Zona pedagógica

Tomás Arredondo: “TODOS LOS NIÑOS TIENEN DERECHO A RECIBIR CLASES, SIN IMPORTAR SU CONDICION DE SALUD O ECONÓMICA”

30/01/18 por reveduc

En nuestro país se estima que anualmente alrededor de 25 mil niños y adolescentes que padecen alguna enfermedad, han debido  transitar por alguna de las 46 escuelas hospitalarias que existen. Para conocer sobre este tema, Reveduc entrevistó a Tomás Arredondo Vallejos, Coordinador de las Aulas Hospitalarias en el Ministerio de Educación, quien nos comentó sobre la situación actual de las mismas en Latinoamérica, Europa y Chile.

 

¿Cuándo se inició la pedagogía hospitalaria en Chile y cuál es su situación actual? ¿Cuál es el panorama internacional en la materia?

La pedagogía hospitalaria en Chile partió oficialmente en septiembre de 1999. Desde ese tiempo hasta ahora se han consolidado 46 aulas y hay otras en formación en varias regiones. Éstas son atendidas por más de 200 profesores en todo el país.

En América Latina tenemos hoy alrededor de 1.100 escuelas funcionando, que atienden a una población superior a los 500 mil niños. Aunque es muy variable, todo depende de la asistencia. Hace 10 años atrás existían 100 escuelas en la región. Ahora son más de mil.

Dentro de ese contexto, Chile en los últimos años se ha ido transformando en un referente, porque hemos consagrado por ley la atención y el estudio de estos niños, incluyendo los tres niveles: parvularia, prekínder y kínder, básica (de primero a octavo) y luego enseñanza media (de primero a cuarto).

No hay que olvidar la experiencia de años que posee Argentina y otros países de América Latina, como México (distrito federal) y Costa Rica, por nombrar a los más antiguos que han incursionado en la pedagogía hospitalaria. Ecuador ha dado un salto muy grande, ya que no contaba con ninguna experiencia en esta materia y hoy posee alrededor de 50 colegios y una proyección de más de 100 en el futuro.

 

¿Quiénes atienden las aulas hospitalarias?

Aquí en Chile la atención educativa, es decir, las clases, están a cargo de parvularias, profesoras básicas, profesores de educación especial y en menor medida de docentes de educación media. También intervienen otros profesionales: psicopedagogos, asistentes sociales y psicólogos, que cumplen un rol fundamental en el autocuidado, las emociones y la resiliencia de los estudiantes. Y expertos del área de la fonoaudiología, kinesiología, enfermeras, etc. Porque el niño al estar en una situación de enfermedad debe ser atendido y apoyado por muchos profesionales, incluso paramédicos, auxiliares y por supuesto, el médico tratante en cada caso.

 

¿Qué tan bien les hace a los niños en situación de enfermedad, estudiar formalmente en un aula?

Estudiar les hace demasiado bien a los niños y adolescentes. Esto no lo digo solo yo, lo dice el personal que interviene directamente en sus vidas, porque la escuela les ayuda a regularizar su situación ya que los menores están participando y recreándose en actividades, comunicándose con los demás, ese es el verdadero trabajo de los niños: no estar enfermos. Por eso la gente que interviene en las escuelas hospitalarias tiene que ser muy empática, así se convierten en un aporte positivo en la vida de los alumnos.

 

Aula hospitalaria del Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda, en Peñalolén. Foto: Gentileza Fundación Carolina Labra.

 

¿De qué entidad dependen las aulas hospitalarias?

La mayoría son asociaciones y fundaciones sin fines de lucro. De ellas hay siete que son de carácter municipal. Pero aquí en Chile, todas son subvencionadas y financiadas por el Estado. No obstante, se pueden implementar tanto en un contexto de clínica privada como de hospital público, porque todos los niños tienen derecho a recibir estas clases, sin importar su condición social, de salud o económica.

El trabajo que hemos llevado a cabo ha hecho que nuestro país sea admirado en el extranjero, porque aquí no tenemos solo un programa sino un contexto legislativo y normativo. Hay cosas que se deben resolver, como un nuevo financiamiento, pero en el grueso de la idea se ha avanzado mucho.

 

“Estamos construyendo pedagogía hospitalaria para 30 años más”

 

¿Existen capacitaciones en nuestro país o en el extranjero para quienes trabajan en las aulas hospitalarias?

En Chile desde 2007 a 2009 se formó a profesores sobre las aulas hospitalarias, durante tres años, de forma directa con la Universidad de Barcelona. Después, las fundaciones que están a cargo de estas escuelas se han preocupado de darles capacitación. Y nosotros como Ministerio, desde el año pasado estamos trabajando con todas las aulas a lo largo de Chile, en la formación de los docentes, capacitándolos y actualizándolos.

 

¿Se hacen seminarios o reuniones de forma periódica para mantener actualizado el tema de las aulas hospitalarias?

Se han llevado a cabo congresos y seminarios internacionales, de forma interna en cada país y regionales, tanto en América Latina como en Europa. Esto nos permite estar actualizados y ver cómo a partir de los mismos actores involucrados vamos haciendo pedagogía hospitalaria en una nueva época, en el siglo XXI, porque estamos construyendo pedagogía hospitalaria para 30 años más.

 

¿Cuánto les sirven las tecnologías a las aulas hospitalarias?

Están muy bien integradas, sirven mucho. Aun cuando soy partidario de que no podemos dejar de lado al docente, al ser humano, al profesional formado con rigor didáctico, las tecnologías son un aporte, ya que la mayoría de los niños recibe una educación personalizada. Así pueden conocer su entorno, conectarse con la familia que está lejos y con sus compañeros de colegio.

La robótica también se trabaja mucho en las escuelas hospitalarias. Tenemos un proyecto del Ministerio de Educación con Enlaces en el área de tecnología, que está llegando a 34 escuelas hospitalarias y luego llegará al resto con la formación respectiva para los docentes o profesionales involucrados.

 

En el contexto internacional, ¿qué país lidera en este ámbito?

A nivel de Latinoamérica, Chile y Argentina, sin duda. Y ahora se ha sumado Ecuador, que está bastante potenciado. Como he comentado, México y Costa Rica cuentan con larga experiencia, pero les falta expandirse en todo su territorio. Costa Rica aún está muy enfocada en su capital, San José.

En nuestro país conocemos más acerca de la experiencia española, porque tenemos en común la historia, la cultura y el idioma. Eso influye bastante. Hoy en día el único master que se está dando en pedagogía hospitalaria a lo largo de la vida lo imparte la Universidad de Barcelona en España. Ya han participado varios chilenos, ellos obtuvieron su master y, también, tenemos 19 profesionales post graduados en pedagogía, infancia y enfermedad. Las estadísticas nos señalan como el país con más personas formadas allí en esta materia y yo diría que esa institución es la cuna de la pedagogía hospitalaria en Europa, en lo que se refiere a la formación profesional.

Países como Inglaterra, Suecia, Bélgica, España y en fin, toda Europa, se encuentran muy bien. Cuentan con la Organización Europea de Pedagogos Hospitalarios (HOPE), la que cada dos años está desarrollando un congreso donde llega gente de toda Europa, es un evento que dura cuatro días. En esa instancia los participantes se reúnen para actualizar y crear lo nuevo que requiere la pedagogía hospitalaria.

 

¿Es fundamental para nuestro país estar presente en instancias como la descrita?

Chile lo ha hecho muy bien, muchos profesores y otros profesionales vinculados a la pedagogía hospitalaria han ido a formarse a España, y de hecho lo siguen haciendo. En noviembre partió la tercera versión del master, ya comenzaron las clases presenciales. Hay chilenos participando. Eso es crucial, porque vamos instalando capacidades y nos vamos proyectando.

En 2006, la Fundación Carolina Labra, en conjunto con el Ministerio y la UNESCO, convocaron a un congreso en Santiago. Llegaron 17 personas de Latinoamérica para dar inicio a la red por el derecho de los niños que se encuentran hospitalizados o con tratamientos ambulatorios, idea parecida a lo que es la HOPE de Europa.

Redlaceh ha hecho un trabajo parecido a lo que hace HOPE. Para darlo a conocer organizaron tres congresos y ahora preparan el cuarto, que será a fines de abril de 2019 en ciudad de Panamá.

Sudamérica en general está bien en el tema, se ha desarrollado. Falta más en Centroamérica y especialmente en el Caribe. Ahí es donde hay que trabajar más la pedagogía hospitalaria, crear escuelas y dar formación. El país que lleva la delantera en esa zona es Costa Rica.

 

¿Qué quisiera mejorar en el futuro en este tipo de pedagogía?

A Chile le falta innovar en cuanto al financiamiento, porque el cálculo que se hace hoy es por asistencia diaria, y en este caso la asistencia es bastante irregular por la situación de enfermedad. Habría que hacer lo mismo que en las escuelas rurales, fijar un piso.

Lo otro que es fundamental es potenciar que la pedagogía hospitalaria sea una modalidad transversal del sistema, para que esté muy bien instalada y así contar con más recursos y poder hacer más cosas, y lo mismo para América Latina.

También es vital la preparación de los profesores. Que se mantengan actualizados y participen en capacitaciones y perfeccionamiento constante, que estudien e investiguen. Al profesor le cuesta escribir e investigar, creo que deben ser buenos escribiendo e investigando en el ámbito de la pedagogía hospitalaria. No es necesario escribir libros, puede ser un “paper” o un artículo, en ese sentido los europeos y los españoles dan el ejemplo.

A veces hay mucho desconocimiento acerca de las escuelas hospitalarias. Falta difusión, es importante darlas a conocer ampliamente. Sería fantástico que cuando los padres lleguen a un hospital con su hijo en situación de enfermedad, sepan que existe esta modalidad de estudio para que el niño o la niña pueda ser parte de las aulas si lo estiman conveniente y el médico tratante autoriza.

 

Próximas actividades 2018 de Aulas Hospitalarias

1.- V Jornada de Pedagogía Hospitalaria, Experiencias y Proyectos

La Pedagogía Hospitalaria ante la adolescencia con enfermedad.

23 de febrero, Barcelona.

Organiza: Universidad de Barcelona, España.

 

2.- Congreso sobre enfermedades raras y Pedagogía Hospitalaria

3 y 4 de mayo, Las Palmas de Mallorca, España.

Organiza: Universidad de Islas Baleares y Fundación INEDITHOS, dedicada a la investigación de enfermedades raras, España.

 

3.- 11 Congreso de la Esperanza en Poznan (Polonia)

Tema: “Educación Igual en las escuelas de Hospital” ¿Cómo poner fin a la exclusión de niños enfermos y sus familias?

14 al 18 de mayo de 2018.

Organiza: HOPE (Organización Europea de Pedagogos Hospitalarios).

 

4.- IV Congreso Nacional e Internacional de Pedagogía Hospitalaria en Colombia

Fines de agosto de 2018.

Organiza: INNOVA&IP LTDA (empresa dedicada a la formulación, gestión, desarrollo y articulación de proyectos en diferentes áreas de conocimiento).

 

5.- IV Congreso Latinoamericano y del Caribe en Pedagogía Hospitalaria

Primeros días de mayo de 2019. En Ciudad de Panamá, República de Panamá.

Organizan: REDLACEH (Red Latinoamericana y del Caribe, por el Derecho a la educación del niño, y joven, hospitalizado y en tratamiento) y el PARLATINO (Parlamento de América Latina). El congreso se realizará en la sede del PARLATINO.

Comparte este artículo en: