado por la OCDE en inglés con el título “Education in Chile, Reviews of National Policies for Education”: http://www.oecd.org/chile/education-in-chile-9789264284425-en.htm (en inglés).

– OECD (2017). Guerreiro, S. (ed.) “Pedagogical Knowledge and the Changing Nature of the Teaching Profession”. OECD Publishing, Paris, http://dx.doi.org/10.1787/9789264270695- (en inglés)

https://read.oecd-ilibrary.org/education/pedagogical-knowledge-and-the-changing-nature-of-the-teaching-profession_9789264270695-en#page1 (en inglés).

– Céspedes Calderón, Amanda. “Cerebro, Inteligencia y Emoción. Neurociencias aplicadas a la educación permanente”. Chile, Fundación Mírame, 2007.

– Céspedes Calderón, Amanda. “Educar las emociones. Educar para la vida”. 11ª. Edición, julio 2014. Ediciones B Chile S.A.

Villalón, Malva. Con la participación de Paula Bedregal y Verónica Figueroa. “Alfabetización inicial. Claves de acceso a la lectura y escritura desde los primeros meses de vida”. Ediciones Universidad Católica de Chile, 1ª. Edición, septiembre 2008.

– Manes, Facundo. “Usar el cerebro”. Argentina, Editorial Planeta, 2014.

Comparte este artículo en: